Robo de computadores de carros está disparado en Cali, claves para que no sea otra víctima

Octubre 14, 2022 - 11:55 p. m. 2022-10-14 Por:
Redacción de El País
Robo de computadores de carros

as bandas dedicadas al hurto de autopartes por lo regular aprovechan la noche o cuadras con poca iluminación para robar los computadores de los vehículos. Es posible instalar sistemas de protección. Se meten debajo del carro y abren el capó halando la guaya.

123rf - El País

Los videos de delincuentes que se roban los computadores de los carros en las principales ciudades de Colombia pululan en Twitter. En promedio, los ladrones tardan 45 segundos para cometer el hurto. Les basta agacharse debajo de los carros, halar la guaya del capó, abrirlo, y arrancar el computador, que luce como una especie de disco duro de un pc antiguo; una caja metálica.

“Dependiendo de la marca y el modelo del carro, el acceso a estos computadores es sencillo. Están robando sobre todo los carros Kia. El computador de ese carro lo sostiene el soporte del filtro del aire, así que se lo llevan con todo. Es fácil de sacar: basta desconectar unos cables. A veces los ladrones hacen más daño y cortan todos los cables”, dice Robinson Salazar, mecánico.

El computador de los carros en realidad se llama Modulo de Control Electrónico. Es el centro desde donde se maneja la inyección electrónica del vehículo. Y dependiendo del modelo, la marca, es su costo: es un repuesto que cuesta entre 800 mil y 4 millones de pesos. Y poco se consigue. Por eso, en parte, está en la mira de las bandas dedicadas al hurto de autopartes.

Lea además: Dagua, sin ley ni orden: hombres bajan de una grúa motos que habían sido inmovilizadas

La Policía ha recuperado 286 carros robados y
834 motos.  En agosto capturó a tres hombres señalados de hurtar los computadores de carros.

Detrás del incremento del robo de los computadores se oculta una problemática mundial: la escasez de componentes electrónicos que ha afectado a la industria de las consolas de videojuegos, los celulares y también, por supuesto, los carros: Toyota y General Motors, por ejemplo, redujeron la producción de sus vehículos en algunas fábricas.

Tras la crisis de los componentes electrónicos está la alta demanda de los mismos, pero también la pandemia del coronavirus, el cierre en su momento de fábricas y de los puertos para despacharlos, así como la escasez de contenedores. En otras palabras, si a alguien se le daña el computador de su carro, difícilmente lo conseguirá en los concesionarios o importadores de repuestos. Ante esa demanda, y la poca oferta, los delincuentes están actuando.

“El robo de computadores de carros es un fenómeno que se ha venido presentando en Colombia desde 2021, debido a esa escasez de piezas de reposición. Son artículos de alto valor, pequeños, de fácil acceso, y las bandas se han especializado en hacer robos muy rápidos. Además de la Kia, las marcas más afectadas son las más comerciales, las que más venden: Mazda, Chevrolet, Renault, Suzuki”, comenta Carlos Andrés Pineda, el presidente ejecutivo nacional de Asopartes.

Lea también: Muere en Cali presunto ladrón al intentar robar la camioneta desde la que le dispararon

Según los datos de la Policía Metropolitana, en 2022 en Cali se han robado 1251 carros; como si acaso eso fuera de lo más fácil, un asunto de todos los días. Las cifras del robo puntual de autopartes no están tan claras. No todas las víctimas denuncian. Entre los que se dedican a ese hurto están los habitantes de calle, pero también bandas que surten toda una industria que hay detrás y a veces, a los ojos de todos.

"Comprar artículos robados es fomentar una industria que tiene sangre en las manos"
Carlos Andrés Pineda
Presidente de Asopartes

Pese a que en las ciudades se conocen los sitios donde van a parar los repuestos de los vehículos que se roban, las autoridades enfrentan una dificultad que les toma meses resolver: comprobar que los repuestos de segunda que se venden en el centro de Cali y otros sectores son hurtados. La ley permite la venta de autopartes usadas.

“Las bandas que se dedican al robo de carros y autopartes conocen esa ley y la aprovechan. Como en Colombia está permitida la venta de repuestos usados, lo que hacen los reducidores es comprar en el mercado legal remates de carros que han declarado en pérdida total, y con esas facturas, respaldan las autopartes robadas. Compran un repuesto de manera legal, con factura, pero venden 20 robados. Es una práctica común que dificulta la labor de las autoridades para determinar que un repuesto es robado”, explica Carlos Andrés Pineda, el presidente ejecutivo nacional de Asopartes.

La entidad, en reiteradas ocasiones, se ha pronunciado frente al tema: en un país donde aún no es posible hacer trazabilidad de las piezas de los carros, propone que no se permita la venta de repuestos usados, una medida que a su vez afecta el libre mercado, por lo que no es tan sencillo de hacerla realidad.

Para cuidarse, de nuevo hay que recordar la frase de un exalcalde: “no dar papaya”. Y eso se traduce en no dejar el carro en la calle, usar los parqueaderos públicos o privados, evitar sitios sin iluminación y sin vigilancia. También es posible instalar sistema de protección para los computadores del carro. Se trata de cubiertas de acero, que funcionan como ‘caja de seguridad’ para evitar el acceso del delincuente al repuesto más apetecido en el mercado de lo robado por estos días.

VER COMENTARIOS