Escuchar este artículo

Con estas herramientas tecnológicas los docentes universitarios de Cali dictan sus clases virtuales 

Junio 01, 2020 - 07:37 p. m. Por:
Adriana Isabel González Fernández, integrante del Semillero de Periodismo UAO- El País

Para contener el avance del coronavirus en Colombia, una de las primeras medidas implementadas fue la cancelación de las clases presenciales en las universidades.

Foto: Archivo de El País

La llegada del Coronavirus Covid-19 obligó a todas las industrias a buscar alternativas que les permitan continuar con sus labores en medio de la pandemia. Debido a esto, la virtualidad se ha convertido en uno de los elementos protagónicos del día a día.

En el sector educativo, las clases se imparten desde la digitalidad y los maestros recurren a innovadoras herramientas para capturar la atención de los estudiantes.

“Con el inicio de esta Pandemia, la comunidad educativa debió asumir una educación de emergencia o educación remota, lo que nos llevó a modificar la forma de relacionarnos”, comenta José Fernando Arroyo Valencia, rector de la Institución Universitaria Escuela Nacional del Deporte, quien sostiene, además, que las clases pasaron de las aulas a realizarse vía chat, reuniones virtuales, correo, llamadas telefónicas y repositorios con recursos educativos digitales que buscan abordar esta era educativa.

Ricardo Rengifo Cruz, docente de la Facultad de Ciencias de la Educación y del Deporte de esta institución, explica que, si bien esta reingeniería de clases ha sido un reto para los docentes, han logrado asumirlo gracias a la aplicación de diferentes herramientas tecnológicas.

“Para las clases virtuales se ha implementado el Learning Management System, o sistemas de gestión de aprendizaje. En el caso de la Institución Universitaria Escuela Nacional del Deporte estamos trabajando con la plataforma NEO, un software que se utiliza de manera integral para manejar actividades de formación online y proporciona rutas de aprendizajes”, expresa y sostiene que los estudiantes han tenido una buena respuesta, adaptabilidad y desarrollo frente a estos procesos de formación online.

Asimismo, recalca el uso de formatos innovadores como los podcasts o softwares como Mindmeister, Genially, Canva, Screencast-O-Matic, entre otras; que les han permito generar un aprendizaje interactivo y personalizado a través del trabajo colaborativo usando chats, wikis, foros, grupos y trabajos de equipo.

Lea además: Las claves para la reactivación económica del Valle después de cuarentena

Por su parte, Luz Miryam Duque, decana de la Facultad de Educación a Distancia y Virtual de la Universidad San Martin sede Cali, explica cómo lograron un rápido ajuste a la virtualidad fusionando diversas plataformas.

“Para el desarrollo de las clases hemos creado un Aula Virtual que se encuentra en el Moodle de la Institución y direcciona a los estudiantes a páginas especializadas en cada temática, guías académicas tipo taller sobre cada materia, una biblioteca digital y blogs”, asegura la educadora.

En este sentido, Francisco Ramírez, docente de la Facultad de Medicina de esta misma universidad, utiliza una gran variedad de herramientas para complementar las lecciones virtuales de los futuros médicos. “Envío a mis estudiantes videos con animaciones, E-books y les comparto enlaces de interés disponibles en la web con información sobre los temas de la clase”, sostiene el maestro quien implementa dos tipos de modalidades educativas: secciones asincrónicas que graba a través de la plataforma de videollamada Zoom y clases sincrónicas en las que convoca a los alumnos a compartir escenarios de discusión.

“Desde la virtualidad estamos cumpliendo nuestros objetivos pedagógicos. Sin embargo, es necesario entender que la educación virtual requiere de un mayor compromiso y dedicación por parte del estudiante pues ahora más que nunca él es el gestor de su proceso educativo”, recalca.

Por su parte, en la Universidad del Valle se han posicionado las TICS (Tecnologías de la Información y Comunicación) como vía principal para la consecución de las clases. En este sentido, las herramientas de la G-Suite de Google, un portafolio que contiene diversas aplicaciones de mensajería, videollamada, entre otras, han sido las más utilizadas.
Hernán Ocampo, docente del Departamento de Física de la Univalle, programa sus clases a través de Google Calendar y por medio de este mismo servicio, envía a sus pupilos el enlace para acceder a ellas.

Además, graba cada sección con Google Meets y posteriormente la comparte con sus alumnos para que puedan acceder a estas lecciones cuantas veces lo necesiten.

Asimismo, hace uso del Campus Virtual creado por la Universidad del Valle que da acceso a los profesores a múltiples herramientas como las ofrecidas por la suite ofimática de Microsoft Office 365 que integra programas como Excel, Word, Power Point y una nube que permite trabajar en documentos de forma compartida. Todas estas opciones enriquecen la educación virtual y permiten a esta institución de educación superior impartir con éxito la cátedra de pregrado y posgrado.

Carlos Andrés Ávila Dorado, docente de la Facultad de la Escuela de Ciencias de la Educación de la Universidad Icesi y quien ha ejercido la enseñanza desde hace más de seis años, explica que Icesi ha optado por no realizar clases por videoconferencia y ha sustituido estos espacios por encuentros puntuales que se realizan una o dos veces por semana durante aproximadamente una hora, en los que se resuelven dudas, conceptos y se explican actividades para que los estudiantes de manera autónoma trabajen cada tema.

“Cada semana se establece una tarea y un entregable”, sostiene el maestro. Para estos encuentros, los profesores de todas las carreras tratan de optar por formatos innovadores. “En primera instancia tenemos nuestras plataformas institucionales como Moodle o Canvas, una plataforma diseñada especialmente para la educación virtual. Adicionalmente, hacemos uso de aplicaciones gratuitas que encontramos en internet o que son propias de la cotidianidad como WhatsApp, Google, bibliotecas virtuales o podcast que cada docente busca a su criterio y comparte con los estudiantes”, afirma.

Entre tanto, la Universidad San Buenaventura decidió mantener los mismos horarios con lo que impartían las clases físicas. “Las clases cumplen el mismo horario y la misma duración, eso sí, con dinámicas distintas. Por ejemplo, dejamos media hora para hacer una actividad y nos contactamos nuevamente. Pero por respeto y orden conservamos los mismos horarios”, expresa Diego Gómez, docente de la Facultad de Arquitectura de esta Universidad. Para estas clases, usan herramientas dinámicas como una aplicación que simula el concurso ‘Quién quiere ser Millonario’, que permite construir cuestionarios o exámenes interactivos con una dinámica de juego.

De igual manera, cada facultad aplica programas especializados para las diversas carreras. Por ejemplo, en el caso de arquitectura recurren a programas como Sketch App para realizar planos en 3D, Google View Street para analizar edificaciones en diferentes ciudades o el software de modelación Revit que permite a los estudiantes diseñar y modelar.

Según el Ministerio de Educación, las clases presenciales en los colegios y universidades del país podrían retomarse en agosto siguiendo rigurosos protocolos de bioseguridad. Mientras tanto, la educación continuará de manera virtual y los docentes en busca de formatos cada vez más innovadores que les permitan transmitir a sus aprendices de manera efectiva cada conocimiento.

Lea además: Las claves para la reactivación económica del Valle después de cuarentena

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS