“Epsa invertirá $170.000 millones durante el 2015”: gerente general

“Epsa invertirá $170.000 millones durante el 2015”: gerente general

Enero 29, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Alfredo García Sierra | Reportero de El País
“Epsa invertirá $170.000 millones durante el 2015”: gerente general

Óscar Iván Zuluaga, gerente general de la Epsa.

Óscar Iván Zuluaga, gerente general de la empresa, anuncia puesta en marcha de más microcentrales eléctricas. El reto es empezar el montaje de la segunda línea de transmisión a Buenaventura.

Tras cumplir 20 años de operaciones, la Empresa de Energía del Pacífico, Epsa, proyecta en el 2015 poner en marcha dos nuevas microcentrales, finalizar las consultas con las comunidades para iniciar el montaje de la segunda línea de transmisión hacia Buenaventura para acabar con los apagones, y convertir a Cali en pionera en materia de energías alternativas.Tales proyectos implicarán, dice el gerente general de la empresa, Óscar Iván Zuluaga, una inversión estimada en $170.000 millones, que incluye la modernización de redes y subestaciones y otros desarrollos. Frente a lo que se avecina por el probable impacto del fenómeno de El Niño y la temporada seca, asegura que el suministro de energía está garantizado, y que no habrá apagones o cortes del servicio.¿Cuál fue el balance de la empresa en el 2014, y qué es lo más destacable dentro de ese ejercicio?El balance de la compañía fue muy positivo, no solo desde el punto de vista de seguir atendiendo el suministro de energía a sus 560.000 usuarios industriales, comerciales y residenciales en el Valle, sino en nuevos desarrollos que son muy importantes para el desempeño de la empresa. Entre ellos figura el proyecto hidroeléctrico del Bajo Tuluá, que entrará en operación en los primeros días de febrero próximo, después de su reconstrucción por el atentado guerrillero, cuyas pérdidas sumaron $30.000 millones. Vamos, asimismo, en un 95% de avance en la ejecución de la central de Cucuana en Roncesvalle, Tolima, cuya capacidad instalada será de 55 megavatios. Venimos adelantando, asimismo, un proceso de modernización de redes y subestaciones, como las de Cartago y Tuluá, y ya entró en operación la subestación Alférez en el sur de Cali. Las cifras del balance están por ser avaladas por la Junta Directiva de Epsa para su divulgación. Todo ese desempeño coincidió con el buen momento de la economía del Valle. ¿Cuáles son esas apuestas y proyectos para el 2015, teniendo en cuenta que el panorama económico no es muy alentador?Tenemos para este año presupuestadas inversiones por $170.000 millones. Esperamos por fin que se pueda iniciar el proyecto de la subestación Bahía y la operación de la doble línea de transmisión eléctrica Calima-Bahía, obras en las cuales la empresa lleva doce años de trabajo. No se terminarían este año, pero aspiramos que las inversiones sean cercanas a los $15.000 millones. En total, las inversiones programadas por la empresa para los próximos años son de $270.000 millones, las cuales incluyen la modernización de algunas plantas y subestaciones, lo mismo que en arquitectura de red, que es simplemente darle doble circuito a los soportes para que cuando se presente algún evento, los cortes del servicio sean mínimos, o no existan. Somos optimistas para este año, aunque sabemos que la economía tendrá un menor ritmo de crecimiento por el impacto internacional de los precios del petróleo.¿Con los nuevos proyectos hidroeléctricos con qué capacidad quedará el Valle en este campo?La compañía quedará con una capacidad de 1060 megavatios instalados, todos hidráulicos, ya que contaremos con tres grandes centrales y 11 microcentrales o de filo de agua. ¿Qué impide el proyecto de la doble línea de transmisión a Buenaventura para acabar con los apagones?Esa línea es indispensable para Buenaventura y el desarrollo del país. A Buenaventura no la podemos mirar solo como el Puerto, o como la segunda o tercera ciudad del Valle, sino como un eje para el desarrollo del comercio internacional de Colombia.Esa línea de transmisión eléctrica de 115 kilovoltios, en la cual se invertirán $60.000 millones, le brindará mucha seguridad a Buenaventura en materia energética cuando se produzcan atentados o apagones. Y ante todo, porque le ofrecerá garantías a la demanda del servicio, ya que muchas personas y empresas quieren abrir negocios allá. Este proyecto es clave, ya que para diciembre del 2016 en horas pico podría haber problemas de racionamiento en ese municipio.¿Siguen algunas comunidades del Pacífico frenando el desarrollo de ese proyecto? Hasta el momento, de las consultas previas con diez comunidades, ya se han firmado convenios con seis. Hay cuatro comunidades con las que estamos adelantando conversaciones, aunque los procesos van lentos. Confiamos en que a mediados del año, de acuerdo con compromisos hechos con esas comunidades y el Ministerio del Interior, el proyecto se despeje conforme a un cronograma establecido. Para el mes de mayo, por ejemplo, esperamos tener finalizada la consulta previa con las comunidades en lo que respecta al montaje de la subestación, y en junio próximo la correspondiente al de la doble línea de transmisión. Después se iniciarán otros procesos, tales como la obtención de una licencia ambiental. Si todo se cumple, empezaríamos la construcción de la subestación Bahía en el segundo semestre y podríamos inaugurarla en diciembre, o en el primer bimestre del 2016. Y para el tendido y montaje de las redes se prevé iniciar obras para febrero del 2016, finalizando ocho meses después.Sin embargo, nos preocupa que a lo largo de la futura línea de transmisión hayan aparecido más comunidades con alrededor de 800 viviendas, situación que deberá resolver el Ministerio del Interior. Con base en lo anterior, ¿qué se proyecta en expansión y cobertura, en especial para llevar electricidad a los sitios más lejanos del Valle?Epsa lleva 20 años operando como empresa privada y su tarea ha permitido que el Valle sea el departamento de mayor cobertura en redes de energía. Por eso, la cobertura hoy es del 98%, la cual incluye áreas urbanas y rurales, y nuestros planes de expansión buscan que en dos o tres años sea del 99%. Lo que hay por interconectar son algunas zonas muy alejadas. Por ello, estamos desarrollando proyectos para llevar el servicio a unas 300 o 400 familias del Bajo Anchicayá. Y donde no estamos llegando la idea es hacerlo con energías alternativas, como por ejemplo, en el Bajo Calima y en Punta Soldado, a través de energía solar. En ese proyecto se invierten $1500 millones con el apoyo de la Usaid. ¿Habría alzas en tarifas, teniendo en cuenta el probable impacto del fenómeno de El Niño?El tema de las tarifas siempre es un elemento de discusión. Todo mundo habla, pero nadie tiene certeza sobre las mismas. El año anterior se habló de que había un fenómeno de El Niño muy fuerte y que nos iba a afectar en el segundo semestre del 2015 y el primero del 2016. Todos los días nos dan un mensaje distinto sobre ese tema, y la realidad que tenemos es que desde diciembre hasta hoy, es que no debemos dejarnos distraer por los aguaceros que hubo 15 días atrás. Ha habido mucho menos lluvia que en el promedio de los últimos 20 años. Sin embargo, el nivel de los embalses en el país es del 66% en promedio, mientras los de Epsa (Calima, Salvajina, Anchicayá y Prado) están al 71%. Ello nos permite dar tranquilidad a los usuarios de que el país no va a tener problemas graves como la amenaza de un racionamiento de energía. El sistema eléctrico nacional y regional es muy fuerte. Sin embargo, hay que ahorrar energía y agua porque se espera que el mes de febrero sea muy seco. Cuando hay sequía deben operar las térmicas lo que genera costos adicionales, aunque el precio de referencia bajó de $450 a $360 por kilovatio, debido a la baja en los precios de los combustibles.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad