“Dólar alto beneficiará a la economía este año”: Minhacienda

“Dólar alto beneficiará a la economía este año”: Minhacienda

Enero 05, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Colprensa
“Dólar alto beneficiará a la economía este año”: Minhacienda

El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas.

Mauricio Cárdenas dice que la industria sí se recuperará en el 2015.

El 2015 será un año de retos para la economía colombiana. El Gobierno Nacional fijó su proyección de crecimiento en 4,2% que, si bien será más dinámico que el de otros países de la región y del mundo, sufre ya el efecto de una caída en la renta petrolera, por cuenta de los menores precios del crudo a nivel internacional.De acuerdo con el Gobierno, este año será el de la industria, con un repunte del 4%, que irá acompañando de la construcción, que continuará liderando con un crecimiento proyectado del 4,7%. El consumo de los hogares también será un jalonador de la economía con un crecimiento esperado del 4,3%. El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, habló sobre el panorama económico de este año para el país y el margen de maniobra que tiene el Gobierno para hacerle frente a los menores precios internacionales del 'oro negro', que se traducen en menores ingresos fiscales, por cuenta de menores impuestos y menores dividendos en la estatal petrolera, Ecopetrol.¿En qué están ancladas las proyecciones de crecimiento de 4,2% para este año? Esta es una meta realista a la luz de los nuevos escenarios petroleros. La caída del precio del petróleo naturalmente tendrá un impacto negativo sobre la inversión en el sector de hidrocarburos, pero al mismo tiempo viene acompañada de una tasa de cambio más alta que ayudará a sectores tan importantes como la industria. Lo que tenemos es un rebalanceo en materia de crecimiento económico, menos estimulado por el sector petrolero, pero más estimulado por la tasa de cambio y la recuperación de la economía de Estados Unidos. Pero, ¿cuál es la incidencia de la caída en los ingresos fiscales? La industria petrolera refleja el 50% de las exportaciones, el 16% de los ingresos fiscales del Gobierno y el 5% del PIB. Aunque tenemos una alta dependencia exportadora, en materia económica y fiscal no somos tan dependientes del petróleo como otros países productores de crudo, eso nos ayuda para navegar con más instrumentos en estas aguas turbulentas, porque ni pesa tanto en el PIB ni en los ingresos del Gobierno como para que no seamos capaces de manejarlo. No podríamos decir que estamos completamente blindados, porque eso sería exagerado, pero sí podemos decir que tenemos un buen marco de política macroeconómica y una economía diversificada, lo cual nos protege. ¿Qué tan riesgoso es dejar de percibir $9 billones por cuenta de la caída de la renta petrolera, y cómo se compensará la reducción de esos ingresos este año? Nos anticipamos a esa situación promoviendo una reforma tributaria que nos permite compensar la mitad de la caída en ingresos fiscales que resultan de los menores precios del petróleo. La otra mitad la asumiremos vía un mayor déficit fiscal. El país puede estar tranquilo, que ante la disminución de ingresos petroleros tenemos las herramientas para compensar esa situación sin afectar la inversión pública, logramos mantener el nivel de inversión, pese a que el precio del petróleo se ha caído a la mitad. ¿Cuál sería el precio del crudo que le podría dar más tranquilidad a las finanzas públicas? Mientras más alto el precio, mejor para Colombia, pero nosotros estamos haciendo cuentas sobre la base del precio actual, US$60 para el precio del Brent, US$48 para la canasta de crudo de Colombia, que es el precio con el cual estamos construyendo nuestros escenarios fiscales para este año. Naturalmente en esta materia hay que ser siempre optimista y pensar en lo mejor, pero prepararse y estar listos para escenarios no tan favorables. Para el año 2015 ya estamos adaptados, pero ¿qué vendría en el 2016 si el crudo cae todavía más? Vendrán retos grandes hacia adelante si el precio se mantiene bajo por mucho tiempo, pero Colombia estaría preparada para manejarlos. Por ahora tenemos resuelta la situación fiscal del 2015, esperemos a ver cómo avanzan los escenarios petroleros y sobre esa base estructuraremos el 2016, aunque lo importante es que Colombia tiene cómo acomodarse y que mantenemos un compromiso muy firme con la Regla Fiscal. ¿Cuáles sectores podrían impulsar el Producto Interno Bruto, PIB, en los próximos doce meses?El mismo sector petrolero va a crecer en producción, el sector carbonero también lo hará, la industria va a crecer 4%, la construcción crecerá por encima del promedio de la economía, en general a todos los sectores les va relativamente bien este año. El Gobierno proyecta un crecimiento para la industria del 4%, pero ¿cómo se va a lograr, teniendo en cuenta que el sector aún está muy débil? A punta de competitividad, que va a permitir que muchos industriales colombianos vuelvan a conquistar el mercado nacional. La gente, por cuenta del aumento del dólar, va a dejar de comprar productos importados que se encarecen y va a pasar a comprar productos nacionales, sobre todo en aquellos donde hay sustitutos domésticos, hechos en Colombia, como alimentos y muchas manufacturas. Están todos los astros alineados. Dólar alto, economía de Estados Unidos creciendo lo cual hace que el mercado de exportaciones esté dinámico, el mercado colombiano seguirá a muy buen ritmo, de forma tal que a la industria tiene todo para que le vaya bien este año. Frente a la tasa de cambio si bien beneficia a algunos sectores, hay otros que se muestran preocupados por la devaluación, ¿Qué medidas tomará el Gobierno para garantizar la estabilidad cambiaria? El dólar más alto es una buena noticia para la economía colombiana porque le va a dar más competitividad a la industria, al agro, a los servicios de consultoría colombianos. El dólar más alto realmente tiene muchos más ganadores que perdedores. El nivel que tenemos ahora de $2300 por dólar, creo que es tranquilizante para el país. Entró en vigencia la reforma tributaria, ¿cuáles son los efectos que se esperan durante este primer semestre del año? La reforma permitirá mantener el ritmo de inversión pública que es fundamental para el país. La reforma se hizo a tiempo, fue oportuna y logra que Colombia mantenga un liderazgo en América Latina en materia de crecimiento económico. ¿Cuánto de lo que se va a recaudar con los nuevos impuestos estará destinado a mitigar el impacto de la caída de la renta petrolera? La reforma tributaria permitirá recaudar $12,5 billones este año, de esa suma $8 billones corresponden a los impuestos que ya se venían recaudando de tiempo atrás, patrimonio y 4 x1000, recursos nuevos son $4,5 billones que sirven para compensar un 50% de los menores ingresos petroleros. La otra mitad se va a financiar vía más deuda, es decir, con un mayor déficit fiscal. ¿Cuándo empieza a sesionar la comisión que estudiará la nueva reforma estructural? Desde este mes de enero tendremos la comisión operando para que en 10 meses nos dé una carta de navegación sobre la reforma tributaria estructural que necesita Colombia. Esta reforma sería presentada hacia finales de año, o hacia el 2016… Esperemos a tener los resultados y el consenso necesario antes de fijarle las fechas, pero lo deseable sería proceder tan pronto como sea posible. La Contraloría dice que los cambios tributarios serán insuficientes ante los nuevos escenarios, y en especial frente a un eventual fin del conflicto y una etapa de postconflicto... La paz está más cerca que nunca y el año 2015 será decisivo, pero todavía no es una realidad, hay que esperar a que concluya el proceso para hacer todo el análisis del impacto fiscal del postconflicto. Colombia tiene cómo financiar un postconflicto, sobre todo porque este será una fuente importante de oportunidades económicas, ya que en un escenario de paz no solo la calidad de vida de nuestro país va a aumentar, sino que el crecimiento de nuestra economía se acelerará. A partir de ese momento el país va a crecer más rápidamente.¿Qué planes tiene el Gobierno para revivir este año la venta de Isagen? Esperamos que ahora en enero se pueda volver a establecer contacto con los inversionistas para mirar cómo está ese apetito, si tienen interés y evaluar la conveniencia de retomar el proceso.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad