¿Por qué las Farc dicen que el proceso de paz no está en su recta final?

¿Por qué las Farc dicen que el proceso de paz no está en su recta final?

Septiembre 02, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

El grupo guerrillero dijo que no es cierto que esté cerca la firma de la paz y rechazó la creación del comando de transición que anunció el Gobierno.

Los mensajes contradictorios enviados en los últimos días por el presidente Juan Manuel Santos y la delegación de las Farc sobre los diálogos en La Habana, ponen de manifiesto que las partes no están de acuerdo ni siquiera en los puntos de la agenda que se suponía que estaban ya aprobados.Así lo han señalado algunos analistas consultados por El País, que ven con preocupación que mientras el Gobierno intenta poner el pie en el acelerador para pasar esta página violenta en la historia de Colombia, el grupo guerrillero insiste en aplicarle el freno de mano a la ilusión de paz de los colombianos.El desconcierto se originó por las declaraciones entregadas el lunes por Iván Márquez al reinicio de los diálogos en Cuba, en las que pidió “una reunión de emergencia que permita repasar y esclarecer el sentido de lo pactado” ante las supuestas “tergiversaciones” y “reconceptualizaciones” que viene haciendo el Gobierno de lo convenido.Esto a raíz de las palabras del presidente Santos en las que afirmó que el fin del proceso está cerca y de su anuncio de la creación de un comando de transición que, según ‘Márquez’, no se consultó con ellos “como si la visión de la contraparte no tuviera valor”.“No estamos en la recta final; altos funcionarios del Gobierno están creando la sensación de que con la visita de las primeras víctimas del conflicto y la presencia del general Javier Flórez y de un grupo de coroneles en La Habana, lo que sigue por añadidura es la entrega de las armas y la desmovilización de la guerrilla”, aseguró el jefe guerrillero.Agregó ‘Márquez’ que: “En desarrollo de esta ficción, el presidente Santos anunció la creación de un comando estratégico de transición que estaría encargado de supervisar cómo es que vamos a hacer esa transición, cómo es que vamos a supervisar la desmovilización del enemigo y cómo supervisar y garantizar la entrega de las armas. Atrevida argumentación si se tiene en cuenta que ninguno de estos asuntos ha sido tema de debate en las conversaciones”.El vocero de las Farc reiteró que palabras como ‘transición’, ‘desmovilización’ y ‘entrega de armas’ no existen ni en la gramática del acuerdo de La Habana ni en el lenguaje de la guerrilla y aseguró que el Gobierno está creando falsas expectativas. Igualmente, pidieron la visita a Cuba del ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, para entregarle las apreciaciones del grupo guerrillero “sobre lo acordado”.Un paso adelante, dos atrásDe acuerdo con el politólogo Vicente Torrijos, el Gobierno tiene que sembrar en la ciudadanía la idea de que la paz está cerca porque ese es el núcleo sobre el cual fue reelegido Santos; mientras las Farc tienen la sartén por el mango en materia de tiempos y no van a darle luz verde al proceso antes de las elecciones regionales de octubre del 2015.“Las Farc no aspiran a ganar el voto popular porque son muy impopulares, pero sí intentan hacer alianzas y mostrarse como interlocutor legítimo del Estado y todo lo que ocurra antes de esa fecha será muy inestable”, dijo Torrijos. Estas diferencias tan marcadas, según el exfiscal general Alfonso Valdivieso, no deben preocupar al país “porque desde un primer momento sabíamos que habría declaraciones de ese corte de parte de las Farc; lo que se ha llamado en un lenguaje prosódico: ‘tragar sapos’.“Las Farc tradicionalmente han tenido unos tiempos diferentes a los de los gobiernos con los que ha adelantado procesos; para ellos el tiempo no corre al mismo ritmo del Estado, pero es indudable que el Presidente tiene razón cuando dice que el proceso avanza rápidamente porque se han discutido temas tan cruciales como la tenencia de la tierra, la participación en política y el narcotráfico”, dijo el exfiscal.Entre tanto el exministro Camilo González aseguró que este forcejeo es normal y que el Gobierno quiere acelerar el paso y tiene como estrategia ir generando algunas condiciones, mientras las Farc tratan a su vez de maniobrar para ganar tiempo y conseguir recursos o elementos a su favor.“Independiente de todo eso, el proceso está andando y quizá verá la luz verde por allá en octubre del 2015; el ritmo y los tiempos no dan para pensar que habrá acuerdo pronto. Además, hay unos asteriscos en los puntos ya acordados que se llaman ‘pendientes’, que no están cerrados y el Gobierno cree que esos pendientes serán manejables y las Farc esperan también sacar provecho de esos puntos sin definir”, agregó.El problema, dicen los analistas, es que en este forcejeo de intereses la sacrificada sigue siendo la esperanza de los colombianos por empezar a andar por el sendero de la paz.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad