Carta a un funcionario municipal

Carta a un funcionario municipal

Enero 20, 2019 - 11:50 p.m. Por: Antonio de Roux

Doctor
Hugo Javier Buitrago
Director de Desarrollo Institucional
Municipio de Santiago de Cali


Le escribo por el papel que usted desempeña en la vinculación de personal al Municipio mediante Contratos Temporales de Prestación de Servicios -PS. Esta modalidad incluye profesionales excelentes, y también a quienes son colocados en la administración por consideraciones de tipo político.

Para nadie es un secreto en la ciudad que se están multiplicando las presiones provenientes de ciertos concejales y jefes políticos para obtener o aumentar cuotas burocráticas. Se trata de pretensiones inaceptables, que no son compatibles con la creciente conciencia democrática de los caleños.

Me expreso como ciudadano preocupado ante la posibilidad de que esas presiones terminen doblegando la voluntad oficial por profesionalizar y racionalizar la gestión pública. Una deplorable eventualidad que coincidiría con el período de campaña electoral en cual Cali se jugará su suerte.

La cuestión de las cuotas burocráticas es asunto que tuve la oportunidad de conversar detenidamente con usted hace varios meses. Con varios ciudadanos buscábamos entonces articular esfuerzos en un proyecto orientado a impulsar la autonomía del gobierno local y el destierro de aquella práctica, cuyos efectos nocivos me permito recordar:

1- Se hace imposible la existencia de una democracia local. Esto porque los jefes favorecidos exigen a quienes han ‘colocado’ que aporten votos y dinero con destino a sus organizaciones y campañas, creando así aceitadas maquinarias y supremacías impenetrables. Ante una ventaja tan apabullante la ciudad sigue sometida a la misma ralea politiquera, haciéndose imposible la renovación democrática.

2- Las cuotas burocráticas suponen el nombramiento de personas no idóneas mientras se desperdicia la posibilidad de que los mejores talentos accedan al servicio público. En consecuencia los ciudadanos nos vemos abocados en no pocas ocasiones a interactuar con funcionarios mediocres o ineptos, afectándose nuestro derecho a contar con una administración pública eficiente.

3-El sistema de contratación por prestación de servicios bajo padrinaje o recomendación política convierte en víctimas a los mismos contratistas. Ellos deben vivir en incertidumbre laboral permanente, dependiendo del favor y la simpatía de un jefe partidista, sabiéndose evaluados no por su desempeño sino por el ‘cumplimiento’ con el cacique respectivo.

Doctor Hugo Javier: lejos de ceder ante los apetitos indebidos todos los sectores de la administración y los ciudadanos deberíamos sumar esfuerzos para proscribir la entrega de contratos de servicios con criterio político; ayudar a que en esta ciudad exista una democracia real donde los candidatos estén en pie de igualdad; colaborar con el compromiso del Alcalde orientado a derrotar la corrupción y moralizar la administración pública; contribuir durante este año del bicentenario de la Independencia Nacional a que Armitage haga realidad su sueño de lograr para este territorio la independencia definitiva frente a los politiqueros.

Quienes están a cargo de estos asuntos en el Municipio no pueden equivocarse. Construir en Cali una democracia auténtica es el más grande legado que este gobierno nos dejaría. Se trata de algo superior por mucho a cualquier acuerdo o iniciativa que en el Concejo quisieran torpedear.

Sigue en Twitter @antoderoux

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS