Escuchar este artículo

Consejos para volver a clases presenciales con cuidados ante el covid-19

Septiembre 28, 2020 - 06:17 p. m. Por:
Luz Stella Cardona | Periodista de El País
Desinfección colegios Cali

Los colegios privados han implementado protocolos de limpieza y bioseguridad para los estudiantes y docentes.

Foto: Bernardo Peña | El País

Esta semana arrancó en la capital vallecaucana el modelo de presencialidad en alternancia. Esquema con el que se busca el regreso de manera gradual de los estudiantes al aula de clases, bajo estrictas medidas sanitarias de seguridad, para minimizar los riesgos de contagio de Covid-19 entre la población escolar.

Sandra García, profesora de la Escuela de Gobierno de la Universidad de Los Andes y miembro de la Red PaPaz, como investigadora en el tema de educación y desarrollo de los niños y adolescentes, celebró que este proceso se esté dando porque permitirá recuperar un espacio de desarrollo y aprendizaje esencial, como es el colegio.

Según dijo, los niños más pequeños son los que más necesitan la presencialidad para su desarrollo cognitivo y emocional.

“El cierre de colegios tiene efectos negativos en el desarrollo de los niños porque se pierde ese espacio donde los más vulnerables reciben alimentación; entonces hay efectos en la seguridad alimentaria, en la salud física, en los riesgos de abuso porque hay menores que viven en condiciones de maltrato. Todos esos mecanismos de bienestar y protección se han perdido y deben recuperarse”, enfatizó.

En este mismo sentido se pronunció Jorge Eslava, presidente del Instituto Nacional de Neurociencias, quien aseguró que es vital que los niños retornen a las aulas lo más pronto posible.

Para Eslava las informaciones respecto a que los menores son los más vulnerables a la enfermedad y pueden ser vectores de la misma se han exagerado y no corresponden a la realidad.

Por ello, propuso combinar de la manera más inteligente, los elementos de bioseguridad, por un lado, con lo que realmente necesitan los niños, -que no es tan obvio como pareciera-, con lo que es factible de conseguir.
“Se requieren ciertas medidas sensatas de bioseguridad. Sin embargo, se debe aplicar el aforismo de ‘ni tan cerca que queme al santo, ni tan lejos que no lo alumbre’, porque se corre el riesgo de que empedremos el regreso al aula con unas exigencias que sean absolutamente imposibles de cumplir, porque seguridad absoluta no hay”, manifestó.

En Colombia, añadió, al sistema educativo le están haciendo unas exigencias que no tiene nadie. Esto porque no tiene el lobby que tienen otras entidades, como por ejemplo las aerolíneas, que ahora vuelan con los aviones llenos. Lo principal es que las normas atiendan las necesidades reales de los niños que no son la química, ni la física o el teorema de Pitágoras, sino la socialización.

Le puede interesar: Estudiantes de Cali regresan a las aulas, ¿qué deben esperar los padres?

“La escuela en este momento debe cumplir por encima de todo su rol de sitio amable, amoroso, que acoja a los niños y que sea un factor de seguridad emocional”, sostuvo.

Y enfatizó: “La gente cree que los niños son una banda de salvajes, que si los dejamos salir se van a contagiar, enfermar y van a matar un poco de gente, ese es un imaginario bastante extendido, pero es falso. Hace dos meses pueden salir de sus casas y son escasísimos los ejemplos de niños haciendo desmanes”, enfatizó.

Recomendaciones y consejos para padres y niños

María Fernanda Girón Reyes, directora general de Cañaverales International School, manifestó que, desde el Departamento de Apoyo para el Bienestar Estudiantil del colegio, se ha venido trabajando con los niños de todas las secciones generando espacios de reflexión que favorezcan el autocuidado básico, como preparación a un posible regreso al colegio en el modelo de alternancia.

En ese orden de ideas, la coordinadora de dicho departamento, Beatriz Elena Giraldo hizo las siguientes recomendaciones a los papás.

“Los padres deben estar preparados, tanto en la parte emocional como de bioseguridad, para salir y saber qué medidas de autocuidado deben tener. Luego preparar a los niños desde casa, mostrándoles la realidad con un enfoque racional, pero no catastrófico, dándoles seguridad y enseñando el autocuidado básico para empezar a generar consciencia”, explicó Giraldo.

Resaltó que es importante darle lugar a las emociones que genera volver a salir de la casa, hablar de ellas en familia, dándoles un lugar, pero no desde el desbordamiento, sino desde la contención y la posibilidad.

Recomendó, igualmente, a los padres de familia construir estrategias de cuidado y autocuidado sin que se sustenten desde el pánico o la tragedia.
Mónica Lucía Cardozo, psicóloga de Preescolar del Colegio Cañaverales, pidió a los padres trabajar desde ya con los niños para mostrarles conductas de autocuidado como son el lavado de manos y el uso del tapabocas.

Pero, además, empezar a salir con ellos a parques, por ejemplo, para irles enseñando pautas de interacción con otros, pero con distanciamiento y también hablar de lo positivo de volver al colegio. Si los niños manifiestan miedo a salir, empezar a planear salidas a lugares cercanos e ir ampliando las distancias para que vayan generando mayor seguridad al sentirse lejos de casa.

Por su parte, la psicóloga y docente universitaria Beatriz Eugenia Guzmán Monroy señaló que los colegios deberían estudiar el impacto simbólico de las restricciones y las normas que van a manejar en la alternancia para que puedan hacer una cultura de vida y no de muerte, no desde la prohibición y el castigo, sino desde la protección y el autocuidado.

“Los profesores, ojalá, estén entrenados en la posibilidad de diagnosticar, identificar o acompañar, no profesionalmente, pero sí que puedan generar una recolección de indicios del estado emocional del niño que les permita identificar qué les debe llamar la atención, para reportar o hacer la remisión a psicología”.

La presencialidad de los menores en el colegio tiene que tener una posibilidad de conversación acerca de lo que significó esta experiencia y empezar a elaborar unos aprendizajes que favorezcan y fortalezcan el autocuidado y el capital psicológico del niño.

“Debe mesurarse y moderarse el discurso sobre el covid, no para negar la presencia de la enfermedad, sino para que los únicos significados sobre el covid no sean la muerte”.

Los padres de familia no deben repletar a los niños de indicaciones de terror y de culpa, es un error técnico.

“Los niños deben conocer las normas de autocuidado, pero también saber las de disfrutar desde la vida, el colegio, disfrutar de los espacios”.
Reiteró que a los niños se les debe acompañar los primeros días con conversaciones premeditadas sobre cómo se sintieron, qué vivieron y tener la posibilidad todos los días de abordar la experiencia que fue el colegio ese día.

De otro lado, para la especialista en pedagogía infantil, María Isabel Acevedo, de la Secretaría de Educación de Palmira, algunos padres piensan que cuando el niño vuelva al colegio se va a contagiar y a morir.

Por eso, uno de los aspectos a trabajar en casa, es ese canal de comunicación, para saber las palabras que deben transmitir al niño, porque la idea no es que todos los pensamientos extremistas y negativos se conviertan en el día a día. Por el contrario, que lo que se le transmita al niño sea una sensibilización para generar cambios de protección, sin que esto signifique que no se acerque para nada a sus compañeros o no vuelva nunca al colegio.

Corresponsabilidad de padres

Elsy Jordán, presidenta de la Asociación de Colegios Privados de Cali, Asocopri, expresó el modelo de alternancia exige una corresponsabilidad de muchos sectores: colegios, padres de familia, transportadores, administradores de cafetería, etc.

Esta comienza desde casa cuando los padres de familia garantizan que los niños están bien de salud, sin síntomas de fiebre o gripa, antes de llevarlos al colegio. Tampoco pueden tener un familiar enfermo.

En el piloto los niños serán al colegio llevados por sus padres, pero los que utilicen transporte escolar deberán cumplir con los protocolos de bioseguridad exigidos para este servicio.

“Se les tomará la temperatura, desinfectará zapatos y habrá distanciamiento físico en el bus. Los colegios tendrán controladores en las zonas de llegada de los vehículos para que los niños bajen de forma organizada y se les aplicará nuevamente todo el protocolo antes de ingresar al salón de clases”, explicó.

Los descansos se harán de manera escalonada para evitar aglomeraciones y habrá zonas especiales para cada grupo.

Asimismo, cada cierto tiempo sonará un timbre para que los menores recuerden lavarse las manos.

“Los salones están señalizados, delimitado dónde debe ir cada pupitre, cada niño. Además, habrá puntos de desinfección en los mismos. Todo está absolutamente controlado, seremos muy estrictos con los protocolos”, reiteró Jordán.

Advirtió que si los niños llevan lonchera deberán consumir todos los alimentos en el colegio porque no se les permitirá llevar lo que quede a su casa.

Los restaurantes y cafeterías van a funcionar normalmente con sus respectivos protocolos.

Los padres debieron firmar un consentimiento donde aceptaron de manera voluntaria mandar los niños al colegio, además de leído el protocolo de bioseguridad y aceptarlo.

La asociación cuenta con 27 centros educativos, pero no todos retornaron este lunes; algunos lo harán hasta el próximo 13 de octubre, después de la semana de receso.

“La recomendación más importante es que no nos envíen los niños que tengan algún síntoma para no tenerlos que devolverlos, que cumplan con los protocolos en la casa, les manden una lonchera saludable, aunque lo mejor sería utilizar la cafetería de los colegios que tienen una buena seguridad y alimentos saludables”, insistió.

De otro lado, Hugo de Jesús Botero, rector del Colegio Hispanoamericano, explicó que primero se pidió a los padres hacer una encuesta de manera muy sincera al interior del núcleo familiar para que respondieran sobre el tema de comorbilidades o preexistencias, tanto del estudiante como de sus seres queridos.

También se les hizo firmar un consentimiento en el que informan que están de acuerdo con enviar los estudiantes al colegio y cumplir con los protocolos establecidos.

Sin embargo, precisó que en el evento que el niño viva con un adulto mayor de 59 años no regresará aún al modelo de alternancia, sino que deberá seguir viendo las clases en casa.

El colegio, entre tanto, ha minimizado los riesgos biológicos a través de unos protocolos de bioseguridad construidos para toda la institución, incluyendo docentes, trabajadores, etcétera.

“Tenemos 320 estudiantes que arrancarían este lunes, 28 de septiembre, en las tres secciones. Los aforos de los salones se harán de acuerdo a la norma y se manejará la distancia estipulada”, reiteró.

Para Botero es muy importante que el niño regrese a las aulas porque posibilita un mayor aprendizaje, especialmente en los menores que están aprendiendo a leer y a escribir ya que necesitan la presencia de los profesores, sin contar lo que implica la interacción entre ellos.

“Que vean a sus amiguitos y a sus profesores, eso va a ser otra sintonía educativa”, afirmó.

Por su parte, Luis Roberto Rivera Mazuera, rector del colegio Berchmans, expresó que con los padres de familia se hizo un diagnóstico sobre las condiciones de salud del niño y su núcleo familiar más cercano.
Adicionalmente, desarrollaron una iniciativa denominada, ‘Mi casa segura, mi transporte seguro y mi colegio seguro’, porque, aseguró, la responsabilidad es integral y aplica para todos los contextos en los que se mueve el niño.

Las recomendaciones incluyen hábitos de higiene adecuados, distanciamiento apropiado, además del tema de los síntomas y el uso correcto del tapabocas.

Agregó que el transporte escolar es un tema muy importante, porque, aunque la mayoría de los niños van a regresar en el carro de sus padres, y el transporte escolar solo funcionará después de la semana de receso, sigue siendo un punto crítico.

“El transportador debe cumplir con todos los protocolos que le corresponden: higienización de los buses y el aforo que no puede pasar del 30%. Hay unos protocolos propios para este servicio que deben ser tenidos en cuenta”, enfatizó.

Lo último, anotó, es que los menores cumplan con una forma de comportarse al interior del colegio, respetar los protocolos para que cuiden la salud de todos.

“Empezamos con todos los grados, pero no en todos los grados vamos a tener la misma cantidad de niños porque esto depende del consentimiento de la familia, pues debe haber un compromiso escrito en el que las familias se comprometen, con toda la comunidad educativa, en el cumplimiento de estos protocolos. Tendremos desde preescolar hasta undécimo”, dijo.

Sostuvo que si el niño viene al colegio y no cumple con el protocolo regresará con trabajo en casa, sin ningún detrimento de la calidad educativa del menor.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS