Que no nos importe un ‘jopo’

Que no nos importe un ‘jopo’

Julio 22, 2018 - 11:45 p.m. Por: Mabel Lara

Inofensivo y hasta tierno, así es como califico el acto de Antanas Mockus de mostrarnos una vez más su culo ¿Tanta ‘alaraca’ por un jopo que ya conocíamos?

Se equivocan los detractores del profe cuando dicen que ya es un viejo loco, degenerado y procaz. Ese anciano o caballo discapacitado, como fue llamado en la campaña del 2010, obtuvo casi 600 mil votos con su partido Alianza Verde y la gente, sus electores, le siguen copiando.

Le copian al profe Mockus porque en medio de tanta mentira, noticias falsas y estrategias electorales es uno de los más auténticos y sinceros políticos que tenemos.

Mockus en su extensa carrera pública se ha disfrazado de superhéroe, se ha bañado con totuma, se casó sobre unos elefantes en medio de un circo, llegó al palacio de Nariño con espada rosada y hasta le echó agua en la cara a Horacio Serpa en plena campaña política, todo para ejemplificar que nuestras violencias, son más graves que las que él utiliza para hacerse escuchar.

Ahora bien, Antanas no es el mismo que hace 20 años. Para nadie es un secreto que su enfermedad (mal de Parkinson) lo tiene disminuido, que la exigencia de la toma de su medicamento lo hace más sensible y en oportunidades disperso y que debe renovar sus métodos excéntricos para llamar la atención, porque se está repitiendo y así pierde un poco la gracia.

No va a ser fácil seguirle la pista al nuevo Congreso y eso no es por la falta de juicio de Mockus. Será por la diversidad política, las posturas e investigaciones que se vienen, y finalmente, porque allí estará en juego el futuro y modelo de reconciliación de este país.

Que si Mockus tira agua, muestra el jopo o “agrede simbólicamente” a sus adversarios empieza a convertirse en un cliché.

No hay que distraerse de lo realmente importante, este Congreso tendrá asuntos trascendentales por definir que nos competen a todos como la reforma tributaria, el tema pensional, el sistema de regalías, los cambios al Proceso de Paz, el asesinato de líderes sociales, entre otros.

Por eso los invito a dejar tranquilo al profe, quien seguirá enseñando de más y dando de qué hablar. Para preocuparnos están las denuncias contra el narcotráfico, paramilitarismo, guerrilla, corrupción que tienen otros legisladores; lo de Mockus es toda una ternurita ante semejantes delitos.

Sigue en Twitter @MabelLaraNews

VER COMENTARIOS
Columnistas