La impotencia

La impotencia

Julio 07, 2019 - 06:55 a.m. Por: Luis Guillermo Restrepo Satizábal

“Los venezolanos merecen una vida mejor, libre de miedo y con acceso a alimentos, agua y servicios sanitarios. Es lo que dice el informe de la directora de la oficina de Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet.

En el documento se enumera cómo los venezolanos padecen una vulneración sistemática de sus derechos en salud, economía, seguridad, alimentación, política, libertad de expresión. “Es la estrategia del gobierno de Nicolás Maduro para reprimir y criminalizar a la oposición política y a quienes critican al Gobierno".

“El principal programa de asistencia alimentaria, conocido como ‘cajas CLAP’, no cubre las necesidades nutricionales que son elementales para la gente. El gobierno no ha demostrado que ha utilizado todos los recursos disponibles para garantizar la realización progresiva del derecho a la alimentación, ni tampoco que hubiere buscado, sin éxito, asistencia internacional para abordar dichas deficiencias”. “Los entrevistados dijeron que comían una vez o, como mucho, dos veces al día, y que consumían pocas proteínas y vitaminas”.

Y la lista de los beneficiarios de estos programas es manejada por las estructuras locales del partido oficial, quienes monitorean la actividad política de los beneficiados. Es decir, están usando el hambre para constreñir la voluntad de los venezolanos o para obligarlos a irse de su país

Salud: la escasez de medicamentos asciende a entre 60% y 100%. “Violaciones del derecho a la salud son resultado del incumplimiento del gobierno de sus obligaciones fundamentales, las cuales son irrenunciables (...). También se producen violaciones del derecho a la salud por el hecho de que el gobierno no publique datos sobre la salud pública, esenciales para la concepción y puesta en práctica de una respuesta adecuada a la actual crisis sanitaria”.

Represión y violencia: Las autoridades clasifican las muertes violentas en las operaciones de seguridad como “resistencia a la autoridad”. El Gobierno de Maduro registró 5287 muertes violentas en el 2018 y 1.569 por esa causa entre enero y mayo de 2019. Y según Cristopher Figueroa, su exjefe de inteligencia, hay 15.000 cubanos manejando los hilos del poder

El documento de la señora Bachelet denuncia que en el último decenio, sobre todo en 2016, el régimen de Nicolás Maduro y sus compinches han puesto en marcha una estrategia “orientada a neutralizar, reprimir y criminalizar a la oposición política y a quienes critican al gobierno”. Y, “si la situación no mejora, continuará el éxodo de emigrantes y refugiados que abandonan el país”. Queda claro que para consolidar el poder la tiranía está obligando a los venezolanos a huir de su patria, estrategia aprendida y administrada el castrismo de Cuba.

Al informe le faltó algo esencial para nosotros: durante los últimos años, el narcotráfico, el Eln y la delincuencia común de Colombia tienen a la dictadura de Venezuela como su socio y su aliado. Por ello, personajes como ‘Iván Márquez’, ‘Santrich’, ‘Romaña’ o ‘El Paisa’ están allí al lado, junto con los que vuelan los oleoductos, secuestran y contrabandean. Y mientras tanto, seguimos en la tal polarización y destruyendo la credibilidad en nuestras instituciones.

Después de leer ese informe, la conclusión es que la dictadura de Maduro y los militares es un régimen genocida, asesino y criminal que debe responder por sus fechorías.

Y todo indica que nadie puede hacer nada.

Sigue en Twitter @LuguireG

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS