El Mueco, abandonado

El Mueco, abandonado

Septiembre 09, 2016 - 12:00 a.m. Por: Carlina Toledo Patterson

El monumento a la indiferencia al cual en Cali le dicen El Mueco, debe tener en el cielo a la Madre Eufemia Caicedo Roa un poco disgustada. A Jaime Domínguez Vásquez y a Leonor Navia, también. Porque claramente cuando la vida de uno ha girado en torno al bienestar y el cuidado de los niños, debe ser muy difícil comprender cómo el puente peatonal que da acceso a la Fundación Clínica Club Noel –al cual ellos consagraron su vida- sigue desdentado y poniendo en riesgo a tantas personas que requieren de asistencia médica.Hace algunos años al inaugurar una zona nueva de la Clínica, Jaime Domínguez Navia, su actual Director, afirmó que “la idea nuestra es brindarle una mejor atención a los niños, es la razón de ser de la institución. A las madres, una mayor comodidad, y en últimas, ser un referente en clínicas pediátricas a nivel regional”. De hecho lo son desde hace 92 años, porque en esa institución se atienden al año cerca de 100 mil niños en las especialidades de endocrinología, cardiología, urología, neurología, cirugía plástica reconstructiva, cirugía pediátrica y oftalmología, entre otras. Se realizan más de 9 mil cirugías, 5 mil hospitalizaciones, atienden unos 40 mil pacientes en urgencias y a 500 en la unidad de cuidados intensivos. Además, el Club Noel es la única clínica en el suroccidente colombiano con el servicio de reumatología pediátrica.Desde el pasado 18 de Julio quienes necesitan llegar a la Clínica caminando tienen problemas complejos. Todo gracias al conductor del tractocamión de placas VNA 218 de Miranda, Cauca, quien en un acto de irresponsabilidad que cuesta trabajo creer, trató de pasar debajo del puente peatonal de la Calle 5 con 24 y se lo llevó por delante, dejando dos heridos, centenares de damnificados y claro, un puente que ahora se llama El Mueco.Después de hacer retirar el ‘diente’ destruido y también el tractocamión, el Secretario de Infraestructura dijo que "estructuralmente el puente no sufrió averías, tanto en la viga central, que es el apoyo en el piso, como los apoyos verticales, los cuales no han sufrido ningún problema” y anunció que estaría inhabilitado por 30 días. También se dijo que el conductor sería sancionado con 15 salarios mínimos. Hasta ahí, todo acorde con el Manual de Crisis y la ciudadanía, tranquilizada.La perlita es que gracias a que el puente estaba asegurado (lo cual es lógico), ahora estamos en manos de una compañía aseguradora la cual a hoy, no ha solucionado el problema. Obvio, la reparación se estima en 1.200 millones de pesos y cuando se trata de desembolsar una suma como esas, nadie va a correr. Sin embargo no han pasado 30 días, como afirmó el señor Secretario Juan Carlos Orobio, sino exactamente 54, casi un mes más de lo previsto y no se ve movimiento alguno en las inmediaciones. Claramente, la Administración Municipal no está en la obligación de meterse la mano al dril cuando hay de por medio una compañía de seguros que debe responder. Sin embargo, tener a quién echarle la culpa de algo es de lo más fácil y siendo garantes de la protección de los caleños, sí debieran estar tallando y mucho. Tristemente lo que uno siente es que los responsables de contribuir soluciones ya empezaron a pelotearse el tema.Cuando la Madre Eufemia deseaba algo con todo el corazón, le escribía noticas al Niño Dios y las ponía en el altar de la capilla de la Clínica. Ahora, la Madre ya tiene acceso directo y seguramente ella sí está intercediendo por los niños y sus familias.Sigue en Twitter @CarlinaToledoP

VER COMENTARIOS
Columnistas