Migración venezolana

Febrero 18, 2021 - 11:35 p. m. 2021-02-18 Por: Beatriz López

A veces tenemos la sensación de que el presidente Duque gobierna dos países: el del programa diario de televisión, y el otro, en las regiones, una veces mezclándose con las negritudes del Chocó o recorriendo en cuatrimoto la desolada isla de Providencia. El tono de voz cambia según el tema y el sitio, como cuando hace promesas a los habitantes de B/ventura o preside con bombos y platillos (similar a la inauguración del túnel de La Línea) la llegada de las 50 mil vacunas, o al responder de manera desapacible los temas que se refieren a su habitual rechazo por el Acuerdo de Paz.

***

Vemos a un mandatario solidario que anuncia el estatuto de protección temporal durante 10 años a 1,8 millones de venezolanos, previo control migratorio, decisión que ha merecido aplausos del Secretario General de la ONU, del Secretario de Estado de Biden e incluso del Papa Francisco, en la misa de Ángelus del domingo.

***

Muy diferente al que asume ante el informe privado del embajador de Cuba sobre un supuesto ataque del ELN en Bogotá, cuyo manejo irresponsable de una información sensible estalla al arremeter contra la Isla, y solicitar por enésima vez la extradición de los negociadores en la Habana por “terroristas y narcotraficantes”. También la carta de ‘Timochenko al ex presidente Santos fue recibida con otra salida de tono.

***

Hasta Emilio Archila, el único funcionario del actual gobierno que ha demostrado un real interés por mejorar las condiciones de los reinsertados e las Farc, siempre respetuoso al explicar los logros obtenidos, se puso al mismo nivel de altanería del alto comisionado, Miguel Ceballos, al llamar a Santos, “lobo disfrazado de oveja”.

***

Mi primera reacción con el estatuto de protección a migrantes venezolanos, fue de rechazo e indignación. Lo confieso. ¿Cómo brindar protección a casi dos millones de personas en la precaria situación financiera de clínicas y hospitales, a causa de la pandemia? ¿Con las variables de violencia en las fronteras, la inseguridad urbana, el desempleo, el anuncio de una reforma tributaria que impactará a la clase media, la salud y la educación?

***

Los cambuches que crecen en Cali, con familias enteras de venezolanos en distintas zonas de la ciudad, la participación de muchos de ellos en casos delincuenciales: robos a mano armada, atracos, vinculación con grupos de delincuencia común y microtráfico.

***

Trato de entender por qué el desafío de Duque al proponer el estatuto de protección a la migración vecina. De pronto Ricardo Silva, analista senior de El Tiempo, puede tener una cercana explicación, cuando afirma que es una “salida correcta”. Se apoya en la teoría de Marcela Meléndez, economista jefe del Pnud para América Latina, cuando dice que “es una gran decisión, porque no solo es generosa sino inteligente de cara al futuro”.

***

Y va más allá, cuando cita el estudio de la economista Ana María Tribín, donde destaca que “el promedio de edad de los migrantes es inferior al de los colombianos, mientras que su tasa de escolaridad es mayor. Ese influjo tendría efectos positivos sobre la productividad y la marcha de la economía. Se calcula que el crecimiento se aceleraría entre 14 y 17 decimas de punto porcentual hasta 2030, debido a factores como la expansión del consumo interno”. ¿Entendieron? Es la jerga calculadora de los economistas, que piensan a futuro y olvidan las penalidades de hoy.

Lee contenido sin límites en elpais.com.co por $800 primer mes
VER COMENTARIOS