No fue sorpresa

No fue sorpresa

Septiembre 03, 2019 - 11:50 p.m. Por: Alfredo Carvajal Sinisterra

El jueves de la semana pasada salió a la luz pública un video profusamente difundido que presentaba ante la opinión pública, la cúpula de un grupo disidente de las Farc, comunicando el nacimiento de una nueva guerrilla comandado por ‘Iván Márquez’, acompañado por alias Jesús Santrich, El Paisa, y Romaña.

Se difundía un discurso de más de 30 minutos, calificado como una declaración delirante desvinculada de la realidad y al momento histórico que se está viviendo, por su copartidario, Carlos Antonio Lozada, senador de la República, en virtud del acuerdo firmado entre el gobierno de Colombia y las Farc.

'Iván Márquez' pronunció una alocución desafiante, como representante y caudillo de la agrupación. Su argumentación estuvo salpicada de medias verdades, las mentiras más pérfidas, falacias y contradicciones.
Mencionó las fuerzas del amor como una de sus motivaciones, respaldadas por armas y el chantaje. Afirmaba el combate contra la corrupción y la protección del medio ambiente, omitiendo su respaldo al narcotráfico y la vigilancia armada a los cultivos de amapola, cocaína y marihuana, su financiación fundamental. Hacía un recuento histórico satanizando a Francisco de Paula Santander. Como es habitual, con su mirada anclada en el pasado. Aparecía un invidente con un fusil terciado en su pecho, una incongruencia tenebrosa. Invitaba a asociarse con el ELN, una amalgama concebida con el único propósito de derrocar al gobierno democrático. Se trata de un desafío a la institucionalidad colombiana. Ante la amenaza a los ciudadanos nos corresponde respaldar al gobierno.

También debemos respaldar al 90% de los miembros de las Farc que están cumpliendo lo que firmaron. El Estado debe, sin duda, llevar a cabo con puntos y comas el compromiso que adquirió, al margen de quienes tenemos reparos a algunos de sus apartes. El compromiso es institucional y trasciende lo que cada uno piense. Los compromisos se honran. Esta debe ser la respuesta fundamental a ‘Iván Márquez’, quien durante todo el tiempo de la negociación fue el vocero del grupo guerrillero y hoy desconoce lo que aceptó. Después del compromiso adquirido y refrendado con su firma criticaba la destrucción de las armas, punto esencial de lo pactado.

Detrás de todo este show protagonizado primordialmente por ‘Iván Márquez’ y alias Jesús Santrich, subsiste un aspecto importante en el compromiso que firmaron, el cual explica sus conductas. ‘Jesús Santrich’ fue pillado en una negociación de un cargamento de droga, después de firmado el acuerdo, cuando estaba claramente especificado que si delinquían con posterioridad a la fecha de la rúbrica serían juzgados por la Justicia ordinaria, por fuera de la jurisdicción de la JEP. En ese mismo negocio figuraba como uno de los protagonistas un sobrino de Iván Márquez, quien se entregó a la Justicia norteamericana con el compromiso de informar todo lo que sabía. Desde ese momento ‘Iván Márquez’ desapareció. Él y ‘Santrich’ huyeron a su refugio preferido, nuestro vecino Venezuela. Un gobierno que los acoge con los brazos abiertos como lo manifestó el dictador Maduro. Para ellos Venezuela es su respaldo y su modelo.

Parte de estos acontecimientos se habrían evitado si la JEP hubiese analizado las pruebas de la Fiscalía y si la Corte Suprema no fuese tan ingenua liberando el Sr. ‘Santrich’.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS