Oasis

Oasis

Junio 13, 2019 - 11:30 p.m. Por: Gonzalo Gallo

Para romper cadenas y no sufrir flagelándote por la forma en que ves tus errores, es necesario que te perdones a ti mismo.

Reconoce y acepta tus fallas del pasado y comprende que hiciste lo mejor que podías condicionado por tu realidad.

Perdónate a ti mismo y repite convencido: “Me perdono mis fallas y destierro la culpa que me quita paz”.

Hazlo si sientes que, atrapado en el trabajo, te perdiste los momentos importantes de la vida de tu pareja y tus hijos.

Una vez que aceptes con sinceridad la realidad de tu pasado, podrás dirigir tu atención al presente y hacer cambios para avanzar.

A veces la circunstancias escapan a tu control y culparte es una sentencia segura para recluirte en la cárcel del arrepentimiento.

En esta vida vinimos a evolucionar con yerros y, como Dios lo comprende, jamás nos juzga ni tiene que perdonarnos.

Perdonarte y perdonar cicatriza heridas emocionales, sana, libera y aumenta tu energía vital y tu felicidad.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
Columnistas