El pais
SUSCRÍBETE
Aura Lucía Mera

Columnistas

Corinto, Morales, Suárez, Caloto y Jamundí

Pienso en la frustración de la vicepresidenta Francia Márquez, mujer aguerrida y luchadora, a quien ‘el de la cachucha’ no quiere y siempre le seguirá poniendo palos en la rueda...

21 de mayo de 2024 Por: Aura Lucía Mera

La lista es interminable. Miranda, Piendamó, Robles, Buenos Aires, Potrerito, Morales, Dagua, Corinto. Bloqueos en la vía Panamericana, retenes, extorsiones, intimidaciones.

Niños que mueren entre fuegos cruzados, policías heridos, líderes sociales asesinados, campesinos que se desplazan aterrorizados.

El aparato terrorista, ya sea de las disidencias, de los capos de la droga, de quien sea, destruye a su antojo lo que se le antoja. “La vida vale nada y el resto vale menos”.

Municipios y veredas asolados por el terror. Desempleo. Angustia del abandono estatal, (estupendo que el de la cachucha viaje a la ONU a confesar su propia impotencia y reconocer que el país que él gobierna se le salió de las manos).

Impunidad rampante. Un Ministro de Defensa que parece una bola colgada de un árbol de Navidad, puro adorno. Un Ministro del Interior sin carácter que se lava las manos más que Pilatos (ya debe tener psoriasis). Un Ministro de Salud que está destrozando la salud (pregúntenle a Fecode). Un Icbf que deja morir de hambre a los niños, para nombrar solo algunos.

Proponen algunos sabios (Dios nos libre de ellos), declarar el Departamento del Cauca inviable (¿más?)

Cali solo se puede expandir hacia el Sur, y se acerca el momento de que se chocará de narices contra Jamundí, tomado por los Carteles y las armas. Gracias a un terrateniente que vive como rey en el exterior y se opuso con todas sus maniobras y dinero a que Cali expandiera su área metropolitana, porque se les desvalorizaban sus tierras.

Y chitón, nadie dijo nada y le entregaron la Alcaldía a un ciego que jamás vio de qué se trataba el asunto. En el cuatrienio más corrupto que ha tenido la ciudad, donde funcionarios que no tenían en qué caerse muertos, salieron con Rolex y otros juguetes.

Me pregunto (nunca tendré respuesta) qué hacen los senadores y representantes sentados, devengando millones, en sus curules. Me refiero a los elegidos por el Valle y el Cauca, alcahueteando esta impunidad y esta violencia. Ninguno de ellos ha tomado la vocería ni se ha apretado los cojones (palabra admitida por la RAE) para defender a rajatabla sus Departamentos. Se hacen los de la vista gorda, para no perder prebendas más gordas.

La sangre sigue corriendo a borbotones (aumentará el caudal de los ríos), mientras se desmechan, así como la carne, poco a poco, pero inexorablemente Jamundí y el Cauca, ante la mirada impávida de ‘la masa y el panadero mayor’.

¿Quién gobierna? ¿Dónde están los líderes de izquierda, de derecha, de centro? ¿Cuántos muertos más necesitamos para reaccionar? Pienso en la frustración de la vicepresidenta Francia Márquez, mujer aguerrida y luchadora, a quien ‘el de la cachucha’ no quiere y siempre le seguirá poniendo palos en la rueda, al mirar impotente como su municipio se deshace. Dolorosa experiencia política para una mujer valiente. En fin, amanecerá y quién sabe.

Acabo de escuchar la voz desesperada. “No me dejen morir”. Las declaraciones de la alcaldesa de Jamundí pidiendo ayuda porque “se sienten acorralados”. El de la Cachucha (no capucha, pero nunca se sabe) manda a su MinDefensa de primero, ‘porsiaca’ se queda tuiteando por el momento. Y el resto de Colombia sin brújula. Pensar que el culpable de todo este despelote fue Ordóñez. San Ordóñez, por destituir un alcalde mediocre y darle un micrófono. Qué espanto.

AHORA EN Columnistas

Columnistas

La seguridad

Columnistas

Oasis