¿Por qué sobreviven más tiempo las empresas del Valle?

¿Por qué sobreviven más tiempo las empresas del Valle?

Septiembre 19, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
¿Por qué sobreviven más tiempo las empresas del Valle?

El 44 % de las compañías creadas entre 2011 y 2015 aún existen, según un estudio de Confecámaras.

Con muchas las razones por las que se sueña con ser empresario. “En mi caso tengo un sentido de contribución, pensé que si busco empleo solucionaba mi tema personal, pero si creo empresa  garantizo empleos a las  generaciones siguientes”, dice Alexander Torrado, fundador de  Kontrol ID. 

“Más que soñar con ser empresario creo que es un tema con el que se nace o adquieres con las experiencias vividas. Me encanta lo que hago y no me siento trabajando, pese a las adversidades”, opina Óscar Giraldo, fundador de AFE, cadena de gimnasios de la capital del Valle.

Así como estos dos empresarios, muchos caleños se le están midiendo a la idea de hacer negocio.  Este año se registraron en la Cámara de Comercio de Cali, en   promedio,  14 empresas por día. A la fecha se han creado 3851 nuevas sociedades en la ciudad, de las cuales 3770 son microempresas.

Pero lo mejor es que un reciente estudio de Confecámaras encontró que el 44 % de las sociedades (personas jurídicas) que se conformaron  entre el 2011 y 2015 en el Valle del Cauca siguen operando, un porcentaje más alto frente a otras capitales del país como Bogotá donde sobrevivieron el  42,6 %, en igual periodo.

Adicionalmente, el estudio encontró otros puntos a favor de la región,  por cada 100 empresas existentes entran en el Valle nacen 20 sociedades nuevas (20,6 %), dicha tasa es superior a la Bogotá, Antioquia y Santander.  Mientras que salen del mercado el 12,7 %, en el departamento. “Esta tasa se encuentra entre las más bajas junto con Antioquia y Bogotá”, explica Julián Domínguez, presidente de Confecámaras. 

Agrega que las cifras de creación de empresas de la región, ponen de manifiesto la alta actividad emprendedora del departamento, lo cual a su vez guarda relación con el crecimiento económico de la región que entre 2011 y 2014 registró una tasa del orden de 4,4 %.

Para Domínguez,  la alta supervivencia de las empresas en el Valle tiene que ver con la vocación industrial del departamento y el fortalecimiento de sus encadenamientos productivos, tema en el que se viene trabajando hace varios años.

Otra hipótesis que plantea Esteban Piedrahíta, presidente de la Cámara de Comercio de Cali, es que hace cinco años  las demás regiones del país estaban en auge y crearon más empresas, pero con el cambio de la tendencia en la economía ahora han cerrado más, mientras que el Valle presenta un panorama mejor.

Las claves para que las empresas se mantengan en el tiempo las tienen quienes luchan por sacar adelante sus sueños. En el caso de Óscar Giraldo, una adversidad lo llevó a crear empresa  y hoy no se arrepiente. 

Para él, una compañía puede perdurar si tiene  un equipo preparado que reciba mucha capacitación, que se defina el modelo de negocios y se tenga claro qué hace la compañía y qué no. 

Asimismo, Felipe Andrés Argote, subgerente de la empresa Construagro, opina que el ecosistema emprendedor del Valle ha tenido un gran cambio, pues se está recibiendo apoyo en diferentes etapas de crecimiento de las compañías. “Hoy con un dólar alto, la mejor infraestructura que tiene el departamento vemos muchas oportunidades de crecimiento”, dice.

Recuerda que en los 6 años que tiene la empresa han sido muchos los momentos difíciles, pero asegura que se debe persistir, creer en el negocio y enfocarse en productos o servicios que le lleguen al consumidor.   “Creo que para impulsar más emprendimiento se debe comenzar a muy temprana edad, a motivar a los jóvenes de los colegios y -una vez creadas las sociedades- facilitar el acceso al crédito, aunque en este punto también se ha mejorado”.

Otro ejemplo de emprendimiento es el de la compañía Dosmundos, una firma que provee   sistemas de ajardinamiento vertical (muros verdes). Su gerente  Andrés Colonia, considera que  en el Valle sobreviven más las compañías porque los empresarios son rebuscadores y tienen que  ser más competitivos para responder al enroque empresarial de la región. “Las grandes compañías jalonan necesidades que las pequeñas empiezan a suplir, es decir, esa constante necesidad de tener proveedores cerca da origen a nuevas organizaciones”.

Pero a la vez,  percibe que uno de los temas complicados que enfrentan  es que precisamente estas grandes compañías y el mismo Estado tienen sistemas de pago tardíos que afectan las pymes, “las pequeñas necesitan un flujo de caja contínuo y conozco muchos quebrados por esta razón”.

A favor del emprendimiento destaca los cambios en las normas que permite hoy el pago paulatino de parafiscales durante los primeros cinco años de existencia. “También creo que una de las formas de sobrevivir es pagando lo justo, no aprovechándose del recurso humano para hacer ahorros”.

Red de apoyo a los emprendedores

Ana Lucía Alzate, directora del Start Upcafé de la  Universidad Icesi, una laboratorio que promueve el emprendimiento, opina que una de las cosas que ayudan a la sobrevivencia empresarial en el departamento es que la región tiene muy buenos programas de apoyo y fomento en el área de espíritu empresarial y desde las universidades se está formando para el trabajo y no para el empleo. “En  Icesi, por ejemplo,  tenemos un modelo de formación en competencias empresariales,  en donde tratamos de formar en nuestros estudiantes aquellas competencias que se requieren para ser un empresario exitoso.  Esto creó que es un elemento muy importante (la formación de las personas para que actúen con espíritu empresarial)”. 

Agregó que la red regional de emprendimiento del Valle se ha articulado para diseñar programas que apoyen a los empresarios nacientes, tales como  Valle E., en donde quien tenga una idea innovadora recibe apoyo y acompañamiento durante su proceso para salir adelante.

Además destaca que el perfil del emprendedor de hoy ve el “fracaso como un aprendizaje, son arriesgados,  visualizan tendencias y ven oportunidades de empresa”.

Para Esteban Piedrahíta, presidente de la Cámara de Comercio de Cali, las empresas  son apuestas de riesgo y no todas van a prosperar por diversas razones, como por ejemplo cambios en la demanda, inadecuado estudio del mercado o desarrollo de un producto poco atractivo. 

“Lo que se busca con el acompañamiento es que las empresas crezca rápido y tengan   mayores probabilidades de ser exitosas”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad