La paz no muere

La paz no muere

Diciembre 06, 2018 - 11:45 p.m. Por: Angela Cuevas de Dolmetsch

¡Escándalos! ¡Corrupción! ¡Qué confusión de país! Cuáles son los malos y cuáles los buenos. Quién se acuesta con quién. El Fiscal que no renuncia. Odebrecht. Fiscales ad hoc no habilitados para ejercer el cargo. Las críticas de Uribe a las actuaciones de su ungido, el Presidente electo. El vídeopetro y las declaraciones del presidente de la Cámara de Representantes, Alejandro Chacón: “Parece como si Duque le estuviera haciendo campaña a Petro”. Toda esta gama de chismografía y cascaritas han convertido la gestión administrativa de este gobierno en una novela tragicómica digna del realismo mágico de García Márquez.

Afortunadamente no todo es el circo de la política, hay cosas que silenciosamente ocurren y han cogido su propio rumbo, entre esas está el Pdet, Planes de Desarrollo con Enfoque Territorial, una iniciativa de las acordadas con las Farc para dar cumplimiento al punto número uno de la reforma rural integral.

El Pdet se desarrolla en 170 municipios y como dijo el presidente Santos en agosto del 2017, son el diálogo más grande del mundo, “nunca en Colombia y en ninguna otra parte se ha hecho un ejercicio de consulta con las comunidades para que ellas sean las dueñas de sus planes”. El plan quedó financiado con recursos fiscales por 2,1 billones de pesos.
Son 671 iniciativas y no fueron definidas por el gobierno sino por las comunidades de aquellos municipios más afectados por el conflicto y por la siembra de cultivos ilícitos. Ha sido un trabajo arduo y continuo y solo después de muchas reuniones se han podido elaborar propuestas de desarrollo para ser llevadas al Pacto Regional. Son 11.000 veredas a nivel nacional, 1.630 núcleos veredales, 305 consejos comunitarios (población afro), 452 resguardos indígenas y 6 zonas de reserva campesina.

El enfoque de género es horizontal en todo el proceso y busca beneficiar a las mujeres del área rural. Se han propuesto 8 pilares: ordenamiento social y de la propiedad rural y uso del suelo, seguridad alimentaria, infraestructura y adecuación de tierras, reactivación económica y producción agropecuaria, vivienda rural, agua potable y saneamiento básico, salud rural, educación rural y primera infancia, reconciliación, convivencia y construcción de paz. La Red Nacional de Mujeres viene apoyando este proceso para que realmente se beneficien las mujeres rurales, para cerrar la brecha de inequidad y facilitar una mayor participación de ellas en la toma de decisiones.

El próximo 10 y 11 de diciembre en Popayán será el gran foro del Suroccidente, se reunirán los delegados y delegadas campesinas con los gobernadores de los tres departamentos y los alcaldes de Pasto, Popayán y Cali y los 24 alcaldes municipales. Las iniciativas de desarrollo rural serán discutidas y se escogerán las que beneficien a la región suroccidente. Así como el papa Francisco vino a Colombia a decirnos: “No se dejen robar la esperanza”, el presidente Santos también les dijo a las comunidades: “No se dejen robar estos planes, porque los acuerdos son sagrados y son del pueblo colombiano”.

Sigue en Twitter @Atadol

VER COMENTARIOS
Columnistas