El Estado Islámico, ¿la nueva milicia internacional?

El Estado Islámico, ¿la nueva milicia internacional?

Septiembre 06, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Colprensa
El Estado Islámico, ¿la nueva milicia internacional?

Milicianos del Estado Islámico conduciendo a un grupo de soldados iraquíes vestidos de civil, luego de tomar una base del ejército en Tikrit (Iraq).

El grupo yihadista tiene doce mil combatientes extranjeros que podrían extender el terror en sus países.

La mujer era excéntrica, amante de la magia negra, pero para muchos era simplemente la madre de dos niños. Otra madre soltera de la localidad de Chatham, condado de Kent (Londres). La llamaban Sally Jones. Sus vecinos la recuerdan como una mujer “gritona” que se creía bruja y decía hablar con espíritus. Hasta allí todo en ella resultaba extraño, más no peligroso. Hoy, sin embargo, la mujer aparece empuñando un fusil en nombre de un grupo que ha convertido el horror en su principal arma de combate: el Estado Islámico, EI. Los medios europeos han revelado que esta madre soltera, que ahora es conocida dentro del grupo yihadista como Umm Hussain al-Britani, fue seducida en la distancia por el terrorista Junaid Hussain, uno de los sospechosos de la decapitación del periodista norteamericano James Foley.Y su historia no es más que la de muchos extranjeros que han abandonado sus países de origen para unirse a la lucha del Estado Islámico de Iraq y Levante, una milicia que promete decapitar a cristianos. Una milicia que ha estremecido al mundo con el brutal asesinato de los periodistas estadounidenses James Foley y Steven Sotloff. Los videos que muestran la decapitación de los reporteros, además de revelar el extremismo de este grupo yihadista, también han enviado un mensaje de alerta frente a la presencia de ciudadanos de otros países dentro del Estado Islámico. Y es que los verdugos de ambos periodistas tenían acento británico. En el caso de James Foley, el diario The Sunday Times ha señalado que el yihadista que lo habría decapitado sería Abdel-Majed Abdel Bary, un exrapero londinense de 24 años. Y se cree, incluso, que este hombre podría ser el mismo enmascarado que aparece decapitando a Steven Sotloff. Una milicia internacional La presencia, entonces, de estos extranjeros en las filas del temido Estado Islámico ha generado preocupación en el mundo, pues varios países temen que se esté entrenando a una nueva generación de combatientes internacionales que podrían lanzar ataques cuando regresen a sus países de origen. Un temor que, a su vez, se ha convertido en un grito desesperado para que se actúe con urgencia y eficacia, dados los espantosos métodos de los combatientes del Estado Islámico en Siria e Iraq. La amenaza no es poca. De acuerdo con un informe de Soufan Group, una organización que proporciona servicios de inteligencia a gobiernos e instituciones, las filas del Estado Islámico tendrían hoy a doce mil combatientes extranjeros, de 81 países y cinco continentes.Aunque la mayoría de esos yihadistas son representantes del mundo árabe, gente de Oriente Medio y el Norte de África, unos tres mil proceden de países occidentales. El informe de Soufan Group, que se basa en los datos oficiales gubernamentales, sugiere que entre ellos hay 51 ciudadanos de España, cerca de 100 de Estados Unidos, 120 de Países Bajos, 250 de Australia, unos 250 de Bélgica, unos 400 del Reino Unido y más de 700 de Francia. Según este reporte, la edad típica de un combatiente extranjero es entre 18 y 29 años, y la mayoría de ellos no tiene formación militar ni conocimiento del islam, aunque muchos luego se convierten. Un reciente artículo del New York Times señala que, pese a que el Estado Islámico prefiere que su ejército esté compuesto por iraquíes, está utilizando a los extranjeros para las áreas de consejo religioso, reclutamiento y producción de vídeos, fotos y comunicados. “La organización pretende con el uso de extranjeros mostrarse como un grupo globalizado”, sentencia el diario estadounidense.Por eso en los recientes videos que ha divulgado el grupo se hizo evidente la intención del Estado Islámico de mostrar a sus miembros británicos. Y es que muchos jóvenes de Gran Bretaña, que no logran adaptarse a la sociedad, deciden unirse a la lucha del yihadismo. Según la BBC, este año la policía británica ha arrestado a 69 personas sospechosas de intentar viajar a Siria para combatir en la yihad. Por esa razón, el primer ministro británico, David Cameron, propuso esta semana nuevas leyes que concedan a la policía la facultad de confiscar pasaportes de británicos a las personas de las que sospeche que han viajado al extranjero para combatir con grupos terroristas. Otro de los países que más estaría ‘exportando’ jóvenes para las filas del Estado Islámico es Francia. De hecho, por estos días se está acelerando en el Parlamento la aprobación de una ley francesa para retener pasaportes; al tiempo que el Gobierno ha incrementado las detenciones de adolescentes cada vez más jóvenes que realizan planes para unirse a la yihad. Estados Unidos, por su parte, trata de identificar a yihadistas potenciales al comparar los patrones de viaje con los de las personas que de antemano se han sumado al terrorismo, según lo indicó un funcionario antiterrorista que pidió el anonimato.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad