Colombia entre la inseguridad y la Dian

Escuchar este artículo

Colombia entre la inseguridad
y la Dian 

Septiembre 26, 2019 - 11:45 p.m. Por: Angela Cuevas de Dolmetsch

Para aquellos que siempre han sostenido que Colombia es el mejor vividero del mundo y que critican a todos aquellos que han dejado su terruño para irse a vivir a otras tierras azotadas por largos inviernos, noches interminables, donde no se ven los pájaros ni las hojas verdes, y la gente no sonríe, el regreso de los secuestros, tan cerca de las grandes ciudades cuando pensaban que eran cosas del pasado y que la anhelada paz por fin había llegado, les entristece.

También les duele que el país esté polarizado. Que tengamos un Presidente que al son que le tocan baila. Que Venezuela nos amenace con una guerra que hace ya casi un siglo no teníamos. Que nuestros hermanos venezolanos lleguen a Colombia como refugiados llenando nuestras calles de pordioseros cuando pensábamos que ese nivel de pobreza lo habíamos superado.

Nos asusta que las próximas elecciones de octubre estén bajo fuego, que asesinen a candidatos a la Alcaldía y al Concejo, que haya más de 40 amenazados y que 402 municipios estén en riesgo de sufrir por la violencia causada por grupos armados de diferentes calañas.

En el 2015 las Farc estaban concentradas en zonas veredales y campamentos en espera de la firma de los acuerdos de Paz y con el Eln en el Ecuador se empezaba la fase exploratoria para construir una agenda de diálogo entre el Gobierno Colombiano y el Eln. Lo del Eln es hoy un sueño frustrado y con la forma como se manejó lo de ‘Santrich’, los acuerdos de la Habana terminaron con una paz a medias.

Con este panorama, el gobierno les está proponiendo a los colombianos, muchos de ellos que por muchos años trabajaron duramente en el exterior que traigan su dinerito y que empiecen a pagar impuestos y a aquellos otros que residen parte de tiempo aquí y allá también que les darían una amnistía para repatriar capitales bajo una figura de Normalización Tributaria pagando el 13% si deciden dejar esos dineros en el exterior o el 6,5 si los traen a Colombia. Esta es una propuesta de zanahoria y garrote pues los que no se acojan y decidan seguir viviendo en Colombia, si todavía creen que aquí se vive mejor pesé al deterioro de la calidad de vida, tendrían unas sanciones del 200% y si la ley no se cae en la Corte Constitucional también tendría una sanción de arresto. Con esta figura el gobierno espera recaudar un billón de pesos en su afán por resolver el problema fiscal.

Ya los colombianos empiezan como en otros países a evaluar si el Estado les da la garantía para su seguridad y bienestar. Figuras como el rescate del corrupto Electro Caribe por todos los colombianos hace pensar que no es justo que tengamos que pagar para que los funcionarios públicos se llenen los bolsillos, que los padres de la patria sigan con salarios abultados mientras que el Estado no nos garantiza ni la vida ni la seguridad.

Sigue en Twitter @Atadol

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS