Petronio: el Woodstock del Pacífico

Agosto 24, 2022 - 11:55 p. m. 2022-08-24 Por: Juan Esteban Ángel

El verano de 1969 para muchos no se olvidará. A partir del 15 de agosto de ese año y por tres días se vivió en Estados Unidos el que hasta hoy es considerado el más importante festival de la historia del rock, que marcó un hito mundial en la cultura musical y se convirtió en símbolo de una generación: el Festival de música y arte de Woodstock.

De lo que pasó en Woodstock bien se conoce y se discute. Lo cierto es que logró reunir a más de 400.000 asistentes, durante tres días de presentaciones de bandas y artistas, rompió los paradigmas y se convirtió más que un festival, en un símbolo de una cultura que se reivindicó en sus diferencias y de una generación que se manifestaba a favor de la unión, de la vida en comunidad y la diversidad. Todo ello bajo la sombrilla de la música y el arte.

Con principios comunes de respeto, integración y hermanamiento, en Cali tenemos desde hace 26 años nuestro ‘Woodstock’ del Pacífico colombiano. El Festival de música del Pacífico Petronio Álvarez logra unir una ciudad y una región, integrando todas las manifestaciones artísticas, creativas y las tradiciones de la cultura afro en un solo lugar, en una ciudadela propia, que este año, justamente, del 11 al 15 de agosto, congregó más de 600.000 asistentes.

El Petronio es la exaltación de la diversidad y la cultura como una de nuestras mayores riquezas. Un espacio para el encuentro de propios y ajenos en torno a la preservación de las inmensas manifestaciones de la herencia afrocolombiana: desde los sonidos de las marimbas, flautas, clarinetes, violines, guasás y bombos; pasando por las riquezas gastronómicas de las matronas que ponen en nuestras bocas sabores que cuentan toda la historia de un pueblo; los hermosos peinados, textiles y productos artesanales que en forma de pulseras, aretes u objetos decorativos nos permiten llevar con nosotros un poco de la tierra, el mar y los ríos del Pacífico.

En su ciudadela nos conectamos sin importar de dónde venimos, los pobladores que llegaron y nosotros los que vamos; entendemos que, sin importar el color de nuestra piel, el barrio o el idioma que hablemos, allí todos nos bañamos con el mismo sol y nuestras diferencias se diluyen con un trago de arrechón, tumbacatre, curado o tomaseca, que curan el alma y alegran los cuerpos.

El Petronio es el festival de cultura afro más importante de Latinoamérica con un enorme impacto social y económico, que genera cerca de 4000 puestos de trabajo. Más de 1108 creativos participan en la ciudadela exhibiendo y comercializando sus productos, y unos 1500 músicos nos deleitan en el concurso de aires musicales y músicas del Pacífico.

El Petronio deja una ocupación hotelera del 75 %, 37 % extranjeros. El impacto económico en Cali y su área metropolitana se calcula en más de $116 mil millones y sobre los municipios del Pacífico se ha calculado en $12 mil millones. Además, los asistentes gastan en total alrededor de $50 mil millones.

Tuve el gusto de asistir al último Petronio y gozármelo nuevamente después de la pandemia. En vivo y en directo pude presenciar cómo este se ha ido consolidando como un potente símbolo que demuestra que la cultura nos une y que es más grande que nuestras diferencias, reafirmando el valor y aporte de la cultura afro en la conformación de nuestra identidad y la relación de Cali con el litoral Pacífico. Ojalá que el agite de los pañuelos cada año siga llenándonos de alegría y en especial, recordándonos ese mar de oportunidades que es nuestro Pacífico.

Sigue en Twitter @Juanes_angel

VER COMENTARIOS