El Valle del Cauca no ha perdido su industria: Presidente de la Andi

Escuchar este artículo

El Valle del Cauca no ha perdido su industria: Presidente de la Andi

Julio 22, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Alfredo García S., Reportero de El País.
El Valle del Cauca no ha perdido su industria: Presidente de la Andi

Luis Carlos Villegas, presidente saliente de la Asociación Nacional de Empresarios.

El presidente de la Asociación Nacional de Empresarios, Andi, dice que las empresas son innovadoras y competitivas de muros adentro, pero se desconoce qué está pasando afuera.

El reciente cierre de operaciones en Cali por parte de poderosas multinacionales como Michelin y Bayer ha generado temores acerca de si el Valle del Cauca se está desindustrializando.Según el presidente de la Asociación Nacional de Empresarios, Andi, Luis Carlos Villegas, la región no enfrenta un fenómeno de desindustrialización como tal, pero sí pone de presente que algo está pasando con la competitividad vallecaucana. En su concepto ese es un interrogante a resolver por parte de la dirigencia local.¿Cuál es el verdadero panorama para la industria manufacturera, ya que las cifras en producción y ventas aún son negativas?La industria nacional ya tocó fondo y va a comenzar a recuperarse. En mayo tocamos terreno positivo, es decir, un crecimiento en producción de 0,2 % y en las ventas del 1 %. Tocamos fondo en marzo y comenzó una lenta recuperación en abril. Tal como se había previsto vamos a tener un mejor segundo semestre para el sector, todo en el marco de un crecimiento económico general de un 4 %. Y allí la industria estará en terreno positivo.¿A cuánto le apuesta?No podemos hacer ese cálculo en cifras como tal. Solo hacemos el vaticinio de cifras generales del Producto Interno Bruto, PIB. No estamos tan sofisticados todavía para entregar ese dato por sectores. Pero la Encuesta Industrial Conjunta es bastante precisa y se ve claramente que el fondo fue marzo. Estaremos en terreno positivo en el segundo semestre del 2013.Cada vez más toma fuerza el temor de una desindustrialización en el Valle, tras el cierre de las plantas de Michelin y Bayer. ¿Son ciertos o exagerados esos temores?No hay que minimizar lo que ha pasado. Es una noticia mala para el Valle del Cauca que Michelin haya cerrado su producción para convertirse en comercializador, eso nadie lo puede negar, ya que son más de 300 empleos formales de buen nivel y que tendrán que ser absorbidos por otros sectores o factorías. Pero esa no es una muestra significativa ni concluyente de que aquí existe hoy una desindustrialización. Creo que básicamente lo sucedido (en Michelin) fue porque la empresa por razón de la situación cambiaria decidió cambiar su estrategia en el país. No era una compañía exportadora, sino básicamente de producción para el mercado nacional. Y en ese momento los temas cambiarios le fueron sensibles a esa firma. Pero muchos temen que más empresas se vayan en una coyuntura difícil como la actual...En el Valle hemos tenido episodios de otras empresas multinacionales que hace diez o quince años cerraron y después algunas de ellas han vuelto.¿Entonces no es para alarmarse?Hay que tener las alertas encendidas, aunque no es un hecho concluyente de que porque Michelin resolvió cerrar su producción esa sea una tendencia generalizada en la región. El hecho de que las cifras del Valle sean las de mayor caída en la producción sí nos tiene que formular la pregunta ¿dónde está el tema de competitividad en el Valle?, y esa pregunta queda pendiente. Son empresas grandes y con vocación internacional, y compañías que han innovado y que tienen alta competitividad dentro de los muros de sus empresas, pero de ahí en adelante no sabemos qué está faltando para que haya mayor crecimiento.¿Entonces la competitividad en el Valle está fallando?Creo que hay que elaborar un inventario de las cosas que faltan por hacer. Veo en Cali una gran mejoría en las administraciones municipal y departamental, y espero que eso consolide un camino de la competitividad porque definitivamente esta es una región del país con una gran vocación internacional, y así lo ha sido siempre. Todo ello por el lado de la inversión, las exportaciones, por su cercanía al puerto de Buenaventura y por la especialización tecnológica. Asimismo, la mejoría en su infraestructura debería aconsejar mayor inversión en el Valle del Cauca. Ahí están todos los elementos. Habrá que preguntarse qué quedó faltando, y me parece un hecho por lo menos para preguntarse es por qué la región tuvo los más altos niveles de caída en producción y ventas a abril. Pero creo que a mayo habrá cierta mejoría, aunque de todas maneras hay que mirar con detenimiento ese tema.¿No le cabe responsabilidad a ese bajonazo en la industria regional por los efectos adversos de los tratados de libre comercio, TLC?No. Las cifras están claras. La industria estaba creciendo al 5,6 % en exportaciones a abril. Pocas otras industrias en el mundo están creciendo a ese nivel. Otro ejemplo de ello es que la industria manufacturera aumentó en 8,3 % sus exportaciones a los Estados Unidos, es decir, casi el doble del promedio de las exportaciones totales del país. Lo que está claro es que por cuenta de la caída en los precios de las materias primas, tales como carbón, petróleo y combustibles, hubo suficiente capacidad de la industria gracias al TLC para incrementar sus ventas. Si usted observa el descenso en las exportaciones a Estados Unidos ello se explica por la caída en dólares por concepto de petróleo, carbón, oro y otras. Lo que sube son básicamente manufacturas. Si no hubiera habido TLC habrían caído las materias primas y las manufacturas a la vez. Pero todo podría irse a pique por los daños que le podrían causar a la economía los paros que anuncian otra vez los cafeteros y los mineros...Sin duda los paros durante el primer trimestre del 2013 afectaron el comportamiento económico, en especial las protestas cafeteras y del sector carbonero. Ahora vienen otras protestas que para mí son relativamente curiosas como el paro minero. Yo me pregunto quiénes son los que están parando, y resulta que en la minería hay tres clases diferenciadas. La minería formal no acude a paros, la artesanal no sé si lo está haciendo, pero la ilegal sí está acudiendo a paros. Fuera de que es ilegal está promoviendo paros, lo cual no deja de ser bastante curioso y además rechazable porque la minería ilegal hay que combatirla con todos los medios del Estado. Y la informal se debe acompañar para que se formalice. ¿Pero qué perjuicios percibe la industria por esas protestas cuando la economía busca recuperarse?Aquí cabe resaltar que son causas que no son muy explicables desde el punto de vista práctico. Los cafeteros han recibido un gran aporte del Presupuesto Nacional y el problema es operativo para que los subsidios se entreguen el mismo día en que se vende el grano. Esas son cosas que no justifican un paro, salvo que sus organizadores quieran tener intenciones electorales. Eso es probable. El perjuicio terminan pagándolo los cafeteros pequeños.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad