Escuchar este artículo

10 años del 6-3: Martín Morel recuerda ese triunfo del Deportivo Cali sobre América

Octubre 09, 2020 - 11:55 p. m. Por:
Juan Carlos Pamo Sánchez - Reportero de El País
Martín Morel

Martín Morel, exdelantero del Deportivo Cali.

Archivo/ El País

El diez es un número de precisión. Las personas que lleven este número suelen tener sus mentes claras en un objetivo. Según el Tarot, es también considerado perfecto y divino.

Y es que así se puede resumir lo que pasó un día como hoy hace 10 años en la cancha del estadio del Deportivo Cali. Una jornada llena de precisión, perfecta y divina para los hinchas verdiblancos en el recordado clásico del 6-3 ante América, el rival de toda la vida.

Y es que el 10 estuvo y estará presente en esa fecha memorable. El 10 de octubre del año 2010 (10-10-10), un hombre que llevaba en su espalda la camiseta número 10 del elenco verdiblanco se ganó el corazón del aficionado caleño.

Se trata del argentino Martín Morel, quien anotó un triplete esa tarde, saliendo en hombros del coliseo azucarero. Un juego perfecto para él. Celebró gol de tiro libre, de chilena y de media cancha… ¡una locura!, y precisamente en el mejor escenario, en el primer derby de la historia que se realizó en Palmaseca.

Una década después, ese día sigue marcado en la memoria para los seguidores de corazón verde. Y mucho más para el exjugador argentino, que ese mismo año dio la vuelta olímpica en la Copa Colombia.

Morel se llevó para su museo personal la pelota de ese día, el uniforme con el que jugó esa tarde y, lo más importante para él, el cariño de los aficionados que le expresan su admiración y lamentan no haber disfrutado más de su talento con la casaca verdiblanca.

Desde la población de Chabás, ubicada a 80 kilómetros de Rosario, en Argentina, Martín recordó cómo fue ese día donde tuvo una calificación de 10 puntos.

¿Qué recuerdo tiene de esa fecha especial hoy que se cumplen 10 años?
Es una fecha inolvidable para mí. Qué después de tanto tiempo perdure en la memoria del hincha es algo especial. Fue un clásico inolvidable para todos. Hasta el día de hoy la gente del Deportivo Cali me lo sigue recordando, mostrando su cariño, fue un partido inolvidable y en el cual me ha tocado convertir lindos goles.

¿Es tal vez la mejor presentación que usted tuvo en su carrera?
Esa fue una de las mejores, la verdad que sí, por la calidad de goles que me ha tocado convertir y hasta el día hoy se sigue recordando, uno lo disfruta. Han pasado 10 años y cuando uno retrocede un poco el tiempo, lo sigue disfrutando día a día. La gente me lo hace sentir así.

¿Ese día se ganó definitivamente el cariño del hincha caleño?
Yo creo que me ha tocado convertir varios goles, pero considero que al hincha le llegó más el partido del clásico del 6-3; ahí tuve la fortuna de ganarme el cariño de la gente. La verdad que es algo muy lindo para mí estar en el corazón y la memoria de una hinchada tan grande como la del Deportivo Cali, eso me pone muy feliz.

¿Cómo fueron las horas previas al clásico?
La semana previa al clásico uno siempre la vive de una manera especial. Siempre uno se imagina tener un partido perfecto. Uno quiere que todo salga bien y la verdad que ese día me desperté bien. La noche anterior uno juega el partido imaginario y se va haciendo una idea de cómo quiere que salgan las cosas. Me imaginaba que las cosas salieran bien, pero no tanto como salieron en el partido. Convertí tres goles lindos que hoy se siguen recordando.

martín Morel

¿El ambiente en el camerino antes del iniciar el partido cómo fue?
Previo el partido, yo siempre trataba de tener un espacio para mí solo. Alejarme la bulla del camerino y tratar de pensar, tranquilizarme, aunque sea cinco minutos en silencio, pensar, bajar las pulsaciones, ya que previo al partido uno lo está viviendo de manera especial. Uno siempre trata de hacer lo mejor y por fortuna ese día las cosas salieron de buena manera.

¿Recuerda cómo llegaba el equipo en el torneo?
No estábamos de la mejor manera. El equipo en la Liga no pudo encontrar la regularidad que tuvo en la Copa Colombia, donde mostramos un nivel muy alto, mientras que en el torneo principal no lo pudimos demostrar. Perdimos muchos puntos de local. Recuerdo que llegamos a la última fecha de la fase regular dependiendo de otros resultados para clasificar, necesitábamos ganar y esperar un marcador de otro partido que nos favoreciera. Logramos el triunfo, pera el otro no se dio. No fue una mejor manera de hacer un buen torneo en la Liga y fue triste porque el Cali siempre debe estar en las finales.

A usted le tocó trabajar con técnicos como Jorge Cruz y Jaime de la Pava, ¿cómo fue esa experiencia?
Cuando llegué al Cali estaba el profesor Cruz, los malos resultados originaron su salida del equipo infortunadamente. Un gran ser humano al que conocí, incluso hace un mes atrás estuve invitado por él para una charla con los chicos de las divisiones menores, allí pudimos reencontrarnos. Luego asumió el profesor Jaime, a quien le voy a estar muy agradecido porque me brindó su apoyo y la confianza que necesitaba.

¿En el transcurrir del partido se le pasó por la cabeza que se diera un resultado tan abultado?
Era algo inimaginable. Empezamos ganando con el gol de ‘Manga’ Escobar y después nos empatan por un penal, seguimos trabajando y tratando de llevar el partido adelante. Después tuve la suerte de convertir de tiro libre, lo que nos dio confianza. Luego vino el tercer gol, el que hice de chilena, tratamos de seguir buscando más goles, luego llegó el penal de Diego Álvarez. Cuando íbamos 4-1, al final del primer tiempo, dijimos: “este partido no se nos puede escapar de las manos”. Al comienzo del segundo tiempo, a los 2 minutos convertimos el quinto gol, el último gol mío, que fue de mitad de cancha, y ahí tuvimos la seguridad de decir: “no se nos puede escapar este partido”. Luego se nos complicó un poquito cuando ellos descotaron y se pusieron 5-3. Ya con el último gol de Jonathan Álvarez se reafirmó el triunfo. Fue una noche soñada para todos; pero si miramos bien, no fue el partido perfecto porque nos marcaron 3 goles.

¿De los tres goles que marcó ese día, cuál le gustó más?
De los tres goles me quedo con el de mitad de cancha. En el partido lo estuve buscando, miraba a Nelson Ramos, que era el arquero de América, y veía que jugaba muy adelante del arco. En el primer tiempo tuve un par de charlas con Jonathan Álvarez y le decía que el arquero jugada adelantado y que si tenía una oportunidad que tratara de pegarle al arco porque el arquero se adelantaba mucho. Y al comienzo del segundo tiempo me quedó una y por fortuna salió perfecto.

¿Había conseguido un gol así en su carrera?
No, ese fue el único. Cuando jugaba en Tigre intenté hacerlo, pero el balón salió cerca del arco de San Lorenzo.

martín Morel

¿Los jugadores de América les decían algo durante el partido para parar el ritmo?
No, nunca nos dijeron que bajáramos el ritmo. Tuvimos un partido tranquilo, más allá del roce por ser un clásico y de la magnitud que genera ser el duelo caleño. La verdad que nunca nos han dicho nada, así que todo terminó muy tranquilo.

¿Qué objetos conserva de ese partido?
De ese partido conservo todo. Guardo la camiseta, el pantalón, las medias y el balón. La pelota la tengo firmada por todos los compañeros y es un recuerdo muy lindo que lo tengo acá en mi casa presente siempre.

Martin morel deportivo cali

¿Cómo fue la celebración por el triunfo?
En el camerino fue una alegría enorme, se vivió de una manera increíble. Si mal no recuerdo, ese partido se convirtió en el clásico de mayores goles en la historia y fue a favor de nosotros.

¿Mantiene contacto con los jugadores que fueron sus compañeros?
Tuve un charla con Juan Guillermo Castillo, el arquero uruguayo que no estuvo ese día porque andaba en la selección de su país. Hace unas semanas hablé con Camilo Ceballos y cuando estuve en el Cúcuta nos saludamos con Diego Álvarez.

Usted nos contó que hace poco habló con Nelson Ramos, ¿recordaron algo en especial de ese partido?
Con Nelson tuvimos una charla por mensaje, no hablamos mucho del partido, sino que le agradecí unas palabras que tuvo hacia mí durante una entrevista que le hicieron hace poco donde hizo muy buenas referencias mías. Dijo que era lamentable que haya durado tan poco tiempo en el fútbol colombiano porque podría haber hecho una carrera muy linda en Colombia. Después le mandé un mensaje de forma privada, le agradecí las palabras que tuvo conmigo, quedamos pendientes de tener un diálogo más largo para hablar del clásico del 6-3.

¿Se lamentó por no haberse quedado más tiempo en el Cali?
La verdad que me hubiera gustado haberme quedado más tiempo en el Deportivo Cali. En el 2011 me hicieron una nota en la cual yo conté cómo fue mi salida del Cali y al día de hoy me arrepiento por haber tomado esa decisión. Uno en la vida comete errores por tomar decisiones en caliente. Esa fue una de tantas malas decisiones porque me sentí muy bien el tiempo que estuve allí, me quedó pendiente seguir en el club que me brindó tanto cariño. Se habló que mi salida fue por dinero y no fue por eso, en su momento aclaré cuál fue el motivo de mi ida, diferencias con un directivo de la época, alguna gente lo entendió, otra creo que no.

¿Nunca tuvo posibilidad de regresar al Cali?
Al Deportivo Cali como tal no. Después de mi salida tuve muchas ganar de volver a club o a Colombia. Luego se presentó la posibilidad de ir en el 2014 al Cúcuta con el profesor Alberto Suárez, estuve dos años y disfruté nuevamente del país, me quedó la espina de no poder ir a enfrentar al Cali, para ese partido no me convocaron.

¿Ha visitado Cali luego de su salida?
Después de mi salida del Deportivo Cali regresé a la ciudad unos meses después a buscar unas cosas personales del apartamento donde habitaba. Luego no se ha dado la oportunidad de regresar, tenía la idea de ir para esta fecha y celebrar los 10 años del 6-3, pero esto de la pandemia nos jugó una mala pasada. Con mi esposa queremos visitar a Cali, de llevar a mi hijo el estadio, me dice que quiere ir a ver un clásico.

¿Qué espacio tiene Deportivo Cali en su vida?
Para mí el Deportivo Cali conserva un espacio muy grande en mi corazón y en mi vida. En muy poco tiempo pude vivir cosas maravillosas, cuando llegué al Deportivo Cali fui a Buga a pedirle al Señor de los Milagros que me permitiera salir campeón con el equipo y tuve la suerte de alcanzar el título de la Copa Colombia, allí cumplí el propósito por el cual fui a la institución.

¿A qué se dedica hoy en día Martín?
Yo me gradué como entrenador de fútbol en el 2012, estudié en la Asociación de Técnicos del Fútbol Argentino mientras estaba en plena carrera y pude terminar los estudios. Estoy esperando si sale alguna posibilidad para dirigir, por ahora toca seguir capacitándose para cuando llega el momento afrontarlo de menor manera.

¿Un sueño sería dirigir en Colombia y, por qué no, al Deportivo Cali?
Sería una linda experiencia. Me encanta el fútbol colombiano y ni hablar si en un futuro se da una chance de estar en el Deportivo Cali, los sueños están para cumplirse y realizarse.

¿Cómo ve el Cali de la actualidad?
Lo sigo por resúmenes, trato de ver los partidos por internet. Sé que está metido dentro de los ocho, espero que siga por ese camino, el profesor Alfredo Arias le dio otro estilo de juego y Deportivo Cali es un equipo que exige resultados y obliga a estar en los primeros puestos.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS