Estados Unidos vivió este miércoles una nueva jornada de protestas contra el racismo

Escuchar este artículo

EE.UU. vivió este miércoles una nueva jornada de protestas contra el racismo

Agosto 27, 2020 - 01:45 p. m. Por:
Agencia AFP
Protestas en Kenosha

En Kenosha, Wisconsin, donde Jacob Blake recibió siete disparos a manos de un policía blanco, manifestantes se congregaron en la noche para protestar en rechazo a ese hecho.

Agencia AFP

El caso de Jacob Blake, un ciudadano negro que recibió siete disparos a quemarropa por parte de un policía blanco, reavivó la ira contra el racismo en Estados Unidos, con nuevas protestas el miércoles por la noche y un boicot de los jugadores de la NBA.

Una precaria calma reinó la mañana de este jueves en Kenosha, Wisconsin, en el norte del país, donde se esperan refuerzos federales de policías y soldados de la Guardia Nacional, luego de que el martes por la noche enfrentamientos entre manifestantes y grupos de autodefensa dejaran dos muertos y un herido grave.

Un adolescente de 17 años, que había publicado en redes sociales numerosos mensajes de apoyo a la policía y exponía su afición por las armas, fue arrestado el miércoles y acusado por los asesinatos. Se sospecha que abrió fuego contra manifestantes con un rifle de asalto.

Lea además: Huracán Laura deja una víctima mortal, daños e inundaciones a su paso por Luisiana, EE.UU.

La ciudad de Kenosha es escenario de manifestaciones con disturbios desde el domingo, cuando un policía blanco le disparó siete veces por la espalda a un hombre negro de 29 años, Jacob Blake, ante la mirada de sus tres hijos. 

La noche del miércoles, cientos de personas volvieron a desafiar el toque de queda impuesto por las autoridades para rendir homenaje a las dos víctimas, pero contuvieron su ira.

"Todo el mundo está esperando que salgamos con furia, que nos volvamos locos en la cuarta noche, pero estamos haciendo una protesta pacífica como se supone que debemos hacer", dijo Big Homie Trail, un músico que participó en la protesta. 

La noche fue más caótica en Oakland, California, donde un tribunal fue atacado; y en Minneapolis, Minnesota, donde cerca de 20 negocios fueron saqueados y vandalizados en medio de un rumor infundado de un nuevo acto de brutalidad policial. 

Esa ciudad está a flor de piel desde el 25 de mayo, cuando George Floyd, un afroestadounidense de 46 años, falleció asfixiado por un agente blanco durante su arresto. Esa muerte violenta desató una ola de protestas a favor de los derechos civiles sin precedentes en décadas

El mundo del deporte, "harto"

El movimiento se había atenuado en las últimas semanas, pero el caso de Jacob Blake reabrió las heridas. Blake sobrevivió pero se teme que quede paralítico, según su abogado. 

El Departamento de Justicia anunció el miércoles por la noche que va a abrir una investigación por posible violación de los derechos civiles contra el agente Rusten Sheskey, que disparó contra Blake.

Por el momento, Sheskey fue despedido, pero no ha sido arrestado ni acusado.

Las imágenes de los disparos contra Blake provocaron una movilización sin precedentes en el mundo del deporte, iniciada por el equipo de baloncesto Milwaukee Bucks. Sus jugadores boicotearon un partido y obligaron a la NBA a posponer varios otros juegos el miércoles. Y la iniciativa se expandió por la liga.

"Exigimos un cambio. Estamos hartos de esto", escribió en Twitter la estrella de los Los Angeles Lakers, LeBron James, poco después de la decisión de los Bucks.

Según varios medios, los Lakers y Los Angeles Clippers han votado a favor de abandonar la temporada de la NBA.

Por otra parte, la tenista japonesa Naomi Osaka anunció el miércoles que no iba a jugar en la semifinal del torneo de Cincinnati prevista el jueves. 

"Antes que deportista, soy una mujer negra. Y como mujer negra siento que hay asuntos mucho más importantes que necesitan inmediata atención, antes que verme a mí jugar tenis", afirmó Osaka, de 22 años, cuya madre es japonesa y su padre, haitiano.

Tras la decisión de la jugadora, el torneo decidió aplazar las semifinales al viernes, y Osaka anunció finalmente que sí jugará ese día.

También se han pospuesto partidos de fútbol y béisbol. 

"Ley y el orden"

El gobierno de Donald Trump prefirió centrar su discurso en la violencia cometida al margen de las manifestaciones. 

En el tercer día de la convención republicana, el inicio oficial de la campaña de reelección del multimillonario de Nueva York, el vicepresidente Mike Pence pintó un panorama sombrío de una elección en la que "la ley y el orden están en juego".

Donald Trump confía en este eslogan para ganar un segundo mandato el 3 de noviembre. "No toleraremos saqueos, incendios, violencia y anarquía en las calles estadounidenses", tuiteó el miércoles, sin decir una palabra sobre Jacob Blake o las víctimas de la violencia en la protesta. 

Está previsto que el mandatario pronuncie un discurso desde la Casa Blanca el jueves por la noche para aceptar la nominación de su partido como candidato. 

También se prevén protestas en Washington, donde se espera igualmente que decenas de miles de personas participen el viernes en una manifestación por la igualdad en el 57 aniversario del discurso histórico del líder de los derechos civiles Martin Luther King Jr.

La campaña de Trump ha pintado las protestas contra la brutalidad policial que sacuden al país desde la muerte de Floyd como una amenaza de la extrema izquierda. Su rival demócrata Joe Biden pidió el miércoles el fin de la violencia.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS