Oasis

Oasis

Noviembre 09, 2018 - 11:30 p.m. Por: Gonzalo Gallo

Nuestro cerebro está predispuesto a la distracción: en promedio vaga un 47 % del tiempo que tenemos diario.

Cuando te sientas en el trabajo frente al computador surge una inagotable fuente de novedades.

Por lo general trabajamos concentrados por un lapso, antes de distraernos o ser interrumpidos.

Hay que aprender a controlar su limitada capacidad de concentración y a procesar las cosas en el momento que un experto llama ‘espacio de atención’.

Resulta que la memoria operativa de nuestro cerebro es demasiado pequeña y solo puede manejar un puñado de tareas a la vez.

Cuando una de ellas es compleja, como redactar una propuesta de negocios o cuidar a un niño esa cantidad se reduce a una o dos tareas.

Es clave tener autocontrol, estar en paz, analizar tus tareas, elegir bien tus prioridades y reducir las interrupciones.

Ganas mucho si te dedicas a detener tu mente cuando sientes que está divagando. Hazlo y lo lograrás si perseveras.

VER COMENTARIOS
Columnistas