¿Tiene futuro el juicio político a Trump?, las dudas de los analistas

Escuchar este artículo

¿Tiene futuro el juicio político a Trump?, las dudas de los analistas

Diciembre 22, 2019 - 08:00 a. m. Por:
Redacción de El País y EFE
Donald Trump

Donald Trump es acusado de presionar al presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, para que encontrara información perjudicial sobre Joe Biden.

Agencia EFE

La mayoría demócrata en la Cámara Baja de Estados Unidos dio luz verde el pasado miércoles al ‘impeachment’ del presidente Donald Trump por abuso de poder y obstrucción al Congreso. Un proceso que ha evidenciado la crispación y polarización del país, con inciertas consecuencias sobre las elecciones de 2020.

Los rompecabezas de los asesores de demócratas y republicanos se centran por ahora en dilucidar los posibles efectos del juicio político de cara a esos comicios.

Los analistas parecen coincidir en tres aspectos que podrían favorecer a Trump: el respaldo sin fisuras de los republicanos al Mandatario, la buena salud de la economía del país y las dudas de los demócratas acerca del rumbo a seguir para recuperar la Casa Blanca el próximo año.

Para Nicolás Garzón, analista internacional y profesor de la Universidad de La Sabana, aunque es muy probable que en el aspecto jurídico el juicio al Presidente no prospere, es una apuesta importante que hacen los demócratas de cara a las elecciones para lograr minar la credibilidad y la posición del Gobernante.

“Cuestionarlo a partir de un cargo sobre abuso de poder no hace sino poner de presente que no es un Presidente confiable, en un contexto en el que hemos visto históricamente que un presidente en ejercicio es difícil de derrotar”, indica el experto.

Más, en un escenario que resulta favorecedor para el Jefe de Estado, debido a la economía en crecimiento del país.

Otra posibilidad, de acuerdo con Garzón, es que Trump use el proceso como un arma para acusar a sus rivales políticos y a la vez para posicionarse como víctima de este.

Lea también: Trump, sobre 'impeachment': "Es un suicidio político y una vergüenza para los demócratas"

“Él ha hablando de una cacería de brujas, y seguramente lo que va a pasar es que a lo largo de la campaña va a tratar de ser muy fuerte en el discurso de que es víctima de una persecución política y que lo que están tratando de hacer los demócratas es sacarlo del poder de una manera infundada. Entonces, este juicio también va a terminar sirviendo para alimentar ese discurso en el contexto de una elección que va a ser muy disputada, pero profundamente divisoria”, dice el analista.

De otro lado, explica el profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de Iowa Steffen Schmidt, el juicio político podría ayudar al Mandatario a alentar a su base para que acuda a las urnas el día de las elecciones, “pero el resultado de 2020 dependerá por completo de quién es el nominado por los demócratas y cómo enfocan la campaña”.

Vladimir Rouvinski, profesor del Departamento de Estudios Políticos de la Universidad Icesi, considera que hay que ver cómo se desarrolla el ‘impeachment’ porque hay dos visiones opuestas del proceso.

“Los demócratas quieren tener un proceso bastante prolongado para poder exponer a la opinión pública en Estados Unidos el mal manejo del Presidente de Estados Unidos; los republicanos, por el contrario, quieren hacerlo lo más rápido posible para cerrar la página y no dejar a los demócratas la posibilidad de hacer este tipo de ejercicio, porque se sabe a priori que, excepto que le encuentren algo muy grave, no hay forma de que el Senado de Estados Unidos destituya a Trump”, indica Rouvinski.

Según el docente, los demócratas podrían salir perjudicados porque “la opinión pública estadounidense está cansada de todos estos debates en el Congreso. Cada vez más estadounidenses piensan que el Congreso está malgastando su tiempo en peleas entre los dos partidos y no le dedica atención a los demás temas que realmente son preocupantes para Estados Unidos”.

Grietas entre los demócratas

Las divisiones en el seno de los demócratas son uno de los grandes lastres de los progresistas de cara a 2020. De hecho, parece que el rechazo visceral a Trump es uno de los pocos elementos que mantienen unidos a la amplia variedad de aspirantes a la candidatura presidencial demócrata.

Para Steffen Schmidt, el problema es que los demócratas andan enfrascados en “exámenes de pureza” sobre cada uno de los aspirantes, en lugar de centrarse en “el trabajo principal” de arrebatarle la Casa Blanca a los republicanos.

“Los demócratas no saben si aspirantes muy progresistas como los senadores Bernie Sanders o Elizabeth Warren conectarían con una mayoría de votantes, o si un moderado, como el exvicepresidente Joe Biden o el alcalde de South Bend (Indiana), Pete Buttigieg, podrían ser ganadores”, argumentó el profesor.

País dividido

Según las encuestas del portal político Five thirty eight, la opinión pública de Estados Unidos está dividida a la mitad en lo que respecta al apoyo a una destitución de Trump: el 47,4 % la respalda, frente al 46,6 % que la rechaza.

Si la pregunta se hace a los votantes que se identifican con un partido político determinado, la grieta es aún más evidente: el 83,5 % de los demócratas apoya la destitución, mientras que entre los republicanos el porcentaje es apenas 8,9 %. Entre los independientes la división es casi idéntica, ya que el apoyo al proceso y eventual salida de Trump es del 43 %.

El profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de California Gary Jacobson sostiene que las estadísticas sobre Trump no suelen variar: “Si miras sus números de popularidad, son asombrosamente estables...

Especialmente en medio de todas las cosas que han pasado, uno tendería a pensar que habrían movido a la opinión pública de un modo u otro”.
Los principales efectos se darían al interior del país, ya que, de acuerdo con los analistas, no habría un mayor impacto en las relaciones internacionales ni en la economía.

“No veo mayores cambios importantes en este sentido, porque de una u otra manera la comunidad internacional ya se acostumbró a la forma cómo maneja la política exterior Donald Trump, entonces no va a haber otras sorpresas”, dice el profesor Rouvinski.

Críticas

  • Donald Trump recibió una crítica de donde menos se la esperaba: su base evangélica, de la mano de la revista ‘Christianity Today’, la principal publicación de este credo en EE. UU., que ha abogado porque el Mandatario sea sometido a un proceso de destitución.
  • El editor jefe de la revista, Mark Galli, desaprobó en una entrevista con la cadena pública de radio NPR la actitud de Trump y afirmó que el Jefe de Estado ha mostrado hacia Ucrania “un comportamiento moral vergonzoso”.
  • “Cuando una persona tiene hábitos morales tan serios, duraderos y habituales como estos, no es algo que únicamente haya que condenar, sino que también sugiere una especie de confusión psicológica y moral”, dijo.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad