Oasis

Junio 23, 2022 - 11:30 p. m. 2022-06-23 Por: Gonzalo Gallo

El buen marino no se conoce con la mar en calma, sino cuando la tormenta y el alto oleaje arrecian y la nave corre peligro.

Cuando las cosas no se dan como esperabas, es cuando más necesitas confiar y mostrar si tu fe es profunda o superficial.

Las dos fuerzas que siempre nos mueven son el amor y el temor. ¿En cuál de las dos eliges vibrar?

Con amor siempre se fluye y, con el tiempo, lo que viste como un problema lo agradeces como un gran aprendizaje.

Con temor juzgas, criticas, reniegas, tu fe es vacilante, los miedos te aprisionan y la llama de la esperanza titila o se apaga.

Por lo mismo, afianza tu amor y tu fe ya que con ellas siempre hay salidas y el temor se desvanece.

Haz constantes actos de fe: creo, confío, todo estará bien. Dios mío, nada temo. Señor, contigo todo llega para el bien.

Gracias, Dios, en ti confío y me siento seguro. El amor y la fe son mi fuente de energía. Todo estará bien.

Sigue en Instagram @Gonzalogallog

Lee contenido sin límites en elpais.com.co por $800 primer mes
VER COMENTARIOS