Barco y la UP

Escuchar este artículo

Barco y la UP

Enero 21, 2021 - 11:35 p. m. Por: Beatriz López

No podía dar crédito a la acusación de Alberto Donadío acerca de que el ex presidente Virgilio Barco fue el determinador del exterminio de la UP. En el portal ‘los Danieles’, el periodista, apoyado en un frágil testimonio anónimo, se refiere a la reunión entre dos testigos ya muertos y un militar no identificado.

***

Imposible que un hombre de estirpe liberal, sin rasgos de autoritarismo, defensor de los derechos humanos, que enfrentó con valentía la arremetida del narcotráfico, hubiera hecho tratos non sanctos con un espía israelí para exterminar a los 1500 integrantes de la Unión Patriótica.

***

Conozco a Donadío desde la época en que coincidimos en el Tiempo, cuando hizo parte de la Unidad Investigativa que dirigía Daniel Samper. Como sé de su rigor en esa materia, empecé a rebobinar mi memoria hacia 1986 para escudriñar lo que fue la presidencia de Barco, y no encontré asidero a denuncia tan cuestionable desde lo jurídico y lo periodístico.

***

Cuando Barco sucedió a Betancur, se desencadenó el terrorismo que impuso Pablo Escobar. Los carros bomba estallaban en el DAS, El Espectador, en Eldorado. Ahí estuvo él, con su figura de estadista, un poco ausente del protagonismo mediático, ya que sus apariciones en público eran contadas. Desde la campaña mostró cierta dificultad oratoria.

***

Surgió un personaje en la Casa de Nariño, que cubría las falencias verbales y de memoria de su jefe: Germán Montoya, secretario General, que habría de convertirse en el hombre fuerte del gobierno, ya que presidía el ‘sanedrín’ conformado por Gustavo Barco, Mario Latorre, Fernando Cepeda y otros. Empresarios, ministros y la prensa lo consultaban a él y no al presidente.

***

Recuerdo su viaje a la China, cuando sufrió una oclusión intestinal grave y fue hospitalizado de urgencia en el país asiático. Su convalecencia se extendió más de lo esperado, pero en Palacio todo funcionaba sobre ruedas. Montoya cubrió las contingencias en época tan aciaga. Al reintegrarse en el cargo, el doctor Barco ya mostró evidencias de su futura demencia senil.

***

El primero en dudar de la acusación de Donadío fue Gustavo Duncan en El País, cuando recordó que “Barco nombró alcaldes de la UP, antes que entrara en vigencia la elección popular de alcaldes, derogó el decreto del Frente Nacional que facultaba al Ejército para armar grupos de autodefensas y allanó el camino para los acuerdos de paz con el M-19 y el EPL”.

***

El mismo Daniel Coronell, director del portal, el más acucioso y valiente investigador de la prensa colombiana, también se mostró incrédulo con la acusación de Donadío sobre Barco. En esa tónica se pronunciaron Ramiro Bejarano, Felipe Zuleta y el exfiscal Gómez Méndez.

Sigue latente el interrogante de quién fue el determinador del mayor genocidio político de nuestra historia, que hoy parece reanudarse con la muerte selectiva de defensores de paz y reinsertados de las Farc.

***

PD: Mariana Garcés, quién acompañó en la campaña al Alcalde Jorge Iván Ospina, hoy en el ojo del huracán, lo defiende en Las 2orillas, pero al mismo tiempo le llama la atención por su resistencia a transparentar las cifras de los contratos interadministrativos de la Feria de Cali y el alumbrado móvil, “demostrando una clara incoherencia de un gobierno alternativo y progresista”.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS