El boxeador cubano José 'Mantequilla' Nápoles falleció en México

Escuchar este artículo

Falleció el boxeador cubano José 'Mantequilla' Nápoles 

Agosto 16, 2019 - 07:03 p.m. Por:
Agencia EFE
José Mantequilla Nápoles

José Mantequilla Nápoles, boxeador cubano-mexicano.

EFE / El País

El boxeador cubano-mexicano José Ángel 'Mantequilla' Nápoles falleció este viernes en Ciudad de México a los 79 años como consecuencia de numerosas complicaciones.

Mauricio Sulaimán, presidente del Consejo Mundial de Boxeo, informó el deceso del gran peleador, nacido en Santiago de Cuba el 13 de abril de 1940 y que se trasladó a México a los 21 años ante el rumor de que la revolución cubana iba a prohibir el pugilismo profesional como sucedió después.

Lea también: "No es cuestión de sexo, sino disciplina": Sabina Mazo, primera colombiana en la UFC

"Se me fue mi gran ídolo, ya tenía algunos padecimientos en los últimos tiempos y bueno, ahora empieza la leyenda de 'Mantequilla' para que lo conozcan las generaciones que no lo vieron pelear", escribió Sulaimán en su cuenta de Twitter.

Escurridizo, veloz y con buena técnica, Nápoles poseía una gran pegada; como profesional en el peso welter ganó 81 peleas, 54 por la vía rápida, con siete derrotas y 15 defensas del título mundial.

Elogiado por el mítico 'Sugar' Ray Robinson, el púgil fue un artista del ring, que ganó su primer título mundial de la AMB y CMB en abril de 1969 al derrotar por nocaut al estadounidense Curtis Cokes, a quien vapuleó en la pelea revancha.

Uno de los momentos emblemáticos de la carrera del 'Mantequilla', quien se ganó su mote por su capacidad para escurrirse ante los rivales, fue en febrero de 1974, cuando aceptó pelear en los pesos medianos con el argentino Carlos Monzón.

Aquella pelea, que ganó el sudamericano, un mediano natural que combatió con todas las ventajas, fue presenciada por el actor Alain Delon y le sirvió de escenario al gran escritor Julio Cortázar para escribir uno de sus mejores cuentos sobre deportes.

"Era como si Mantequilla comprendiera que su única chance estaba en la pegada, boxearlo a Monzón no le serviría como siempre le había servido, su maravillosa velocidad encontraba como un hueco, un torso que viraba y se le iba, mientras el campeón llegaba una, dos veces a la cara", escribió el autor de "Rayuela", uno de los más grandes cuentistas de la literatura en idioma español.

Nápoles vivió mal sus últimos años. Dilapidó su dinero y murió en la pobreza, acosado por la diabetes, con problemas en el esfínter, enfisema pulmonar y demencia senil, entre otros padecimientos.

Hace tres años el escritor Carlos Barrón le dedicó una crónica en su libro: "Tiempo de compensación" y ahí desveló algunas de las pequeñas historias de un hombre que cumplió al pie de la letra la frase de la artista Chavela Vargas, nacida en Costa Rica y que se decía mexicana porque "los mexicanos nacemos donde nos da la chingada gana".

Cuenta en su crónica Barrón que 'Mantequilla' era un negro bragado que paralizaba cualquier lugar donde entrara. Restaurantes y plazas se deleitaron en arrumacos hacia su persona.

"Su sitio favorito era el Hipódromo de las Américas; llegaba sin avisar con los pantalones ajustados de dinero, se le notaban desde la distancia los billetes doblados. Era mal apostador y peor perdedor", contó el autor mexicano en su crónica.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad