Asesinan a niño de 6 años y a su bisabuela en Palmira

Asesinan a niño de 6 años y a su bisabuela en Palmira

Junio 06, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

Los hechos, en los que también resultó gravemente herida la abuela del pequeño, se registraron, al parecer, la noche del domingo, en el barrio San José. Comandante de Estación Palmira calificó de aberrante el caso que tiene conmocionado a los palmiranos

En un hecho que causó consternación y estupor en la ciudad, un menor de 6 años y su bisabuela de 78 años aparecieron muertos la mañana de este lunes, al interior de su residencia ubicada en el barrio San José, al oriente de Palmira.En el mismo caso también resultó gravemente herida la abuela del pequeño quien fue trasladada al hospital San Vicente de Paúl donde está bajo observación médica y con custodia policial, después de ser intervenida de una herida profunda en el cuello causada, al parecer, con arma blanca.Por esta razón, el comandante de la Estación Palmira, mayor Raúl Gutiérrez, indicó que hasta tanto la Policía Judicial y la Fiscalía adelantarán la respectiva investigación y entregaran un informe oficial no se podría pronunciar sobre cómo se registraron los crímenes.Pero, el alto oficial calificó de “aberrante” el caso e hizo un llamado a la comunidad palmirana para dé información que permita sacar adelante la investigación.Sin embargo, las primeras luces sobre este terrible insuceso las dio precisamente el padre del menor asesinado, John Jairo Díaz.Según dijo, el sábado a las 4:30 de la tarde salió en compañía de su esposa Martha Lucía Jiménez, quien trabaja en oficios varios y su segundo hijo, que aún no cumple el primer año de vida, a una reunión donde unos familiares en Cali.En la casa, ubicada en la carrera 8E y demarcada con el número 32-37, quedaron su bisabuela, Isabel Ramos, de 78 años de edad, su hijo mayor Yusti Alfredo Díaz, de 6 años, su madre, Isabel Rocío Rosero y su hermana Aura Cecilia Díaz, quien aunque tiene una niña, por esos días la había dejado donde los abuelos paternos.“Dejamos a Yusti porque era la compañía de mi bisabuela, ella se enojaba mucho si nos lo llevábamos, entonces él se quedó. Ella lo adoraba y tenían una relación muy estrecha”, señaló John Jairo con voz trémula.Agregó que el domingo en la noche, su hermana Aura Cecilia se fue a una fiesta de una primera comunión y llegó alrededor de las 3:00 de la mañana a la casa.“Ella entró pero no notó nada extraño y se fue a dormir”, anotó John Jairo quien reveló que fue su padre, Oliver Díaz, de 55 años, albañil de profesión, el que encontró a su madre, Isabel Rocío, de 47 años de edad, con una herida en el cuello y la llevó al centro hospitalario.“Mi padre llegó a las 11:30 de la noche del domingo a la casa, él arrimó por la moto y entonces encontró a mi madre muy mal, con una herida en el cuello y llena de sangre, la condujo al hospital, pero no nos llamó ni a mi hermana ni a mi, por eso, cuando ella se levantó ayer en la mañana, hacia las 6:00, encontró al niño muerto en la cama y no vio a mi abuela, entonces llamó a la policía”, manifestó John Jairo quien trabaja arreglando computadores y da clases personalizadas de sistemas.Visiblemente abrumado reconoció que le parecía muy extraño que su padre no hubiera tratado de comunicarse con ninguno de ellos para informarles lo de su madre.Expresó que su progenitor no dormía en la misma casa, con su madre, sino en la casa de enseguida.Dijo también de que estaba convencido de que su hijo, al igual que su bisabuela, quien apareció en un baño de la casa, murieron por inmersión.“Antes de que llegara la policía yo vi el cuerpo de mi niño en la cama, junto a ella, en el suelo, estaba su camiseta mojada. Lo que creo es que me lo ahogaron en el tanque y después lo tiraron en la cama. Si era que iban a robar porque no los amordazaron y ya, pero no matar a un niño y a una anciana. El era la adoración de la casa y soñaba con ser futbolista”, indicó ahogado por el llanto, al tiempo que reveló que su bisabuela era pensionada y mañana martes iba a recibir la mesada.Lo extraño del caso es que los asesinos no se llevaron nada de la casa, ni dinero, ni ningún otro elemento de valor, según confirmó el padre del pequeño.Reiteró, igualmente, que le parecía muy curioso que ninguno de los vecinos hubiese visto, ni escuchado nada.Una de las versiones que trascendió ayer era que la anciana había sido víctima de un robo en días pasados y ella habría denunciado al delincuente, quien habría sido encarcelado.“Parece que es eso, pero hay muchas hipótesis, aún no se tiene nada concreto, yo sólo espero que cojan a esos malditos”, insistió John Jairo.Ayer, en horas de la tarde, la Fiscalía volvió al lugar de los hechos para tratar de allegar más pruebas, pues los delincuentes mezclaron varios elementos con el fin de crear incoherencias y distorsionar la investigación.“Me dijeron que iban a volver a revisar porque habían unas incoherencias y así poder establecer cómo realmente murieron mi hijo y mi bisabuela”, señaló.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad