Elecciones cruciales

Abril 26, 2022 - 11:50 p. m. 2022-04-26 Por: Alfredo Carvajal Sinisterra

Hace poco tiempo hubo elecciones en Chile y Perú, donde ganaron la presidencia dos nuevas figuras quienes polarizaron la opinión con posturas radicales. En Chile, el joven Boric tomó posesión hace tan solo dos meses, los cuales bastaron para que se disparara su índice de desfavorabilidad del 20% al 41%. En el Perú, el profesor Castillo lleva nueve meses en la presidencia y recientemente nombró su cuarto gabinete, con 6 nuevos ministros.

Ojalá quien se posesione a partir del 7 de agosto en nuestro país sea la persona más calificada para gobernarnos el próximo período, y cuente con el respaldo y la confianza de la inmensa mayoría de la opinión una vez elegido. Aunque, sin duda, sea quien sea va a tener alguna oposición.
En la contienda política se ha reducido el número de los candidatos con posibilidades de llegar a la segunda vuelta. En la actualidad incluye solamente dos nombres Petro y Fico, sin descartar que pueden surgir sorpresas. Fajardo ha perdido mucho terreno, difícil de recuperar. Voy a circunscribir mis comentarios a estos dos candidatos.

El primero apela a la lucha de clases y manifiesta resentimiento y cierto odio que lo perturba. Tiene rasgos de autoritarismo hegemónico. Si llegase a ganar, la reconciliación no sería posible. Ha demostrado ser obsesivo y radical en sus opiniones. No veo cómo pueda reducir la polarización que nos afecta, e impide concretar los cambios que necesitamos abocar. Además, se encuentra mal rodeado y asesorado; la compañía de Piedad Córdoba, Roy Barreras y Armando Benedetti no suscita confianza, ni trasparencia. Su fórmula vicepresidencial es más radical que él, y no tiene la respetabilidad, ni la preparación para gobernar en el caso de que el presidente se inhabilite, esa es la única función de un vicepresidente.

Recientemente han surgido serios escándalos en su campaña. La actuación de su hermano es turbia, si lo que Petro pretende es erradicar la corrupción y proveer seguridad a la ciudadanía. Él conocía las andanzas de Piedad Córdoba, sin embargo, la incluyó en su lista del senado. Francia recibió auxilios del gobierno teniendo propiedades productivas.

Significativa su ausencia en el Debate del Pacífico convocado por los medios, los gremios y la academia. ¿Será por temor o desinterés? Ambas causas son decepcionantes.

Los problemas de Colombia están sobrediagnosticados y demandan acuerdos amplios para enfrentarlos y buscar fórmulas de solución, hasta donde sea posible, para lo cual se requiere de consensos, sin odios irreconciliables. Las brechas económicas, la inseguridad, la corrupción, el desempleo, etc.

Lo más destacado de la personalidad de Fico es su espíritu conciliador. Sus respuestas carecen de la retórica que acompaña a otros candidatos. Manifiesta con frecuencia la necesidad de ejercer la humildad. Sus conceptos son claros y concretos. Se ha diferenciado del resto de los candidatos afirmando que él va a gobernar desde la provincia y “cerca de la ciudadanía”. Se trata de la primera vez que un candidato habla de los inconvenientes del centralismo. La concentración del poder político y económico facilita la corrupción. Ese tema ha sido ignorado por la inmensa mayoría de los políticos y tiene más importancia de lo que se le otorga. En la periferia no existe autoridad constitucional. La ha sustituido la subversión.

VER COMENTARIOS