¿Privatizacion de la universidad?

¿Privatizacion de la universidad?

Junio 19, 2011 - 12:00 a.m. Por: Carlos Lleras de la Fuente

Los estudiantes, que padecen de una tendencia incontenible de echar piedra antes de pensar, deberían preguntarse y preguntar si la Ministra quiere privatizar la universidad pública o quiere vincular el sector privado a la educación superior, vinculo que existe desde hace ya su rato.En efecto, entre los puntos que expusimos en nuestro estudio de 1999 están los siguientes para desarrollar con el sector productivo:Prácticas de los estudiantes en las empresas; programas para preparar trabajos de grado o postgrado; servicios de divulgación de oportunidades de trabajo; pasantías de personal de empresas en la universidad; pasantías de profesores en las empresas y participación en los proyectos de investigación y desarrollo; contratos de asesoría y consultoría en áreas técnicas y administrativas de la empresa; programas de capacitación para empresas, para grupos de empresas o empresas individuales; servicios de laboratorio, ensayos, calidad, certificación; cátedra patrocinada por empresas en la universidad.Como se desprende de lo anterior, no tengo duda de que mucho se puede hacer con una sana logística de doble vía. Dicho, como ya se ha expuesto, que en el sector privado hay universidades sin ánimo de lucro (Rosario, Andes, Javeriana, Tadeo Lozano, Libre, etc…), hay otras que nacieron contaminadas y supongo que deben seguir así y a la cabeza me viene el nombre de varias que, toleradas por el Gobierno, no me atrevo a mencionar pues me demandarían por injuria, no por calumnia, en un ejemplar movimiento de solidaridad entre narcos, políticos y avivatos varios.El drama de la falta de espacio nos impide desarrollar todos los temas expuestos hace ocho días de modo que hemos tenido que escoger uno de los puntos neurálgicos de la crisis educativa: el de los maestros.Decíamos en 1996: “Cualquier transformación educativa que no considere a los maestros está condenada al fracaso […]. Podría igualmente afirmarse que las recomendaciones hechas para la formación de los jóvenes, en muchos casos también serían válidas para la de los maestros en el sentido de tener una relación diferente con el conocimiento, para que éste se convierta en una verdadera herramienta con el mundo y en opción de Educación Permanente. Los maestros requieren un mayor contacto con los principios y cambios tecnológicos y organizacionales y un mayor conocimiento de la dinámica del sector productivo; por esta razón se insiste en la necesaria articulación ‘escuela-empresa’. Promover la cultura de la autoevaluación y la evaluación de los maestros y proponer mecanismos que les permita evaluar su rendimiento, asumir su responsabilidad para trabajar de manera autónoma y, al mismo tiempo, evaluar de manera autónoma y crítica su propio desempeño. Fomentar su participación en la formulación de políticas educativas y continuar desarrollando propuestas que permitan mejorar sus condiciones salariales y su nivel de vida resulta primordial".Y agregábamos en la propuesta para el desarrollo estratégico de la educación superior para el cuatrienio 1998-2002 (sobra decir que poco se ha hecho) el siguiente diagnóstico que en el documento se desarrolló: Deficiente cobertura; deficiente equidad; deficiente calidad; deficiente pertenencia; baja eficiencia.Como recomendaciones generales se desarrollaron los siguientes acápites: financiación; profesorado; infraestructura física y cooperación internacional; orientación académica y consejería; compromiso con el desarrollo nacional.Y una propuesta revolucionaria: creación del Ministerio de Educación Superior a la cual nos referiremos en otra ocasión.

VER COMENTARIOS
Columnistas