Escuchar este artículo

Lo bueno, lo malo y lo feo del primer encuentro entre Trump y Biden

Septiembre 30, 2020 - 11:50 p. m. Por:
Redacción de El País
Donald Trump y Joe Biden

Donald Trump y Joe Biden, candidatos a la presidencia de los Estados Unidos.

AFP

En medio de ataques personales, insultos, interrupciones y gritos, se llevó a cabo el martes el primer cara a cara entre los dos candidatos a ocupar la Presidencia de Estados Unidos, por lo que algunos analistas lo califican como un espectáculo bochornoso.

De un lado, se vio al republicano y actual mandatario, Donald Trump, en su dinámica habitual de ataque, en busca de debilitar a su adversario.

De otra parte estaba el demócrata y exvicepresidente de Barack Obama, Joe Biden, quien aunque pretendió contenerse ante los ataques, cayó en el juego del insulto.

Incluso el moderador, Chris Wallace, de Fox News, luchó sin éxito, durante los 90 minutos que duró el evento, por mantener el control.

El debate que se realizó en Cleveland, Ohio, con apenas 70 personas por cuenta de la pandemia, pero que pudieron ver todos los estadounidenses por televisión, mostró la crispación y la profunda división que se vive en ese país. Para varios analistas, de este debate no salió un ganador.

Los candidatos se volverán a encontrar el 15 de octubre en Miami, Florida, y el 22 de octubre en Nashville,Tennessee.

El peor de la historia

En el debate hubo cero puntos de encuentro, por el contrario, se evidenció un resentimiento acumulado entre los dos candidatos.
En varios momentos los gritos de uno u otro no dejaban escuchar lo que decían y la discusión se tornó desordenada, pese a los intentos del moderador por encausar el debate.

Para muchos analistas, el encuentro del martes fue el peor que se haya visto en el país.

Lea también: Tomarán medidas para próximos debates de Trump y Biden tras caótico primer encuentro

“Trump trasladó su estilo poco presidencial al escenario. Este fue uno de los debates más caóticos y llenos de ataques de la historia de Estados Unidos”, dijo a la AFP el experto electoral Mitchell S. McKinney, académico de la Universidad de Missouri.

Para muchos, al final quedó la sensación de que actuaron como niños y no como quien podría ser el futuro Presidente de la primera potencia del mundo.

Muchos votantes terminaron más confundidos e indecisos que al principio. No hubo propuestas de campaña ni discursos claros sobre cómo sería el Gobierno de quien se gane el derecho a ocupar la Casa Blanca.

Logró su objetivo

El actual presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien aspira a ser reelegido, logró el objetivo de llevar a su rival político, Joe Biden, a su terreno de guerra y sacarlo de casillas en algunas ocasiones.

Así mismo, se salió con la suya cuando evitó debatir algunos temas claves elegidos por el moderador, y desviar la atención con ataques a su contradictor para desestabilizarlo.

Sin embargo, la mayoría de los simpatizantes de Trump adoran su estilo agresivo y provocador, por lo que quedaron satisfechos.

Un mensaje que, probablemente, la campaña de Trump quería que se acentuara en la mente de los estadounidenses es que Biden lleva muchos años como servidor público sin mucho éxito. Así que reforzó esa idea en varias ocasiones.

“En 47 meses, he hecho más de lo que tú has hecho en 47 años”, le dijo el Jefe de Estado al exvicepresidente.

No dejaba hablar

El Mandatario interrumpió constantemente a Biden y lo corrigió varias veces. Incluso el moderador, Chris Wallace, tuvo que pedirle que dejara hablar a su oponente. Según un recuento de CBS News, Trump interrumpió a su rival 73 veces. Analistas dicen que hizo esto tantas veces que no dejó que Biden se equivocara.

Lanzó todo un arsenal de acusaciones contra su rival demócrata y su familia, sacando a relucir, incluso, la supuesta relación de un hijo de Biden con el régimen de Vladimir Putin y sus problemas con las drogas.

Ante cuestionamientos por sus declaraciones fiscales, se salió por las ramas con generalidades como “he pagado millones en impuestos”, pero sin responder claramente si pagó solo 750 dólares en 2016 y 2017, como afirmó The New York Times.

Y cuando el moderador le preguntó si condenaba las actuaciones de los supremacistas blancos, el actual Mandatario evitó comprometerse.

Mejor de lo esperado

Aunque Donald Trump se esforzó por denigrar la agudeza mental de Biden y buscó mostrar a un rival débil, el candidato demócrata respondió mejor de lo que se esperaba.

Pese a las continuas interrupciones del actual Presidente, Biden trato de mantener su guión y dirigirse directamente al electorado a través de las cámaras. Además, no solo aguantó los embates, sino que los devolvió, con lo que hizo a un lado el calificativo de ‘Joe el dormido’ que le achaca Trump.

Un punto a favor para Biden fue que, previo al debate, publicó su declaración de renta, en la que se evidencia que pagó casi 300.000 dólares en impuestos el año pasado.

Por otra parte, el demócrata se comprometió a respetar los resultados de los comicios del 3 de noviembre “después de que se cuenten todas las papeletas”. “Si soy yo, está bien. Si no soy yo, apoyaré el resultado”.

También insultó

Aunque muchos esperaban que fuera Donald Trump el que recurriera al ataque, el exvicepresidente démócrata terminó profiriendo algunos de los insultos más duros de la noche, calificando a su rival de “payaso” y “mentiroso”. Pese a que intentó mostrarse firme, al final no logró contener su temperamento y reaccionó a las provocaciones del Mandatario.

Pero aunque no se pudo contener ante los ataques, analistas señalan que perdió varias oportunidades de enfrentar verdaderamente a Trump y no alcanzó a darle muchos ‘golpes’.

Pudo, por ejemplo, aprovechar más las revelaciones de The New York Times sobre el no pago de impuestos por parte de Trump. Aunque señaló que el Presidente pagaba menos impuestos federales que los maestros, ese mensaje no fue tan contundente.

Por otra parte, Biden no logró aclarar si de ser elegido impulsará una reforma judicial en profundidad como pide el ala progresista del Partido Demócrata.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS