Este es el plan con el que Obama busca clausurar la prisión de Guantánamo
((blockContentFlag)) ((blockContentType))

Escuchar este artículo

Este es el plan con el que Obama busca clausurar la prisión de Guantánamo

Febrero 23, 2016 - 12:00 a. m. 2016-02-23 Por:
Elpais.com.co | AFP

La prohibición en el Congreso del traslado de detenidos a suelo estadounidense, es uno de los obstáculos que deberá superar el presidente Barack Obama para implementar el plan.

[[nid:510791;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/02/guantanamo.jpg;full;{ La prisión militar de Guantánamo fue abierta en enero de 2002 en una base naval ubicada en un trozo de 117 km2 (de los cuales solo 49km2 están en tierra firme) de la costa sureste de Cuba, que Estados Unidos ocupa desde 1903. Foto: Elpais.com.co | AFP}]]

Enviar detenidos a otros países y la creación de 13 instalaciones alternativas en suelo estadounidense, son los principales puntos del plan que tiene el presidente Barack Obama para cerrar la prisión de Guantánamo y así ahorrar millones de dólares. Lea también: Clausurar Guantánamo es cerrar un capítulo de la historia de Estados Unidos: Obama

Unos 91 sospechosos de terrorismo permanecen detenidos actualmente en esta prisión ubicada en una base militar estadounidense en el sureste de Cuba, que llegó a albergar a 700 reos.

Obama propuso enviar a otros países a algunos prisioneros de Guantánamo y procesar a otros a través de la justicia militar.

Según el plan, unos 35 prisioneros ya han sido autorizados para ser trasladados, lo que implica que podrán ser liberados a otros países que los reciban, bajo ciertas condiciones de seguridad y garantías de rehabilitación.

Por este mismo proceso 147 detenidos ya han sido reubicados por el gobierno de Obama, la mayor parte a países de Medio Oriente y África, aunque seis exdetenidos fueron transferidos a Uruguay. 

Un pequeño grupo de reos, considerados demasiado peligrosos para liberar pero no susceptibles de ser procesados, enfrentarían detención indefinida en un complejo en suelo estadounidense, bajo custodia del Departamento de Defensa.

Asociaciones de derechos humanos temen que el plan solo prolongue las detenciones sin juicio previo y creen un "Guantánamo del Norte".

"La posibilidad de un nuevo sistema paralelo de detenciones indefinidas sin acusaciones dentro de Estados Unidos sentaría un peligroso precedente", indicó Amnistía Internacional en un comunicado.

"Si se instala exitosamente, sería una golpe devastador a los principios básicos de la justicia criminal", añadió.

Los esfuerzos por transferir prisioneros al exterior han sido suspendidos por la violencia en Yemen -destino de varios detenidos- y por los casos de liberados que regresaban a las filas terroristas.

Sin embargo, el secretario de Defensa, Ashton Carter, ha agilizado los traspasos, y el mes pasado, la población de la prisión cayó por primera vez debajo del centenar.

No obstante, el traslado de detenidos a suelo estadounidense es aún un obstáculo difícil de superar. Esto, debido a que en el Congreso, donde el partido Republicano controla las dos cámaras, se ha prohibido estos movimientos de reclusos argumentando cuestiones de seguridad, lo que complica la ejecución del plan de Obama.

El Pentágono identificó 13 instalaciones en suelo estadounidense donde podría albergar a los detenidos restantes, pero no detalló cuáles.

Entre sitios considerados figuran el Naval Consolidated Brig en Charleston, en Carolina del Sur;  Fort Leavenworth, en Kansas; y el complejo penitenciario federal de Florence, en Colorado.

Guantánamo alberga cinco acusados de planear los atentados del 11 de septiembre de 2001, incluyendo Khalid Sheikh Mohammed, que se autodefine como el artífice de los ataques.

También hay un hombre acusado de planificar el ataque contra el buque de guerra estadounidense USS Cole en 2000, Abd al-Rahim al-Nashiri. Fue capturado en 2002 y trasladado a Guantánamo en 2006.

De ser condenados, los seis enfrentarían la pena de muerte.

La administración de Guantánamo cuesta 455 millones de dólares anualmente.

El Pentágono asegura que las instalaciones estadounidenses reducirían ese monto en 180 millones.

La mayoría del ahorro provendría de una reducción en el número de soldados para custodiar una población de reos menor en suelo estadounidense, aunque la transición podría costar hasta 475 millones de dólares para mudar a los prisioneros y construir o actualizar un complejo para detenerlos.

"Sin embargo, en tres o cinco años los bajos costos de un complejo en Estados Unidos con menos reclusos (...) podría compensar esos costos de transición", según el plan. 

 

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS