Pirry en las tablas, de esto hablará hoy en el Teatro Calima

Pirry en las tablas, de esto hablará hoy en el Teatro Calima

Octubre 18, 2018 - 11:45 p.m. Por:
Isabel Peláez  - redactora de El País
Guillermo Prieto, 'Pirry' 02

“Mi mamá pasó de llorar por mí, al ver los pregrabados, a pedirme que la llevara a saltar en paracaídas. El orgullo de mi mamá por mí no lo paga mi sueldo”. Pirry.

Foto: Especial para El País

Pirry, el periodista más extremo de Colombia, admite que no ha vencido el miedo a la intolerancia, a la intransigencia y a la violencia. “Le tengo pavor a que una persona decida que tiene derecho sobre tu vida por sus ideas”, dice.

Para él es tan inexplicable eso como el haberse quedado sin trabajo porque el canal RCN canceló, a comienzos del año pasado, su espacio.

“Ya llevábamos 10 programas hechos, teníamos 22 personas contratadas, faltaban tres días para salir al aire, y después de haber invertido más de $1000 millones el canal nos cortó de un día para otro”.
“Se rumoró que la decisión tuvo que ver con unas investigaciones que estábamos haciendo sobre el senador Mauricio Lizcano, presidente del Congreso, y que le estaría haciendo el lobby a personas muy poderosas. Pero no tengo un papel que pruebe eso. Lo único que puedo decir es que me echaron sin explicación o con argumentos muy vagos”.

Para Pirry, quien pasó de ser un periodista que hacía deportes de riesgo a uno de denuncias extremas, entre Uribe y Santos se hizo a un buen material para sus programas. “Ambos representan la élite política de este país, que hace que los pobres sean cada vez más pobres y los ricos cada vez más ricos”.

Con opiniones como esa Pirry es, hoy en día, con el 63 %, el influenciador más importante de Colombia —él hasta ahora se entera—, seguido por el ex sacerdote Alberto Linero, según un estudio realizado este año por Google. El zootecnista y periodista boyacense cuenta con 119.000 suscriptores en su canal ‘Pirry Sin Censura’.

En Instagram, con el usuario de ‘pirrylarotta’, tiene 751.000 seguidores que disfrutan de las imágenes de sus experiencias extremas.

Para él su nuevo show es otra de estas. “Traté de hacer algo diferente donde la gente se ría, pero también se conmueva y llegue a las lágrimas. No estaré de pie contando una serie de chistes, todo está respaldado por imágenes en 4K que hice a los expediciones a dos volcanes, el Marum, en Vanuatu, Oceanía, en la isla de Ambrym, al que solo han ido 14 personas, y el Nyiragongo en la República del Congo”.

Precisamente, como Pirry no cuenta con muchas formas de financiarse ni patrocinios, el producto de la taquilla lo invertirá en la postproducción de un documental en el que contará su experiencia, que es su gran sueño.
Y es que aunque lo han invitado de otros canales y plataformas, no se decide.

“A veces no te dan la autonomía que quieres, amo la independencia, prefiero que no me compre nadie, para hacer las cosas como quiero y contarlas como quiero”.

El documental, en tablas

En su show ‘Pirry & el volcán. Un tratado pseudocientífico sobre el culillo’, le cuenta al espectador cómo ese miedo que nos impide alcanzar lo que queremos se puede convertir en una gran oportunidad.

“Como a mí, que después del momento más oscuro que he vivido profesionalmente se me hizo realidad el sueño más grande: ir a esos volcanes”.

“Yo me veo pequeño al lado de un Twingo, pero pararse uno al frente de una ventana al corazón del planeta, que te muestra la formación del Universo en tiempo real, ver esa lava ebullir, lo lleva a uno a pensar que no somos nada, y sin embargo somos unos insectos capaces de haber roto el equilibrio natural de la Tierra.

Debemos dejar de ser una plaga, estamos a tiempo de salvar nuestra casa, el paraíso que nos fue dado”.

Para Pirry es difícil calcular cuántas veces su vida ha estado en riesgo. “Cuando me amenazaron de muerte por primera vez —había todo un plan para asesinarme— me fui tres meses a esconderme en California. Pero he tenido momentos conscientes en los que he arriesgado mi vida, como mis subidas al Aconcagua y al Everest, donde estuve a punto de morir por un edema pulmonar”.

Sin embargo, él sabe reinventarse. Calcula que se ha reinventado unas 20 veces. La primera fue cuando estudió zootecnia presionado por su padre e, inconforme, quiso estudiar cine.

Pero como esa carrera no existía, terminó en televisión contando historias y haciendo documentales de manera “empírrica”, como dice él.

Y cuando tuvo la opción de irse a Nueva York a estudiar cine, prefirió tomarse un año sabático para recorrer el pacífico sur y conocer esas culturas primigenias que -cree- “en unos años se habrán extinguido”.

“Nuestro sistema educativo proviene de la Revolución Industrial, en este no se le enseña al alumno a pensar sino a reproducir textos y a repetir como robot”, dice Pirry, y añade que frente a eso su cerebro siempre ha buscado salida por otros lados. Su curiosidad lo lleva a inventarse maneras de hacer las cosas. Eso lo heredó de su abuela, su “Netflix”, ella le enseñó a leer en el año 1975, antes de que entrara al colegio.

“Todas las tardes me sentaba en sus piernas y me leía una parte de la Isla del Tesoro o de Robinson Crusoe y, mucho antes de que Netflix supiera que esa era muy buena estrategia, mi abuela cuando iba llegando al final del libro (o temporada), me decía ‘mijito, si quiere saber el final, lea’ y me dejaba el libro”, recuerda Pirry con la voz empañada de nostalgia.

Otros datos

Garavito

La entrevista con Luis Alfredo Garavito, ‘La Bestia’, asesino de niños, fue el desafío profesional más grande que ha tenido, según Pirry. Se preparó por seis meses con perfiladores del FBI, para hablar con él.

Admite que sintió que no se le valoraba como periodista, al recibir críticas en las que aludían a que su único interés era el rating. Pero la nominación al Emmy por dicho especial y que Garavito siga en la cárcel, han sido su compensación.

Un temor que nunca venció, según él, fue a las chicas, “pero se me acercan unas que creo que les debo parecer como tierno. ¿Qué las atrae? En la obra sabrán cómo ser un enano que se consigue unas viejas altísimas. Estoy ennoviado con Carolina Trujillo que mide 1.82 metros. También entenderán que los sueños se pueden lograr”.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad