¿Dónde están las monedas? Escasez ya afecta a los negocios de Cali

¿Dónde están las monedas? Escasez ya afecta a los negocios de Cali

Septiembre 12, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
¿Dónde están las monedas? Escasez ya afecta a los negocios de Cali

Recursos. Según el Banco de la República, a la fecha circulan en el país unos $1,1 billones en ese tipo de monedas.

Almacenes, supermercados y hasta peajes padecen hoy por la falta de monedas de $500 y de $1000 para darles cambio a los consumidores.

El hábito de ahorrar en alcancías caseras no es nuevo. Pero hoy se ha convertido en un verdadero lío, ya que millones de colombianos han optado por guardar preferiblemente las monedas de $500 y $1000 provocando una aguda escasez de estas especies en la cotidiana actividad comercial.Tal es la preocupación que el propio presidente de la Federación Nacional de Comerciantes, Fenalco, Guillermo Botero, denunció este jueves que “hasta en los peajes ya no hay monedas para darles cambio (o vueltas) los automovilistas”.“Hay una norma que regula a los peajes y se trata de que si la cola de vehículos llega a una determinada distancia esperando pasar, los operarios tienen que abrir las barreras y darles el paso. Esta acción tiene inmensamente preocupadas a las compañías de valores afiliadas a Fenalco, porque las concesiones les están imponiendo multas y haciéndolas responsables de las veces que tienen que dejar pasar los autos por la falta de monedas”, señaló Botero.Lo dicho por el dirigente gremial es patético. La escasez de monedas se presenta desde hace varios meses, y aunque el Banco de la República trabaja a ‘full’ en su factoría de Ibagué, las de $500 y $1000, y hasta las de $200, desaparecen casi de inmediato al salir a circulación.“La gente las está guardando en las alcancías y nos cuentan que es una forma de ahorro en muchos hogares para pagar impuestos, financiar un futuro viaje, y hasta para comprar el último celular de moda. Por eso las guardan casi todo el tiempo, y eso nos perjudica”, dice Aníbal Pérez, administrador de una Rapitienda en el sur de Cali.Ese hábito lo admite Ana González, una ama de casa del barrio Bretaña, quien dice que “moneda nueva de $500 o de $1000 que cae en mis manos la guardo. Las dejo en la alcancía durante todo un año y luego las uso para atender gastos como los libros y uniformes de mi hijo para no tener que prestar plata”.Negocios sin ‘menuda’Aunque es legítima la costumbre del ‘marranito’ en muchos hogares, lo cierto es que la poca moneda fraccionaria tiene en aprietos a supermercados, tiendas, cafeterías y restaurantes.“Hay días en que no tenemos como devolverles menuda (vueltas) a los clientes porque hay pocas monedas, y eso nos puede acarrear problemas”, señala Pedro Campos, dueño de un supermercado en el barrio Las Delicias.La Ley 1480 o Estatuto del Consumidor en sus artículos 23, 24 y 26 de la Ley 1480 de 2011, en concordancia la Circular Única sobre “disponibilidad de vueltas exactas” obliga a los establecimientos a darle cambio exacto a los clientes, so pena de sanciones por parte de la Superintendencia de Industria y Comercio. Ante tal circunstancia, la cadena Éxito adelantó hace poco una ‘cambiatón’ de monedas de todas las denominaciones en sus establecimientos.“Fue una gran oportunidad para todas aquellas personas que guardan sus ahorros en alcancías, y al momento de abrirlas no saben dónde cambiar su dinero; en los almacenes de nuestras marcas, es posible”, resaltó la cadena.¿Y las cuentas de ahorro?Aunque las alcancías son una forma típica de guardar dinero sobrante, las cuentas de ahorro en los bancos no están siendo utilizadas como tal.Según la Superintendencia Bancaria en el 2013 el 51% de las cuentas de ahorro no tuvo movimiento alguno a pesar de que 1.872.482 colombianos accedieron por primera vez al sistema financiero. Es decir, que 23 millones de ellas entre las 47,7 millones de cuentas activas no se están usando. Ello explicaría en gran parte el cambio de hábitos de ahorro de la gente al mantener su dinero en casa, y en monedas preferencialmente.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad