"No queremos llegar al paro en el fútbol colombiano": Carlos González Puche, de Acolfutpro

Escuchar este artículo

"No queremos llegar al paro en el fútbol colombiano": Carlos González Puche, de Acolfutpro

Octubre 26, 2019 - 07:15 p. m. Por:
Juan Carlos Pamo Sánchez, reportero de El País
Carlos González Puche

Carlos González Puche, director de la Asociación Colombiana de Futbolistas Profesionales, Acolfutpro.

Especial / El País

La Asociación Colombiana de Futbolistas Profesionales (Acolfutpro) anunció el viernes la suspensión temporal del paro programado a partir de la primera semana de noviembre, y expresó su confianza en que con la mediación del Ministerio del Trabajo puedan llegar a acuerdos con la dirigencia.

La determinación de levantar el paro fue adoptada por los futbolistas después de realizar reuniones con el Ministerio del Trabajo y la Comisión Especial de Tratamiento de Conflictos ante la Organización Internacional del Trabajo (Cetcoit).

El cese de actividades estaba programado para el fin de semana del 2 y el 3 de noviembre, días en que se debería disputar la última jornada de la liga que otorga los boletos a ocho equipos que pasan a los cuadrangulares semifinales.

A raíz del anuncio del cese de actividades por parte de los futbolistas, la Dimayor adelantó para el martes próximo, 29 de octubre, la última fecha de esta fase del torneo.

El conflicto comenzó en septiembre pasado, cuando la Acolfutpro presentó a la Dimayor, que organiza los campeonatos masculinos y femeninos profesionales del país, peticiones para mejorar las condiciones laborales de los futbolistas, pero no recibieron respuesta.

Entre lo pedido, que fue firmado por más de 1100 jugadores, están temas relacionados con la concertación del estatuto del jugador, del código disciplinario, minuta única de contrato de trabajo obligatoria de la Federación Colombiana de Fútbol (FCF) y un torneo profesional de fútbol femenino.

El País habló con Carlos González Puche, director de Acolfutpro, para conocer qué se viene en este tema que ha creado una gran polémica.

¿Por qué qué tomaron la decisión de suspender temporalmente el cese de actividades?
Esta no es una decisión definitiva. La idea es que la negociación se pueda dar, las peticiones no se han discutido, hay una querella en contra de la Dimayor y Federación por no negociar. La suspensión temporal se realiza porque el Gobierno Nacional nos manifestó su preocupación que se diera un cese cuando el país está cerca de vivir otros paros nacionales. Había una mayoría, pero no unanimidad en ese sentido para tomar una decisión de ese tamaño.

¿Es decir que no había unanimidad de los futbolistas?
Sí, porque algunos tienen unos planteamientos diferentes acerca de cuándo hacer el paro. Lo que sí es unánime es que los jugadores tienen claro es que si no hay un cese ante la aptitud que hoy mantienen los directivos, no van a conseguir el espacio para mejorar nuestras condiciones de trabajo.

¿Hay un porcentaje pequeño de futbolistas que sienten temor por las consecuencias de ir a un paro?
Ese es un riesgo que deben tener claro los jugadores que existe. Sería muy estúpido en pensar que ese no riesgo es latente. El empleador puede terminar el contrato unilateralmente y nadie tiene protección para ello, pero también existen mecanismo para impedir que sus derechos legales no se vulneren.

¿No consideran que el suspender el cese puede sonar a un reversazo?
No lo vemos de esa forma. Es una condición de los futbolistas, vuelvo y repito, ninguna de las actividades que hemos realizado tiene como objetivo llegar al paro. Buscamos el diálogo, hemos visibilizado ante el país que las condiciones de trabajo para los jugadores se tienen que mejorar y no se puede mantener que una sola parte las siga imponiendo.

¿Ustedes confían que la Dimayor y Federación se van a sentar en la misma mesa con ustedes?
Nosotros estaremos el 1 de noviembre en la reunión convocada por el Viceministro de Trabajo, confiados en la mediación del Gobierno y de los organismos internacionales, para llevar nuestras peticiones porque tenemos argumentos; tarde o temprano esta situación tendrá que ser corregida, a través del diálogo sería lo ideal. El fútbol colombiano como está, no está bien.

Si a la reunión del 1 de noviembre no se presenta Dimayor y Federación, ¿cuál va a ser la posición de la agremiación?
Si ellos no acuden a la cita es un hecho que demostraría a todo el país que no hay ningún interés por dialogar. Le recuerdo que las determinaciones las toman los futbolistas, la agremiación es solo un instrumento, nosotros fijamos unas pautas pero son los jugadores quienes deciden los mecanismos a seguir.

Si el cese de actividades se diera, ¿qué instancias legales siguen?
El cese de actividades es una forma de protestar, el punto acá es que algunos clubes están cumpliendo con sus obligaciones y les dicen a sus jugadores que no pueden cesar sus labores; si se llega a esa instancia será un juez de la República quien determine si es legal o no en virtud a que se han presentado unas peticiones y allí miraremos a qué parte se le dará la razón.

Para tener una idea, ¿cuánto tiempo podría pasar para que llegue el proceso a un juez de la República?
Se podría tomar algunos meses para declarar si es legal o no. Recordemos que el fallo tiene instancias y eso implicaría un buen tiempo.

¿Los jugadores tienen contratos vinculantes con Dimayor?
Claro que sí. Por eso las peticiones no se han realizado directamente a los clubes. Cuando usted revisa una minuta de contrato de cualquier jugador de cualquier club, establece una cláusula donde el futbolista se está comprometiendo a cumplir los estatutos de la Federación y de la Dimayor. Las condiciones de trabajo se tiene con los clubes y con los reglamentos y estatutos. Acá no estamos hablando el tema de salarios como algunos periodistas erróneamente han querido informar, el tema es mejorar las condiciones laborales. Yo me hago una pregunta: ¿quién programa los torneos, las fechas a jugarse y los descanso, el club o la Dimayor?

¿Cómo ve el tema de las amenazas de algunos directivos?
Esas amenazas han sido públicas. Eduardo Pimentel lo hizo en días anteriores en sus redes sociales. Otros clubes de la misma forma se han expresado en ese sentido. Ese tipo de amenazas pueden llegar a las autoridades laborales y además puede llevar al costreñimiento del derecho de asociación, el derecho a la huelga de los trabajadores y eso puede tener una sanción penal de uno a dos años y una multa económica.

El diálogo con el presidente de Dimayor está roto, ¿pero usted ha podido entablar charla con el presidente de la Federación?
Directamente no. A través de los jugadores de la Selección Colombia se hizo la semana pasada una intermediación para lograr una reunión con el presidente. Él expuso sus reflexiones, nosotros los argumentos que tenemos y en la siguiente reunión él y el presidente de la Dimayor manifestaron que no había ninguna disposición para discutir ni una coma de las peticiones realizadas.

¿Usted considera que todas las peticiones son justas?
Nosotros estamos invitando a los directivos a que se sienten a discutirlas, no a aprobarlas. Aquí el fondo no es la cantidad de las peticiones, sino que ellos temen que si abren la puerta para negociar, así sea media petición, estarán dándole el reconocimiento a la asociación para que en nombre de los futbolistas pueda discutir las pretensiones ante Dimayor y Federación, ese precedente es el que no quiere permitir ninguno de los directivos. Es el quid del asunto, si van a permitir que un tercero entre a concertar las condiciones de trabajo de los futbolistas, como se hace en otros países.

¿Algunos dicen que lo que buscan es el beneficio de la asociación?
Acá se está realizando una serie de peticiones en pro de mejorar las condiciones de los futbolistas. ¿En qué me beneficio yo, o los directivos de las asociación, si se mejoran las condiciones del torneo? ¿En qué me beneficio yo si se discute el código disciplinario? nosotros tenemos una junta directiva y nuestros recursos se manejan en una fiducia de administración y pago donde se pueden vigilar y controlar en qué nos gastamos nuestros recursos. Ojalá el 80 por ciento de los clubes tuvieran el rigor de nosotros.

Las peticiones

1. Revisar el calendario de las competencias profesionales, períodos de descanso y recuperación.

2. Concertar el estatuto del jugador de la Federación Colombiana de Fútbol (FCF).

3. Concertar el código disciplinario de la FCF.

4. Concertar la minuta única de contrato de trabajo obligatoria de la FCF.

5. Un torneo profesional de fútbol femenino.

6. Pólizas complementarias de salud.

7. Horarios, intervalos y tiempo de descanso entre partidos.

8. Partido anual de la Selección Colombia de mayores en favor de Acolfutpro.

9. Participación sobre derechos de televisión.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad