Oasis

Septiembre 28, 2022 - 11:30 p. m. 2022-09-28 Por: Gonzalo Gallo

¡Ay, Amado Dios!, cuando no te amo, no me amo, ni amo a los demás, mi vida no es un jardín, sino un seco desierto.

Solo cuando vibro en un amor auténtico soy capaz de superar las penas y disfrutar al máximo todo lo bueno.

Mi reto es ser comprensivo, bondadoso y compasivo, ser honesto y caminar por el sendero de la verdad.

Mi mejor desafío es seguir las hermosas huellas de Jeshua y ser un faro de potente luz para todos.

Dios que eres mi amor y mi vida, gracias por amarme sin medida, me amas infinitamente y estás siempre conmigo.

Tenerte presente aleja las dudas y los temores, sentirte me da alientos en los tiempos borrascosos.

Unido a ti, mi creador y mi rey, soy como el capitán que lleva su barco a buen puerto a pesar de una azarosa tormenta.

Contigo, mi Señor, lo pesado se hace liviano, lo amargo se torna dulce y las lágrimas dan paso a las sonrisas.

VER COMENTARIOS