"Alrededor del mundo dejé siempre una buena imagen de Colombia": Orlando Duque

Escuchar este artículo

"Alrededor del mundo dejé siempre una buena imagen de Colombia": Orlando Duque

Septiembre 13, 2019 - 11:55 p. m. Por:
César Polanía - Editor de Afición
Orlando Duque

Orlando Duque, clavadista caleño.

Fotos Red Bull / El País

Y entonces Orlando Duque decidió no saltar más. Durante 35 años, los ríos, mares y lagos de 60 países, en los cinco continentes del mundo, lo recibieron tras ejecutar alrededor de 15.000 saltos en los que siempre estuvo en riesgo su vida.

Ahora, el ‘Duque de las alturas’, 11 veces campeón mundial del Red Bull Cliff Diving, desea estar en contacto con el agua desde la orilla, en la formación de nuevos clavadistas y en el trabajo día a día para que este deporte sea olímpico.

Poseedor de dos Guiness Record, un título mundial de salto de la Federación Internacional de Natación (2013) y el honor de ser el mejor clavadista del mundo en el 2014, Orlando considera que ha llegado el momento de retirarse de las competencias, en buena parte por las lesiones, y seguir sumergido en el agua, pero mediante saltos de aventura. Difícil que deje de estar allí. Imposible que deje de saltar. Pero ahora será solo por diversión.

Este sábado y domingo, en la parada del Red Cliff Diving de Bilbao, el clavadista caleño, de 45 años de edad, hará sus últimos saltos en competencia. Cuando salga a la superficie del agua, mirará al cielo y le dará gracias. Y lo propio deberá hacer Colombia por ese mar de alegrías que le regaló Orlando al país.

¿Por qué decide el retiro en este momento de su carrera?
Lo había planeado hace cuatro años, había dicho que en el 2019 paraba de competir. Un par de lesiones que tuve el año pasado ayudaron a tomar esta decisión de una manera más fácil. A los 45 años de edad no es sencillo retomar el nivel en que uno estaba.

¿Qué viene para Orlando ahora en su vida?
Me retiro de la parte competitiva, pero sigo saltando. Hay proyectos de aventura interesantes que quiero hacer en Colombia y en otros países. Voy a estar trabajando con Red Bull Cliff Diving en la parte de comunicaciones, también en la parte deportiva, como uno de los expertos en este tema. Y en la Federación Nacional de Natación estoy en dos comités con los que deseo seguir trabajando para que este deporte sea olímpico y algún día los colombianos podamos conquistar medallas.

¿Cuál fue la mayor satisfacción que le dejaron los clavados?
Sin duda, el aprecio que te da la gente cuando te reconoce que has hecho cosas buenas. Alrededor del mundo dejé siempre una buena imagen de los colombianos y la gente apreció mucho eso.

¿Cuál fue la mayor decepción o tristeza?
No haber podido competir en unos Juegos Olímpicos. Yo gané todas las competencias que existen en este deporte y me queda como frustración que eso no haya sucedido. Lo importante es seguir trabajando para que nuestro deporte sea olímpico y ayudar a formar nuevos deportistas que busquen ese logro.

¿Vio la muerte en algún momento de su carrera?
No, la muerte en ningún momento. este es un deporte difícil, riesgoso, pero la preparación que se hace es muy extensa y exigente para minimizar esos riesgos. Hay lesiones, pero dentro de lo normal que nos expone el peligro, no como para haberme sentido cerca de la muerte.

¿Cuál fue el salto que lo llenó plenamente por las condiciones técnicas suyas y las circunstancias del sitio?
El salto que más me llenó fue el 10 que me dieron de calificación en Hawái en el año 2000, era el último de la competencia, el más complejo, y los siete jueces me dieron el máximo puntaje. Ese clavado aparece en el libro Guiness Record como una maniobra perfecta y aún, casi 20 años después, todavía lo recuerdo muy bien.

¿Cuál fue el salto de mayor altura?
Fue de 34 metros desde un puente en el mar Mediterráneo, en Italia, cerca a Amalfi. Estábamos grabando un documental y ese era el sitio perfecto, con las condiciones necesarias e inmejorables. Saltar más de 30 metros no es fácil, pero haber tenido todas las condiciones necesarias para el salto me animó mucho más.

¿Tiene en mente cuántos saltos ejecutó a lo largo de su carrera y cuántos países vieron su espectacularidad saltando?
No tengo ni idea cuántos saltos he hecho, yo diría que unos quince mil, no sé en tantos años de carrera competitiva cuántas veces lo habré hecho, pero sí puedo afirmar que no ha sido en menos de 60 países, tanto en competencias como en actividades de aventura.

¿Cuál fue la zona más exótica donde realizó un salto?
Hay varias, como las cataratas Victoria, en la frontera entre Zambia y Zimbabwe; en la isla de Malpelo, en el Pacífico colombiano; en el Amazonas salté desde un árbol; hace un año estuve saltando desde un iceberg en la Antártida, entonces es una lista bastante interesante de los sitios donde pude saltar.

¿Cuál fue el salto que nunca pudo hacer?
Hay muchos saltos que tengo en una lista y ojalá algún día los logre. Uno de los que me faltaba y que pensé que no se lograría fue el de la Antártida, pero lo hicimos junto con la Armada Nacional de Colombia. Cada vez que apareció un proyecto que se veía imposible, ahí estuvimos buscando la forma de hacerlo funcionar.

¿Cuál es ese salto que jamás repetiría?
Es justamente el de la Antártida. Fue un salto demasiado riesgoso, muy complejo, con muchísimos elementos, necesité el apoyo de mucha gente para poderlo hacer, fue un equipo gigantesco de seguridad, producción, y después de que hice tres saltos, el director quería que saltara más, pero me negué, porque lo disfruté, pero ya era muy peligroso realizarlo de nuevo.

¿Si se trata de aplicar en la vida una enseñanza que le dejaron los saltos, cuál sería?
La enseñanza que me ha dejado el deporte es la disciplina, uno tiene que dedicarles tiempo a las cosas para buscar los resultados. El trabajo a largo plazo, la planificación y las metas claras te ayudan a formarte como ser humano.

¿Hoy, cuando ya decide parar, dónde cree que estuvo el éxito de su carrera?
El éxito de mi carrera estuvo en varias partes. Primero que todo, en mi formación inicial, la parte técnica fue muy buena, esas condiciones técnicas que uno adquiere de niño es algo que uno puede mantener. Y después, dedicarle el tiempo necesario a los detalles que me permitieron perfeccionar los saltos, yo me aseguré de ello para lograr las metas que tenía. Y, por último, el apoyo que recibí de Red Bull ha sido primordial, ya son 21 años con ellos y seguiremos juntos. Siempre me han apoyado en las competencias, en las lesiones y todas las locuras que se me han ocurrido. Todo ello me ayudó a tener no solo una carrera exitosa, sino bastante larga.

¿A quién ve como sucesor?
Hay varios, como Miguel García, que está compitiendo conmigo aquí en Bilbao. También María Paula Quintero. Ellos ya trabajan conmigo y están muy motivados para seguirle dando alegrías a este deporte y a Colombia.

Datos
Orlando Duque ganó su primer campeonato en el año 2000 y desde entonces ha ganado en once ocasiones el Mundial de Red Bull Cliff Diving.

En el 2013, Orlando se convierte en el primer campeón del mundo de salto en los mundiales de natación celebrados en Barcelona, por delante del británico Gary Hunt y el mexicano Jonathan Paredes, quienes ocuparon el segundo y tercer lugares, respectivamente.

Ostenta dos Guiness Record, uno de ellos por hacer el salto perfecto de 10 puntos en Hawaii, en una de las paradas del Red Bull Cliff Diving.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad