Lisandro Meza, el hombre que le ha puesto sabor a la Feria de Cali durante 60 años - Feria de Cali 2017

Lisandro Meza, el hombre que le ha puesto sabor a la Feria de Cali durante 60 años

Noviembre 26, 2017 - 08:00 a.m. Por:
Meryt Montiel Lugo, editora Equipo de Domingo
Lisandro Meza, cantante.

Lisandro Meza, cantante.

Especial para El País

1. Tributo a un grande

El 2017 ha sido un año especial para el maestro Lisandro Meza: cumplió en septiembre pasado 80 años de vida, festejó sus 60 años de matrimonio con la 'Niña Luz' y celebra seis décadas de trayectoria artística.

Precisamente, por esos 60 años de poner a gozar con su música a los colombianos y a muchos otros de sus seguidores en el mundo; por ser uno de los artistas que ha logrado posicionar el mayor número de temas como Disco de Feria en la máxima fiesta de los caleños, Corfecali le hizo un reconocimiento durante la velada de lanzamiento de la Feria de Cali.

Para Luz Adriana Latorre, directora de Corfecali, que Lisandro Meza y la Feria de Cali estén cumpliendo 60 años es una maravillosa coyuntura que hay que resaltar. Además, el reconocimiento al artista es porque su agrupación es una de las que mayor éxito acumula en esta fiesta caleña junto al Grupo Niche y Guayacán, por eso los tres grupos fueron protagonistas en este abrebocas de la Feria.

Por si fuera poco, "la música de Lisandro tiene sabor a diciembre, a feria". Éxitos como 'La Cumbia del Amor', 'Estás Pillao', 'La Cumbia de los Locos', 'El Hijo de Tuta', 'El Niño Majadero', 'La Matica', siempre están presentes, al igual que muchos de sus otros éxitos, desde que el maestro hizo parte de Los Corraleros de Majagual.

Y las nuevas generaciones también gustan de sus canciones porque hacen parte de lo que lo que se acostumbra a escuchar cuando llega diciembre, la Navidad, la Feria de Cali. "Todos los éxitos lo han mantenido vigente no solamente en Cali y Colombia, sino en el mundo entero", destacó Latorre.

Antes del tributo que se le rindió en Cali, con la simpatía y sencillez de siempre, el maestro sucreño atendió a El País en la habitación del Hotel Royal Plaza donde se hospedó:

¿Qué ha significado Cali y su Feria en su vida artística?

Ha significado un trampolín para mi carrera porque acá presenté mis primeros éxitos, a la gente le gustó y seguí haciéndole canciones a Cali, como al son que me toquen bailo, me di cuenta del ritmo que le gustaba a los caleños.

Primero gozamos con 'El Polvorete', después con 'Las Tapas', luego vino 'La Bella' y posteriormente, me metí un poco a la salsa con 'Estás Pillao' y 'Baracunátana'. Le cogí el swing a la gente del Valle del Cauca.

¿Y cuál es ese swing de la gente del Valle del Cauca?

Le gusta la música tropical y la salsa, pero yo toco una salsa en acordeón, por eso, los salseros para discriminarme decían que eso era una raspa y esa raspa es la que los representa aquí y allá. Ese es el lenguaje que uso.

Y cuando yo canto todo el mundo se ríe por las cosas que digo y porque entienden el folclor. Mi estilo lo metí en el mundo. Como por ejemplo: (Canta a capella: No llevo para mi casa una mujer baracunátana…); El Niño Majedero, El Hijo de Tuta, me salgo del paseo y me inventé el estilo que llamo LiMeza y que vendo por todas partes del mundo.

Hay registros de cuatro temas suyos como éxitos en la Feria. Usted dice que son más porque no contaron Estás Pillao…

Bueno, eso hay que preguntárselo a las discotiendas. Aunque que por concurso dicen ganó uno y que ganó otro, los de las discotiendas me dicen, tú no te preocupes, no le pares bola a eso.

El Disco de la Feria siempre se lo gana Lisandro Meza porque nosotros somos los que vendemos la música acá y tú eres el que siempre ganas, pero como tú eres siempre tan callado, que ni dices nada, que ni discutes. Y les digo ¿y pa' qué? Yo estoy seguro de lo que hago (risas).

¿Por qué se relaciona su tema 'El Polvorete' con Cali?

Por lo que hace el gallo, ¿no? (Canta: ¿quién pudiera tener la dicha que tiene el gallo? Ay, racata pun chin chin y el gallo sube y echa su polvorete) ahí es donde está el veneno. Sí, esa canción me entronizó en Cali.

Después vino 'Estás Pillao' o fue 'La Bella' (canta: a la bella bella, bella va, que me voy, que me voy, que me vine por ver no más…). Bueno, ese sonsonete le fue gustando a la gente porque es un 6 x 8 y como le dije, al son que me toquen bailo.

¿Cómo nacieron Las Tapas, uno de sus más grandes hit?

Las Tapas nacieron una vez que veníamos con Los Corraleros de Majagual de Fundación. En el camino recogimos a una joven con un niño que iba para un pueblo que se llama Media Tapa, cuando llegamos allí pregunto yo: ¿y dónde queda la tapa entera? (risas).

Entonces llegaron los que venden galletas, pasteles, los pequeños comerciantes. Uno estaba vendiendo chicha y la destapó, como yo venía con un guayabo le dije que me diera un vaso de chicha y se le cayó la tapa de la olla. Le dije: tapa la chicha antes de que le caiga una mosca.

Estaba Calixto Ochoa y le dije, dame las tapas Calixto y me contestó una grosería, esa charada le dio risa a todos. Me di cuenta que había una malicia en eso. Me quedé callado y saqué la grabadorita. Entonces de Aracataca a Barranquilla me puse a hacer la canción.

Y fue éxito mundial…

Sí, sí, eso fue la locura, la locura. Imagínese que un trompeta de Roberto Torres me la tradujo a un dialecto bamba bamba, africano, y yo lo grabé y eso en el África pegó.

Y lo que me gustó a mí: los negritos africanos pidiéndome autógrafo en las calles. Pedirle autógrafo a un artista latinoamericano allá, en Ruanda. Eso es bastante teso, porque eso es lejos.

"El Rey sin Corona"  lo llamaron por mucho tiempo porque no quedó rey vallenato en un festival en Valledupar, el jurado eligió a 'Colacho' Mendoza y hubo protestas por parte del pueblo. Mucho tiempo, en 2005, la Universidad del Cesar le hizo un acto de desagravio…

Sí, me llamó la Universidad del Cesar, la directiva y los profesores decidieron darle la corona a Lisandro Meza. Me invitaron, charlé con ellos del folclor, me gustaron todas las cosas bellas que hablaron: me dijeron perdona si de pronto te sentiste humillado.

Yo no me sentí humillado, pero sí discriminado, porque dijeron en ese entonces que yo no me podía ganar un festival vallenato porque yo era sabanero (de las sabanas de Sucre).

Decían que yo no sabía tocar vallenato, que no sabía tocar esa música. Entonces, me dije, ahora verán: grabé El Guayabo del Ayer (canta: Con un guayabo llegué a La Y, emparrandao a Sahagún entré), puro éxito (risas).

E impuso su propio estilo…

Después hice muchas cosas: un ritmo propio como el Cumbión: 'Las Tapas' es mi primer cumbión y fue un súper éxito. Después hice salsa en acordeón, el primero fue 'Entre Rejas' (canta: me has olvidado me has engañado, hoy que me encuentro aquí entre rejas, cuando me cuentan tus aventuras con otros hombres allá en mi hogar, quítenmele el palo a Petra pa’ que no sea sinvergüenza, cuando yo me enamoré de ti yo no pensaba que eras así mamá)…

Después 'Baracunátana' (Canta: No llevo para mi casa una mujer baracunátana); después (Canta: te estoy vigilacunando desde hace tiempo cuná: pa pa pa, pa, pa, pa, pa), o sea 'Estás Pillao'. Y un tema mío, un vallenato cantado por Los Hermanos Zuleta ganó un Grammy y yo nunca dije nada. Esa composición, Canta Vallenato es mía y soy sabanero.

¿Cuántas canciones cree que ha compuesto?

Como 400 canciones y he grabado como 300. Que una canción que uno hizo motive a la gente a comprarse una botella de whisly, a tomársela, o que la canten, que la bailan, que la pongan en serenata eso es bonito para uno como compositor e intérprete.

¿Esa picardía que pone en muchas de sus canciones es porque usted siempre ha sido así o porque le dio resultado y ahora es una estrategia de mercadeo?

No, no, yo siempre he sido así por lo costeño, y el folclor tiene mucha malicia. Cuando por ejemplo salió 'Las Tapas'  pensaron que las tapas son las nalgas, no. Las tapas son unas latas (risas), le cambian el sentido a las vainas (risas).

Hay otras que son canciones folclóricas: (canta: abuela por qué prefiere su agüita de tinaja, si se la sirven helada que todo le duele, porque el barro purifica y no envejece a la gente (bis), por eso es que mi abuelita tiene completo los dientes/ En totuma, agua de tinaja). Las canciones tienen que hacer reír o llorar o sino, la gente no le para bolas.

¿Usted le pide a Dios que no lo llame todavía, no?

Sí, yo le pido a Él que se demore un poquito más. Yo creo que Él se ríe con las cosas mías.

Con esos siete accidentes que ha tenido, como que ha querido llamarlo, pero después como que se arrepiente…

Él ha estado ahí y cuando ocurren los accidentes le digo: ¿qué te pasó? ¿Dónde estabas? ¡Quihubo! Yo siempre te evoco ¿y por qué te descuidaste? Yo le hago también mis reclamos.

¿Qué secuelas le han dejado los accidentes?

Cuando me caí de un tercer piso la pierna izquierda me la cargaron hasta aquí (señala hasta los hombros) y se me metieron unas varillas por aquí (muestra desde el cuello hacia el rostro) y mi hijo tuvo que sacarme con las varillas metidas. Por eso es que yo digo que Dios mete la mano.

Después con mi hijo tuve un accidente automovilístico, se me fracturó la pierna también y casi pierdo el brazo, por eso es que no toco el acordeón como anteriormente. A veces lo agarro para que la gente vea que todavía me acuerdo y que lo puedo tocar.

¿Cuánto tiempo se demoró para rehabilitarse el brazo?

Como seis meses. Cuando empecé a sacarle noticas al acordeón otra vez lloré, la Niña Luz lloró y los nietos lloraron. Se lo pedí mucho a Dios.

A usted lo capturan en 2008 por ser el presunto asesinato de una registradora de Morroa, Sucre, pero luego lo dejaron libre porque no tuvo que ver con eso. ¿Esos días en la cárcel fueron muy traumáticos para usted?

Fueron cinco días en la cárcel. Pero no fue traumático porque todos los presos pasaban conversando conmigo y yo les daba consejos, yo estaba tranquilo. El que anda con Dios no le pasa nada. Y no pasó nada.

Y el jefe de los que me calumniaron, el día que salí yo de la cárcel ese día le metieron a él 40 años, porque él sí era asesino y malo.

El hermano de la funcionaria que lo había señalado como asesino, dijo después que usted no tenía nada que ver con eso y que le quería ofrecer disculpas personalmente. ¿Se cumplió esa cita?

Sí, se hizo. Yo fui allá a la cárcel a visitarlo. Al hermano de la difunta. Él me mandó cuatro tipos para que fueran a matarme a la casa. Él mismo me lo dijo. Pero no, no me encontraron (risas).

¿Cómo pudo perdonar eso?

Los que cantamos, lo que hacemos canciones trabajamos es para divertir a la gente, no para hacerle daño a otra persona, jamás.

Es de los pocos personajes públicos que reconoce abiertamente su amistad con Pablo Escobar y ha dicho que fue un hombre humanitario. ¿Sigue conservando esa imagen de él?

Cuando yo lo conocí lo traté y me pareció una persona buena, amable y todo.

¿Es verdad que él le ofrecía ganado, que se lo pagara cuando quisiera. ¿Usted aceptó?

Sí, me ofrecía ganado, pero yo no, no. Porque eso hay que pagarlo, ahí es donde la gente cae. 100, 200, 500 reses eso hay que pagarlo. Yo dije que no.

¿Usted solo animaba las fiestas que él tenía?

Sí, y me hacía mis regalos, en esa época me daba $10 millones. Era muy buena plata. Y éramos amigos. Hizo (financió) una película que la pasaron ayer por el canal de aquí, Mariposa S.A., yo trabajé en esa película. Hacía del esposo de la dueña de un cabaret. Era el que ponía la música (risas).

Y también actuó en la famosa telenovela Gallito Ramírez y renunció. ¿Por qué fue la cosa?

Porque un director me regañó, quedé mal dos días de grabación pues estaba en el Ecuador, pero es que los aviones no llegan a tiempo. Le dije, 'nombe', lo mejor es que busquen otra persona. Y Carlos Vives (que era el protagonista de la producción) me dijo, no Lisandro, quédate y le dije, no, no, yo tengo mucho trabajo.

¿En esa época le gustaba La Niña Mencha (Margarita Rosa De Francisco), no?

Ayyy, ¿y a quién no le gusta ella? (risas).

¿Aún se pone rojo cuando las mujeres lo seducen?
Me pongo morado (risas).

Por todas esas enamoradas es que ha tenido sus tropezones…

Es que hay muchas mujeres que llegan y uno tiene el traguito en la cabeza, mujeres bonitas, que lo abrazan a uno. Ajá el pelao que es llorón y la mamá que lo pellizca (risas). Pero no me aprovechaba de la fama para hacerle daño a una mujer, no. El besito y tal, y pa' mi casa. Y con todo eso tuve siete hijos extramatrimoniales.

O sea, ¡tiene 14 hijos en total!

Catorce, pero todos reconocidos y educados. Y ellos se conocen. Tengo, por ejemplo, una hija en Nueva York que habla siete idiomas, Paola. Trabaja en el (Hotel) Marriot. Y tengo médico, abogado, artistas.

¿Cómo se entretiene cuando no está en su mundo artístico?

Me voy para la finca. Estoy cavando ahora una represa porque voy a sembrar pescao. Sembré plátano, maíz. Como fui un niño provinciano a mí esas cosas me gustan verlas, eso es bonito.

Antes de llegar al escenario, qué rutina hace? ¿Sigue tomándose sus traguitos?

Destapó la botella de Whisky, me tomó tres tragos antes de subir a la tarima y ya se siente uno en altura de viga (risas). Porque uno lidia borracho bueno y sano es teso (risas).

Cuando estoy cantando me tomo uno que otro pa' no bajar el temple, pero hasta ahí. Eso sí, terminó la tanda la orquesta y pa' mi hotel, no me voy a quedar en la calle parrandeando ni recibo trago a nadie, nada de eso.

Lisandro Meza y su agrupación

Lisandro Meza sigue con su buen sentido del humor y su prodigiosa memoria. La agrupación está conformada en su gran mayoría por familiares del artista. Su nieta Talina Lora Meza es su mánager.

Especial para El País

2. Hombre fructífero
Lisandro Meza y su esposa

“Mi esposa Luz María Domínguez, la que tiene nombre de reina, es la dueña del balón. Tengo con ella 7 hijos”, dijo Meza. Celebraron este años 60 años de casados.

Especial para El País

Luz María Domínguez de Meza, más conocida como "La Niña Luz", madre de 7 de sus hijos, reveló a El País que llegar a 60 años de matrimonio con un gran artista como Lisandro Meza, que ha recorrido el mundo y ha tenido tantas admiradoras que lo han asediado, ha sido no solamente gracias al amor, sino a que ella ha sido muy tolerante y ha sabido llevar su hogar.

A pesar de que con él ha sido "templadita" para espantarle las enamoradas, "pues a nadie le gusta que lo suyo se lo toquen", como comenta ahora jocosamente, el maestro tuvo 7 hijos extramatrimoniales.

A pesar de “los tropezones” de su marido, como comenta 'La Niña Luz', lo describe como un hombre serio, responsable, cumplido, que fue buen hijo y que es buen esposo y padre.

Por eso cuando él está en Los Palmitos, un pueblo de Sucre donde levantaron una de sus casas –la otra la tienen en Barranquilla– lo consiente dejándolo levantar tarde, hasta las 8:00 o 9:00 de la mañana y preparándole cada día lo que a él se le antoje.

"Él es muy exigente y le gusta que yo le haga las cosas. Yo tengo que decirle qué quieres comer hoy, porque a él le encanta el pescado, las viudas, el mote de queso, la cuajada de maíz biche, el bollo dulce, el queso, de todo, gracias a Dios, tú sabes que en la Costa comemos sabroso", comenta  esta mujer de 78 años, exalcaldesa de Los Palmitos.

Fuera de los escenarios, el maestro generalmente es un hombre tranquilo, al que no le gusta la bulla ni que los perros estén ladrando o neceando.

Le encanta oír radio, interviene su nieta y mánager Talina Lora Meza. "Tiene un radio que se lo ha llevado para todo el mundo, se le daña y lo manda a arreglar porque es de los de antes, de esos que tienen una antena larga que permite que le entren todas las emisoras".

Es un apasionado del ciclismo. Las vueltas a Colombia no se las pierde. Cuando Nairo (Quintana) o Rigoberto (Urán) están en competencia siente la emoción más grande del mundo, comenta Talina, quien lo describe, además, como un juniorista a morir, al que también le gusta seguir al América de Cali.

"Le gusta ver los concursos musicales en televisión, se llena de alegría al ver el talento que hay en Colombia. Mi abuelo ama tanto el folclor de nuestro país que cuando sus colegas triunfan en el exterior le produce gran felicidad, es como si le estuvieran dando a él los premios".

La admiración que siente por su abuelo, de quien dice, cada día aprende algo nuevo y le admira esa mente súper fresca, no la deja ignorar algunas que otras imperfecciones que tiene el maestro.

Es una persona que por la edad, es un poco terca, es lo que él diga, comenta. "Le da rabia que le digan mentiras o no le hagan caso. Si tú le desobedeces y no le haces las cosas cuando él dice, ¡uuyy! Él está acostumbrado a que todo el mundo le corra. Es un artista que a donde quiera que va la gente lo quiere atender y llega a la casa con las mismas... quiere que las cosas sean pa’'ya. Si él dice ya, es ya.Es lo único, del resto mi abuelo ni se siente, es súper fresco".

Los dos últimos de los siete accidentes que ha sufrido en su vida ya no le permiten montar a caballo como quisiera para recorrer Las Tapas, una de sus tres fincas, en donde ha cultivado maíz, plátano y en la que "estoy cavando una represa porque voy a sembrar pescao”, dice el maestro, aún lleno de sueños.

De éxito en éxito

En la Feria de Cali:
Se cuentan 4 éxitos del maestro como Discos de Feria, pero él dice que pueden ser más, porque no contaron, por ejemplo, 'Estás pillao'.

Ellos son:

Las Tapas (1980).
La Matica (1983).
La Bella (1990).
El Hijo de Tuta (2001).

Dato curioso
El maestro contó a El País que el tema de 'Las Tapas' se lo había dado al Joe Arroyo (que pertenecía a su agrupación) para que él lo interpretara, pero no le gustó la forma como lo hizo. Así que decidió cantarlo él
y fue un hit mundial.

Cómo nació Baracunátana
"Es la historia que un muchacho de Maicao me contó. Me decía que su mujer era baracunátana. ¿Qué es eso?, le pregunté. Y me respondió: una mujer que mete de todo, le gusta la 'vara', el perico y es cucharambí (lesbiana)".

Actuaciones
Según Julio Hernando Burgos, representante del maestro en Cali, en diciembre el artista se presentará en la ciudad así:
25: Plaza de Toros.
27: Tienda de Pedro.
29: Antiguo Parque del Amor.

Gira

Para 2018 ya tiene giras a Europa y Estados Unidos. El maestro aún no quiere alejarse de los escenarios. Y le pide a Dios que "se demore un poquito más" para llevárselo.

3. Músico versado
Lisandro Meza joven

Lisandro Meza aprendió a tocar el acordeón a escondidas de su padre.

Especial para El País

Nunca ha sido un jefe ‘hijuetuta’, por el contrario, cree que ha sido muy bueno. Procura que sus músicos -en su mayoría miembros de su familia– siempre "anden bien presentados, bien bonitos".

Para sus desplazamientos dentro de Colombia compró un bus grande que cuenta con doce camarotes, nevera, Tv. nevera y sala de prensa. "Lo único que le falta es la piscina, voy a ver si se la pongo en el techo", bromeaba hace unos años el maestro.

Demetrio Segundo Guarín, más conocido como 'Pipe' Guarín, da fe de lo que es trabajar al lado de 'El Sabanero Mayor'. "Es un magnífico músico, magnífico compañero, un magnífico director de grupo, solamente tengo agradecimientos para él, por su buen comportamiento y porque gracias a él, he mantenido mi trabajo fijo durante 50 años", dice el saxofonista y clarinetista.

El músico y compositor resalta de Meza que es una persona versada en la música: es cantante, acordeonero, arreglista, director, hace de todo en la música. Eso sin contar que toca la conga, la guacharaca, un poco la guitarra y la gaita. Por sus saberes y su conducta se ha ganado el respeto y el cariño de sus músicos.

Eso sí, cuando es de exigirles no tiene contemplaciones. Todos sus músicos, a pesar de tanta experiencia, tienen que tocar muy bien, ensayar dos veces a la semana y ser muy responsables con la puntualidad.

"Le molesta que el músico vaya mal uniformado, no quiere canosos en el grupo. Yo por ejemplo me pinto las canas porque Lisandro no quiere canas en la agrupación. A él le disgusta que el músico llegue peludo, mal vestido, con los zapatos sin embolar. Él en cuestiones de disciplina es muy estricto y yo admiro y respeto eso. No sé cómo vamos a hacer con las arrugas porque con las arrugas la vaina si está maluca", remata entre carcajadas Guarín Romero.

Por su físico y porque son de la misma región (es de Corozal también), Guarín relata riendo que lo confunden con el maestro. "La gente corre a abrazarme y las muchachas a darme besos. Al hotel me traen pollo, papa frita... bastante que he comido a nombre de Lisandro", revela el músico.

Lisandro Meza, cantante.

El cantautor que pone a gozar a los caleños cada temporada decembrina con temas como La Matica o El Hijo de Tuta, cumple 60 años de vida artística.

Videógrafo: Álvaro Pío Fernández / El País

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
0
Comentarios