Escuchar este artículo

Oasis

Octubre 14, 2020 - 11:30 p. m. Por: Gonzalo Gallo

El buen compositor Antonín Dvorák nació cerca a Praga en 1841. Con un talento precoz por la música ya tocaba de niño el violín. 

Dvorák fue el mayor de sus catorce hermanos, y sólo ocho de ellos sobrevivieron a la infancia. 

A los 32 años ya tenía fama internacional gracias a sus ‘Danzas eslavas’. Su música esta influenciada por la patria.

Invitado por Chaikovski estuvo en San Petersburgo y en Moscú ejecutando sus propias composiciones.

Fue invitado en 1985 a Nueva York a dirigir su conservatorio y se deleitaba con los hermosos cantos espirituales negros.

Allí se inspiró para su obra más escuchada: La Sinfonía del Nuevo Mundo. Regresó a su patria en 1895 y murió en 1904.

Dejó muchas bellas obras, entre ellas nueve sinfonías, hermosos conciertos, danzas y poemas sinfónicos.

Escucha la Sinfonía del Nuevo Mundo y te atrapará. Busca una versión dirigida por el joven Maestro colombiano Andrés Orozco en Frankfurt.

Sigue en Instagram @Gonzalogallog

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS