Nos metimos a la cocina de ‘El Mindo’ y nos contó su receta para el éxito

Escuchar este artículo

Nos metimos a la cocina de ‘El Mindo’ y nos contó su receta para el éxito

Septiembre 15, 2019 - 07:55 a.m. Por:
Anderson Zapata R. reportero de El País
El Mindo

El Mindo es uno de los influenciadores más importantes del país.

Especial para El País

Ya son 2.2 millones de seguidores en Instagram y 257 mil suscriptores en YouTube los que tiene el caleño Armando Ortiz, más conocido en redes sociales como El Mindo.

Ahora el reto no solo será hacer reír con sus videos y personajes, sino conquistar con buenos platos a los jurados del reality MasterChef Celebrity. “Acepté participar en la competencia para salir de la zona de confort”, confiesa. Habló con El País.

¿Por que decidió participar en MasterChef Celebrity del canal RCN?

Siempre he sido muy prevenido con los concursos. Cuando llegó la invitación al programa quedé muy sorprendido porque no me considero una celebridad, pues solo soy una persona que mediante internet ha logrado tener una audiencia relativamente parecida a lo que puede lograr alguien que triunfa en la televisión.

Participar en MasterChef Celebrity es un reto que obedece a un comportamiento mío porque quiero salir de la zona de confort y demostrarle a las personas que las  cosas sí se pueden hacer. Es un reto personal.

¿Sabe algo de cocina o va al programa para aprender de los chefs?

Dentro de mí decía: “Yo qué voy a hacer allá si no sé cocinar”. Sin embargo, creo que en el programa lo que se espera encontrar es un personaje que genere ese entretenimiento que ellos buscan, pero no sé qué tanto la risa y el chiste quepa dentro de ese formato.

Algo que sí sé es que yo soy muy buen comensal, pues sé cuando los platos quedan buenos o no. Antes de ingresar al programa traté de aprender algo de cocina, pero por el tiempo y los compromisos del día a día no alcancé a prepararme mucho. 

La lucha en el reality es por no salir de primero porque eso sí me daría mucha pena. No se imaginarían la cantidad de memes que saldrían donde yo llegue a salir de primero. Yo allá voy a divertirme y a pasarla bien.

¿Cuál ha sido la clave para mantenerse vigente por varios años en las redes sociales? 

La clave ha sido el amor por lo que hago. Una de las creencias más fuertes que tengo es que a mí me hace feliz hacer feliz a los demás. Cuando me retiré del banco en que trabajaba para dedicarme a las redes sociales lo hice desconociendo un mercado que ahora sé cómo se maneja. Cuando me retiré del trabajo lo hice por amor y cuando usted hace las cosas con amor, las demás llegan por añadidura.

En sus videos promociona diversas marcas. ¿Cómo hacer para que eso no aburra a los seguidores?

Cuando me proponen trabajar con una marca que no va conmigo simplemente no trabajo con ella. Yo creo que a las personas no les incomodan las marcas en mis videos porque antes de eso yo examino que estas tengan unas características con las que mis seguidores se vean identificados. La clave está en saber qué le estoy vendiendo a las personas. 

En seis años hemos trabajado con más de 120 marcas nacionales e internacionales, pues junto con mi hermana creamos una agencia de mercadeo digital. 

En sus videos uno de los personajes más destacados es Mindiva, interpretada por usted mismo. ¿ Cómo nació este personaje?

Yo toda la vida he estado rodeado de mujeres. No es que tenga mucho ego, sino que viví con mi mamá y mi hermana. Además, en la universidad estudié Comunicación Social, una carrera donde veía clase con 32 mujeres. Allí entendí muchos comportamientos de ellas y observé la manera en que hablan cuando no hay hombres presentes. 

Mindiva es la voz de muchas mujeres. El personaje muestra la manera como realmente es una mujer y no como tristemente algunas veces, por estigmas de la sociedad, se cohíbe de serlo.

Otro de sus fuertes como creador de contenidos digitales son las conferencias... 

Ese es uno de mis mayores logros. Este año estuve en Exma, un espacio de conferencias en el que también participó Barack Obama. Que usted tenga un espacio como influenciador en esas conferencias fue uno de los retos más grandes que he vivido.

¿Qué sueño cumplió gracias a su trabajo como influenciador?

En cuanto a lo material no he sido ambicioso, solo he querido tener una casa. No quiero sonar conformista pero creo que ya he alcanzado cosas que jamás en la vida me imaginé. Estuve al lado de Antonio Banderas y ahora, tener proyectos juntos con él para inspirar a la gente a que puedan alcanzar sus metas es algo que me pone muy contento.
El sueño más grande que tengo en este momento es estar en una producción cinematográfica. Puede ser como actor o detrás de cámaras como productor audiovisual. Eso me encanta.

Estar frente a una cámara todos los días ayuda mucho a aprender cosas. Eso sí, debo reconocer que le tengo respeto a un formato como el cine en el que las cosas ya están establecidas.

¿Cuál ha sido el momento más difícil de su carrera?

Como todo ser humano he tenido frustraciones, pero nunca se me han acabado las ganas de salir adelante.  Cuando estaba iniciando en las redes aprendí que uno nunca tiene que fijarse en los relojes ajenos, y entendí que los procesos de crecimiento de las personas son distintos.

Sabemos que ya no vive en Cali, ¿cómo es un día suyo actualmente?

Algunas veces pierdo la noción del tiempo. Bogotá es la ciudad de partida hacia todo el país. Además, aquí tenemos la agencia junto a mi hermana (Ana). Por estos días estoy en mi ciudad porque hago parte del evento Cali Cocina que se realiza en el Centro de Eventos Verde Arena, en Pance. Todos los días vivo corriendo y ya me acostumbré a llevar ropa de más en la maleta porque algunas veces me toca volar de una ciudad a otra sin poder pasar por casa. En Bogotá la agencia queda muy cerca de donde vivo, por lo que me compré una patineta eléctrica y me voy en ella escuchando música, viendo la gente, paro y me compro un café y pienso ideas.

¿Qué le diría a los influenciadores digitales?

Les diría que si están en las redes para ser ricos y famosos, están iniciando mal. Esto es un trabajo, y como en todo negocio a usted le va bien siempre y cuando le ponga amor y le dé horas de más al trabajo. Seguro que si hacen eso lograrán cosas extraordinarias.

Cada vez este trabajo es más difícil porque usted levanta una piedra y de allí sale un influenciador, término poco adecuado para llamarnos, pues me considero un creador de contenido digital. Influenciadores han existido muchos durante la historia de la humanidad.

Socorro, favorita
El Mindo

Cuando Armando decidió dejar su trabajo en un banco de Cali, muchos le dijeron que estaba loco por tomar esa decisión.

“Recuerdo que cuando decidió dejar el banco, el papá le preguntaba qué se iba poner a hacer si se retiraba. Incluso, dijo que con esos chistes que hacía no iba a llegar a ningún lado”, recuerda Socorro Vera, mamá de El Mindo, y agrega: “Mis hermanas me decían que Alberto, mi esposo, había perdido el dinero que había invertido en la universidad de El Mindo. Nadie creía en él”.  

Lea también: Ella es la caleña que consiguió un socio para su negocio en 'Shark Tank'

Esta no fue la primera vez que doña Socorro apoyó a su hijo. Cuando en casa todos pensaban que él estudiaría administración de empresas, los sorprendió al manifestarles que quería ser comunicador social. Muchos no estuvieron de acuerdo.

“A mí me gusta que las personas luchen por lo que quieren estudiar y no que estudien lo que el papá o la mamá les imponen. Las personas que son felices hacen y estudian lo que quieren.  Desde un inicio mi esposo quería que Armando se matriculara en administración de empresas, pero cuando se enteró de los deseos de su hijo, dijo que no iba a pagarle esa carrera”, recuerda Socorro.


Para cumplirle el deseo a Armando, ella decidió matricularlo a escondidas y mientras pagaba el dinero del semestre le dijo: “Así usted sea igual a Don Jediondo, eso me hará sentir orgullosa”.  

Hoy, después de unos años, don Alberto admira a su hijo por el trabajo realizado. “A mi papá al principio no le cuadraba lo que hacía. Ahora cuando camina conmigo y ve que la gente me saluda, ha entendido y me apoya con todo el amor del mundo”, le contó El Mindo a El País cuando se dio a conocer en las redes sociales.

En los videos que este emprendedor publica en redes una de las protagonistas es su mamá. Sin ella el éxito de su hijo no sería de la dimensión que hoy es. “Decidí apoyarlo por amor. Además, hay mucha conexión entre él y yo. Recuerdo que yo nunca había estado con un micrófono y frente a un cámara, por lo que me puse nerviosa. Cuando él me vio así me dijo: ‘Solo repita lo que yo le digo’. Lo hice y a la gente le gustó”, dice Socorro, quien afirma que a Armando cuando le disgusta algo no es grosero, “la rabia la cambia por una risa”.

“Mi mamá es el personaje favorito de muchos de mis seguidores. Inclusive, varios contratos me exigen que ella aparezca. Ahora que no vivo en Cali hablo casi todos los días con ella. Cada vez que voy a la casa a verla digo que tengo una cita amorosa con ella. Es mi mejor amiga”, afirma El Mindo.

Al preguntarle a doña Socorro por los recuerdos que tiene de su hijo en la infancia, ella cuenta que cuando Armando tenía 12 años se colocó un piercing en la lengua. “Él me llamó al trabajo y me habló raro, a lo que yo dije: ‘Mi niño ya está cambiando la voz’. En la noche no quiso cenar, y la mañana siguiente tampoco quiso que desayunara con él. Cuando lo descubrí, le boté el piercing por un sifón”.

Así inició todo
El Mindo

En el 2016 los videos de El Mindo se convirtieron en los más vistos de la ciudad. ¿Ya viste lo que subió El Mindo? era una de las preguntas que los usuarios de Instagram más le hacían a sus amigos por aquella época, cuando solo se podían subir contenidos de 15 segundos de duración.

Inició realizando videos chistosos y cotidianos, donde con un acento vallecaucano revela cuáles son las claves que los hombres utilizan a la hora de conquistar, pone en evidencia la forma en que se comportan las mujeres cuando están solas y, entre tantos videos grabados dentro y fuera del país, también cuenta cómo nos comportamos los caleños cuando estamos tristes o felices, cuando estamos en el colegio, en el trabajo o en la universidad o cuando nos encontramos con pareja o solteros.

Inició haciendo sus videos con su celular, como un pasatiempo mientras tenía una incapacidad médica que lo obligaba a estar en la casa por cuatro meses.

“Para uno como hombre normal, que no es mostrón, ni pintoso, lograr más de 11 ‘likes’ en Instagram es maravilloso. Con el primer video tuve más de 30 ‘likes’ y tenía casi 400 seguidores en ese momento. Después un amigo me llamó y me dijo que era famoso porque uno de mis videos estaba en una página de humor y tenía como 500 ‘likes’ y 5000 reproducciones. Allí supe que esto se había crecido”, le contó el Mindo a El País en una entrevista realizada en el 2016.

El nombre artístico de Armando, nace porque, según él, en la unidad residencial donde vivía lo conocían como ‘Armandito’, pues siempre fue de baja estatura y el menor de la casa. “Después el nombre migró a ‘Mando’, pero como que no sonaba muy bien, así que mejor Mindo. Ya son muchos años con ese nombre y en algún momento hasta los profesores me llegaron a llamar de esa manera”, aseguró.

Uno de los momentos que más recuerda fue cuando estuvo en el Mundial de Fútbol de Rusia y vio a la Selección Colombia. Sueño Cumplido. Eso sí, tampoco olvidará el día en que estaba alojado en el mismo hotel que la Selección Colombia y James Rodríguez se comunicó con él. “¿Qué haces?”, le preguntó el futbolista a lo que el influenciador le respondió: “Juego Nintendo”. El ‘diez’ de la Selección se dirigió al cuarto del caleño y jugaron play juntos.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad