Proartes y la Filarmónica

Febrero 10, 2022 - 06:45 a. m. 2022-02-10 Por: Angela Cuevas de Dolmetsch

Bajo la batuta del maestro Francesco Belli celebra sus 20 años la Orquesta Filarmónica de Cali. Con el título el Romanticismo en el Cambio de Siglo, y un excelente concierto de temporada que empezó con el Preludio al acto 3 de la ópera Lohengrin de Richard Wagner y continuó con la Sinfonía no 2 en mi menor de Sergei Rachmaninov se dio inicio a la celebración que durará todo el mes de febrero con tres conciertos más.

La orquesta suena. Y Cali y el Valle no se quedaron sin música clásica después de la crisis económica de principios de siglo, que vaticinaba que no habría recursos para continuar con la Orquesta Sinfónica del Valle y mucho menos seguir contratando a maestros internacionales como Francesco Belli que había sido director titular en la última década del siglo pasado. Proartes salió al rescate y con la ayuda de varios melómanos de la sociedad civil liderados por Amparo Sinisterra de Carvajal, Olga de Cobo, Ángela María Susso, María Mercedes Escudero, Carla Guiovanelli Eder, y Michelle Ruggeri, entre otros, lograron que la música clásica no falleciera y que la Filarmónica de Cali fuera una de las cinco orquestas de Colombia.

Cómo no agradecerle a Proartes su dedicación y compromiso con la música y las artes para el Valle del Cauca. Fundada en 1979 por iniciativa de Leo Feldsberg, empresario austriaco; Bernardo Garcés Córdoba, padre de una de sus directoras, Mariana Garcés; y Amparo Sinisterra de Carvajal, es una institución emblemática liderando importantes procesos y eventos culturales en el Valle, entre ellos la Bienal Internacional de Danza de Cali que nos deleitó en noviembre, cuando apenas estábamos saliendo de la pandemia con eventos semipresenciales que llenaron de alegría a una ciudad que no salía del letargo del encierro y que sentía la necesidad de vibrar nuevamente.

El Concurso ‘En Cali se baila así’, congregó a varios grupos cuya pasión por el baile volvía a ser parte de sus vidas y de un futuro artístico para las nuevas generaciones, muchos de ellos desilusionados por dos años de encierro y pensando si su destino no sería la primera línea del paro.
Como parte de esa labor social que ha caracterizado a Amparo Sinisterra y a Mariana Garcés se fundó el proyecto social Escuela de Música Desepaz, ubicado en la Comuna 21, un programa que brinda educación musical formal a 326 niños, niñas y jóvenes pensando que un niño que coge un violín nunca va a coger un arma. El programa cuenta con 28 profesores y 4 programas musicales y beneficia a más de 600 familias.
Así se conforma una orquesta juvenil de figuración nacional con proyecciones no solo como músicos de la Filarmónica sino de otras orquestas nacionales e internacionales.

Felicitaciones nuevamente a la Filarmónica y gracias a Proartes y a los melómanos del Valle por hacer perdurar la música clásica, que calma nuestro ánimo y nos señala un camino de paz y reconciliación hacia el futuro.

Sigue en Twitter @Atadol

Tres (3) meses de acceso ilimitado por $4.700. Suscríbete aquí
VER COMENTARIOS