"Todavía tengo una felicidad increíble por el título panamericano": Catalina Usme

"Todavía tengo una felicidad increíble por el título panamericano": Catalina Usme

Agosto 13, 2019 - 11:55 p.m. Por:
Daniel Molina Durango - Reportero de El País
catalina usme

Catalina Usme, jugadora de América y la Selección Colombia.

Colprensa-Cortesía COC

Catalina Usme estaba destinada al gol antes de nacer. La figura del América de Cali, que el viernes pasado se consagró campeona de los Juegos Panamericanos de Lima con la Selección Colombia, contó que su padre, cuando supo que iba a nacer, le compró un balón de fútbol por una bella tradición familiar...

“Esa es una historia bacanísima. A mis papás no les gustaba conocer el sexo de sus hijos antes de nacer porque decían que lo que llegara iba a ser bienvenido, entonces con mis dos hermanos mayores compró balones antes, y conmigo fue igual. Me cuentan que mi mamá le preguntó: ¿Qué tal que sea niña? y él le contestó: ah, las niñas también pueden jugar y le salió literal, desde allí creo que la vida me dijo que mi camino iba a ser el fútbol”, relata Catalina con emoción.

Esa pasión enorme que siente por el fútbol desde pequeña se hizo evidente este fin de semana, cuando Usme, después de haber ganado el oro en los Panamericanos con la Selección, tomó un avión en la madrugada limeña para alcanzar a estar, el sábado a las 2:00 de la tarde, en el partido de la Liga Femenina entre América, que necesitaba ganar para clasificar a la próxima ronda, y Deportivo Cali. Usme ingresó en los minutos finales y las ‘Diablas’ ganaron 3-2.

Dos días después de ese maratónico y apasionante trajín, El País dialogó con esta mujer destinada al gol.

¿Cómo se siente tras lo logrado con Colombia y el América?
¡Uf!, han sido días bastante agitados. Hasta me enfermé por el tema del cambio de clima, pero la verdad estoy con una felicidad increíble. Pienso en lo que hicimos y sonrío de pura felicidad por haber obtenido esa medalla de oro.

¿Cómo hizo para, en un tiempo récord, llegar a Cali y jugar el clásico femenino en la Liga?
Desde el principio tenía claro que mi intención era jugar la final de los Panamericanos con Colombia y luego estar en el clásico, porque si bien la Selección te da un estatus y te permite vivir estas experiencias, creo que también hay una responsabilidad grande con los clubes, que son los que te pagan y apoyan.
Tras la semifinal contra Costa Rica, supimos que el horario para la final sería viernes a las 8:30 de la noche, y tratamos de organizar todo con mucha cautela para que tras el partido me desconvocaran y pudiera viajar a Cali. Yo les expresé al técnico y al delegado mi necesidad por jugar y aportarle a mi club.
Les dije que yo iba a cumplir mi tarea y que por favor me permitieran eso, aún sabiendo la posibilidad de que el partido se podía ir a alargue y penales, como ocurrió. El vuelo que conseguimos estaba para la 1:30 de la mañana, y después de quedar campeonas, de la felicidad hasta se me había olvidado. Entonces la doctora me dijo: “¡Cata, Cata¡”, son las 11:30”, y yo de una me fui en un Uber para el aeropuerto. Llegué allá cuando el vuelo estaba a diez minutos de despegar. Un poquito más y no llego (risas). Aterricé en Cali a las 9:00 de la mañana, salí directo para la concentración, dormí un rato, almorcé a las 11:00 y a las 12:00 nos fuimos para el estadio.

¿No le preocupó el tema físico o llegar a lesionarse por el sobreesfuerzo?
Lo que pasa es que yo llevo tres años entrenando con preparadores físicos-atletas, entonces cuando llegué y me revisaron, tenía fatiga, pero no una importante que me impidiera jugar.
Habíamos dicho que si el partido se complicaba, yo entraba porque empecé en el banco. Al principio íbamos ganando tranquilas, pero luego Cali reaccionó y no me aguanté las ganas y dije ¡háganle que estoy lista para aportar!
Lo bueno es que al otro día me hicieron un examen de sangre y no parecía que hubiera jugado el torneo, el Panamericano y el clásico, y eso es gracias a mi preparación.

Usted dijo que no haber ganando el oro hubiera sido un fracaso...
Claro. Es que en este proceso fuimos cuartas en Guadalajara 2011 y subcampeonas en Canadá 2015. Entonces para esta vez nos mentalizamos en lograr el oro. Dijimos que no más quedando de virreinas porque teníamos equipo para competir y ganarle a cualquiera.

¿Cómo analiza la situación de la Liga?
Nos gustaría que tuviera el formato de los dos semestres o un torneo anual. Logros como este (el de los Panamericanos) podrían impulsar más patrocinios para que la Liga sea más extensa. Con el talento que hay aquí, la Liga Femenina de Colombia podría ser de las mejores del mundo.

¿Con qué sueña?
Me gustaría que el fútbol femenino de Colombia se vuelva de los mejores. Yo quiero seguir siendo parte de él, no solo como jugadora, siendo también dirigente cuando me retire. Entregarle al país un Mundial o un oro olímpico sería algo de locos.

Pasando al América, ¿se puede pensar este año en el título?
Amén. Está en nuestras manos y todas tenemos esa gran ilusión de llegar a la final, ser campeonas y también ganar a la Copa Libertadores de
América.

Más de ‘Cata’
Catalina nació en Marinilla, Antioquia, y empezó a jugar en la Copa Oriente (torneo infantil), donde era la única mujer.

Comenzó su carrera en el equipo Formas Íntimas. En el 2017, con la creación de la Liga, llegó al América y luego jugó la Copa Libertadores con Santa Fe, antes de volver a ser ‘Diabla’.

Sobre el comentario del exportero Faryd Mondragón, quien le atribuyó la medalla de oro de los Juegos a la vicepresidenta Martha Lucía Ramírez, Usme expresó: “Eso no lo comparto. Esta generación viene buscando títulos hace rato y aunque se le agradece a la Vicepresidenta y a Coldeportes por el apoyo reciente, esto ha sido el fruto de ocho años de trabajo entre nosotras y esas personas que se han mantenido soñando a nuestro lado”.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad