Ajazzgo presenta este jueves a Jerry González, el 'dinosaurio vivo' del jazz latino

Ajazzgo presenta este jueves a Jerry González, el 'dinosaurio vivo' del jazz latino

Septiembre 11, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Richard Yory, especial para El País
Ajazzgo presenta este jueves a Jerry González, el 'dinosaurio vivo' del jazz latino

Nacido en Nueva York, a sus 65 años Jerry González está radicado hoy en día en España, donde comparte su vida y su música junto a su pequeña bebé de un mes de nacida.

Jerry González habla sobre sus años locos en Nueva York, codeándose con los más grandes del jazz y los ritmos latinos. Aquí, una charla para entrar en sintonía con el concierto que el legendario percusionista dará este jueves en el Teatro Municipal.

A Jerry González lo consideran uno de los ‘dinosaurios’ vivos del Jazz latino. Su nombre es una auténtica leyenda musical. Trompetista, percusionista, arreglista y creador de sensibilidad extrema, Jerry González nació en Manhattan (Nueva York) el 5 de junio de 1949 en una familia de origen puertorriqueño en la que recibió toda la influencia del vasto universo musical afrocaribeño.Se dio a conocer por sus colaboraciones con astros de la talla de Dizzy Gillespie, McCoy Tyner, Jaco Pastorious, Tito Puente y Eddie Palmieri.Una de sus últimas producciones es ‘Avísale a mi contrario que aquí estoy yo’ (Cigala Music 2010) que fue editado en Estados Unidos bajo el título ‘Jerry González y el Comando de la Clave’ (Sunnyside, 2011), tomando el nombre del cuarteto que lo acompaña en España, formado por los cubanos Alain Pérez (bajo), Javier Massó ‘Caramelo’ (piano) y Kiki Ferrer (batería).Todos ellos se presentarán hoy jueves 11 de septiembre en el Teatro Municipal Enrique Buenaventura, en el marco del 14 Encuentro de Creadores de Jazz Fusion y Experimental, AJAZZGO.A partir de las 8:00 p.m., no solo los amantes del jazz sino también de la salsa tendrán un espectáculo propicio para ellos, pues Jerry González y El Comando de la Clave ofrecerán un gran repertorio de Latin Jazz. A continuación, transcribimos una charla inédita que tuvo González con su gran amigo, el melómano caleño Richard Yory.Háblenos de ‘El comando de la clave’, el grupo que vamos a ver en Cali y que tiene hace más de 10 años...Era el grupo del café Berlín, en las descargas que yo montaba allí. Seguí llamando a los mejores, Caramelo, Alain, Piraña y yo fuimos los iniciales. Luego vino Kiki Ferrer porque Caramelo tenía muchos compromisos con los flamencos. Necesitaba alguien seguro para esto y allí estaba Kiki. ¿Como fueron sus tiempos en el Bronx musical?El Bronx era una cuna de músicos increíble, Patato, Armenio, todos los rumberos… En los techos de los edificios hacíamos muchas rumbas para evitar choques con la Policía en la calle. Tenían que subir las escaleras para pararnos, muchos de ellos lo pensaban antes de hacerlo y decidieron dejarnos en paz. Igual que en las rumbas del Central Park, estábamos sofocando, había mucha música, conocí a mucha gente en el parque, hice muchas conexiones con muchos músicos de diferentes ondas.¿Fue buena su experiencia con Eddie Palmieri? Sí, buena experiencia. Y mala también. En lo musical fue excelente, sin explicaciones y aprendiendo todo el sentimiento y las cosas en el momento, pero los trucos con toda la mafia del negocio... todo eso estuvo muy mal.Después de trabajar con Palmieri ustedes formaron el Grupo Folclórico y Experimental Nuevayorkino, y el Conjunto Libre...Eso fue en mi casa, había descargas continuamente. Amigos iban y venían y siempre nos metíamos a descargar… Eddy Martínez, Milton Cardona, Virgilio Marti, Gene Golden, Nicky Marrero, Charlie Santiago y Henry Álvarez nos la pasábamos inventando cosas y grabando para nosotros, y después yo conseguí trabajo para la formación que teníamos, fuimos a tocar a la Universidad de Massachussetts y al Instituto Smithsoniano. Tocamos en la inauguración de Jimmy Carter con el grupo folclórico.¿Cómo fue el encuentro con el gran Manny Oquendo, para formar el Conjunto Libre?Bueno, cuando ya nos quemamos tocando con Eddie Palmieri, que fue una mala experiencia, nos fuimos. Decidimos parar de tocar con él y tener nosotros un grupo. La pasamos bien por Manny Oquendo, era una maravilla tocar con él. Aprendí mucho. Otro mentor de ustedes fue René López, ustedes iban a la casa de él a oír discos cubanos…Sí, él nos dio una guía de música cronológica, histórica, importante. Él tenía los discos más importantes de las épocas y los estilos… después conseguimos los discos nosotros, íbamos a las tiendas y sabíamos lo que íbamos a comprar… en vez de estar adivinando cuál disco era importante. Sabíamos, antes de llegar a la tienda, cómo elegir. Comprábamos todos los discos, limpiábamos las tiendas, y enseguida nos íbamos para la casa a estudiar los discos, sin parar. Todavía lo hacemos. Si uno va a hacer un tema que ya está grabado por uno de esos grandes, lo tiene que hacer con mucho respeto a la calidad del swing y del arreglo. Tiene que ser muy fiel al original y hacerlo crecer. Si se imita, es muy pobre... tiene que ser verdadero, estar cerca del sentimiento del original.Háblenos de su primer experimento musical como solista, en el año 79.‘Ya yo me curé’ empezó con un coro que Frankie Rodríguez hizo en camino de Woodstock. Cuando íbamos para allá, siempre conformábamos una rumba en el tren, o en el avión. Entonces llegamos al estudio y lo grabamos, el disco se llamó así porque queríamos grabar uno hace muchos años, estábamos en competencia con La Fania y con Willie Colón... en la época teníamos un grupo mejor que el suyo, pero la gente de las disqueras nos decía que no teníamos potencial comercial. ¡Los mandé a todos pa’l carajo!Regresa a Cali tras varios años... Me encanta. Estoy con mucha ilusión. Esperamos poder embrujar a Cali como la última vez.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad