Más de 4000 delitos en Cali han sido cometidos por menores

Escuchar este artículo

Más de 4000 delitos en Cali han sido cometidos por menores en lo corrido del año

Septiembre 15, 2019 - 11:45 p. m. Por:
Redacción de El País
Más de 4000 delitos han sido cometidos por menores en Cali, en lo que va del 2019

En la imagen, unos jóvenes protagonizan una riña a la altura de la Calle 5 con Carrera 10. En Cali han sido aprehendidos 513 menores por diferentes delitos.

Foto: Archivo de El País

El caso de un joven de 15 años que secuestró, torturó y violó a un niño de 11 años en Dagua, Valle, hecho por el que fue detenido el jueves de la semana pasada, solo es uno entre tantos delitos cometidos por menores de edad en Cali y su área metropolitana: 4551 en total en lo corrido del año, según indicadores del Grupo Judicial de Infancia y Adolescencia de la Policía.

El jefe de esta sección, el capitán Jhon Jairo Barrera, anotó que por estos delitos las autoridades han detenido solo a 513 menores en la ciudad y sus municipios circundantes.

“Los hechos por los que se han dado mayores aprehensiones son por tráfico y porte de armas, con 135 capturas, así como todo lo referente a detención por tráfico y fabricación de estupefacientes, con 93 casos”, anotó el uniformado, quien explicó que las bandas delincuenciales suelen instrumentalizar a los menores para cometer crímenes, dado que la condena máxima para ellos es de ocho años, así hayan cometido múltiples delitos, así sean de gravedad.

Otra cifra que llama la atención es que hasta la fecha, 16 menores han sido detenidos por homicidio, y 17 por cometer violaciones sexuales.

“A los menores que son aprehendidos se les puede brindar el restablecimiento de sus derechos por medio de Bienestar Familiar o dejados a disposición del Sistema de Responsabilidad Penal para Adolescentes Infractores para pagar su condena en los centros de atención especializada de Buen Pastor y Valle del Lili”, indicó.

Lea además: Joven de 15 años, señalado de secuestro, tortura y violación de otro menor en el Valle

Adalberto Sánchez Gómez, director de Cisalva (instituto que investiga la prevención de la violencia), explicó que la causa de la violencia entre jóvenes se debe a la situación de vulnerabilidad en la que están inmiscuidos, lo que impide su acceso a la educación, salud y oportunidades de trabajo.

Pero destacó los resultados de la estrategia ‘Jóvenes sin fronteras’, sobre tratamiento integral de pandillas y que es llevada a cabo por el Instituto en conjunto con la Secretaría de Paz y Cultura Ciudadana.

Se trata de un programa que se viene implementando desde hace tres años en barrios críticos del oriente y la ladera de Cali, tiempo en el que cerca de 2200 jóvenes que hacían parte de pandillas han participado de la iniciativa, aparte de que los homicidios asociados a pandillas bajaron de 214 en 2016 a 87 en 2018.

“Alrededor del 23 % de ellos están vinculados a oportunidades laborales en empresas locales o iniciativas de emprendimiento”, señaló el experto. “Aun así, para afrontar este fenómeno de la violencia se deben combinar dos cosas: la inversión social, que mejora las dinámicas de comportamiento, y mantener una condición de seguridad adecuado con un debido pie de fuerza”.

Agregó que pese a que hay una percepción ciudadana negativa sobre una justicia que es juzgada como laxa y con penas suaves, “esto solo es la punta del iceberg, el resultado de muchos factores que están por debajo”.

“Más allá de hablar de punición, debemos hablar de reinserción dentro de unas condiciones sociales que apunten hacia una mirada de respeto a la norma y el deber ciudadano. Si somos capaces de entender eso, no necesitaremos de esa punición y castigo que reclama la percepción negativa de las personas”.

Otra situación que preocupa son los menores víctimas de esta y otras violencias en la ciudad, que ya lleva 83 víctimas mortales, como el caso de un niño de 2 años que falleció el miércoles pasado en medio de un atentado que iba a dirigido a su padre (que solo resultó herido) en el barrio 7 de Agosto, oriente de Cali.

A esto se suma que en Cali haya en curso 651 denuncias por violencia intrafamiliar y 631 por acceso carnal violento.

Para la socióloga Rosalina Vanegas, “el entorno familiar genera, en algunos casos, un tipo de violencia hacia los hijos, bien sea en el trato o en la forma de corregirlos. Es algo que ocurre bastante en los estratos más vulnerables”.

Agregó que “padres que también tienen un historial criminal o de consumo de drogas detrás suyo tampoco contribuyen a la formación de los niños, quienes buscan otros espacios en la calle para vivir en libertad fuera de la norma familiar”.

De acuerdo con Vanegas, es en los grupos delincuenciales en donde estos jóvenes suelen encontrar un respaldo mayor al de su familia. “Se trata de buscar un reconocimiento dentro de estos grupos, de sentir que son útiles”, explicó.

Joven de 15 años, señalado de secuestro, tortura y violación de un niño de 11 años en Dagua
Caso

El caso del joven de 15 años que secuestró, torturó y violó a un menor de 11 años ocurrió en el corregimiento El Danubio, en Dagua, Valle.

Según las autoridades, la víctima sufrió lesiones por las que tuvo que ser intervenido quirúrgicamente. El niño inició el proceso para el restablecimiento de los derechos vulnerados con acompañamiento del Bienestar Familiar.

En cuanto al joven de 15 años, quedó a disposición del Sistema de Responsabilidad Penal para Adolescentes Infractores y se ordenó medida de aseguramiento en un centro de atención especializado.

Lea además: Joven de 15 años, señalado de secuestro, tortura y violación de otro menor en el Valle

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad