Escuchar este artículo

Terminó la edición 2020 del Festival Mono Núñez, estos fueron los ganadores 

Junio 29, 2020 - 05:21 p. m. Por:
Redacción de El País

Katherin Muñoz, tercera de izquierda a derecha, ganadora en la modalidad vocal.

Festival Mono Núñez

De forma digital, pero con la misma emoción y calidad musical, se terminó la noche de ayer, la edición número 46 del reconocido Festival Mono Núñez, donde diversos cantantes, intérpretes y compositores se reunieron para disfrutar de la música colombiana.

La nariñense Katherin Andrea Muñoz, en la modalidad vocal, y el santandereano Francisco Javier Rivera, en la modalidad instrumental, recibieron el Gran Premio Mono Núñez, en sus respectivas categorías. Además, cada uno también recibió el premio a mejor solista vocal y a mejor solista instrumental.

El mejor grupo instrumental fue Presto Ensamble de Caldas y el galardón a mejor dueto o trío instrumental se lo llevó Ciprés Trío del Cauca. Por su parte, el vals ‘El cielo de tus besos’ de la compositora vallecaucana María Isabel Mejía Gómez e interpretado por Juliana Escobar, obtuvo el primer puesto entre las obras inéditas.

Lea también: 'Monos' se llevó dos galardones en los Premios Platino Xcaret del Cine Iberoamericano

Otro de los ganadores de la noche fue el dueto Simisol, integrado por Lizeth Paola Rodríguez, soprano y cantante lírica ibagueña; y Sebastián Nieto, tenor caleño y compositor de la Pontificia Universidad Javeriana, quienes, acompañados por el tiplista Óscar Navarro, se llevaron el Premio Briceño y Añez al mejor dueto vocal.

Esta es la segunda oportunidad en que el dueto reciben este galardón, lo cual consideran es un gran honor, por “todo el talento que hubo en la competencia” y por su recorrido musical.

Para ambos músicos, vivir este Mono Núñez virtual ha sido una experiencia completamente nueva y diferente a sus pasadas vivencias en diferentes festivales.

Según la soprano, la mayor diferencia se sintió “al momento de subir al escenario, ya no se sienten los típicos nervios. Nosotros procuramos hacer un trabajo muy limpio y transparente y mostrar, aunque sea un poquito, lo que se podría sentir en un escenario; intentamos emanar la misma energía que cuando tenemos de frente al público, pero no es lo mismo”, comenta Rodríguez, quien también admite que extraña no poder escuchar los aplausos del público.

Pero, sin duda, el mayor cambio de todos fueron los tiempos. Un festival que antes duraba un fin de semana entre audiciones, calificaciones y nombramiento de los ganadores, en esta ocasión puso semanas enteras entre fase y fase. “Hay mucha más tensión”, reconoce la cantante, aunque agradecen la oportunidad de que la gente pueda escuchar su trabajo, así sea encerrados en la casa.

Sobre la virtualidad del Mono, Rodriguez opina que el Festival debería seguir fomentando la música colombiana y los festivales en redes sociales como Facebook, ya que es lo que más utilizan los jóvenes de hoy en día y, por ende, podría ayudar a atraer más al público joven.

“Festivales como el Mono Núñez podrían seguir realizando eventos virtuales y hacer un manejo más amplio de redes sociales. Los discos que salen del festival, con la recopilación de los concursos, podrían montarse en plataformas como Spotify, para que la gente empiece a escuchar la música y después de eso si invitarlos a los festivales”, comenta Rodríguez.

Un Mono inesperado

Simisol, muy poco antes del tiempo límite para mandar los videos al Festival, no estaba seguro si podría participar en el Mono, ya que el año pasado Lizeth Paola se sometió a una cirugía que había lastimado sus cuerdas vocales y le había dejado problemas de voz.

“Duré aproximadamente siete meses sin poder cantar, luego empecé a recuperar mi voz poco a poco, pero, ahora, siento que quedé con un 70% de mi capacidad pasada y no logré recuperar el otro 30”, cuenta la soprano, quien considera que posiblemente esta vivencia también la animó más a seguir cantando.

Otro aspecto que alentó al dueto a “hacer un trabajo bien bonito”, para que la gente conociera el acople en el que llevan trabajando desde el primer Mono Núñez en el que participaron en 2018, fue que ganaron su cupo al festival por Derecho Propio, el que se le otorga a quienes se hacen merecedores de este premio en eventos de trayectoria que integran la zona andina, de acuerdo al convenio firmado por la Red de Festivales en Colombia.

“Creo que la música colombiana es una oportunidad, para que la gente conozca de dónde venimos y la música que nos identifica”, finaliza la soprano.

Simisol

Lizeth Paola Rodríguez y Sebastián Nieto se conocieron en el Coro de la Orquesta Filarmónica de Bogotá.

Según la soprano, una vez escuchó cantar a Nieto, supo que tenía que hacer un dueto con él. “Primero lo conquisté, empezamos a salir y luego le propuse el dueto de música andina y él aceptó”, cuenta ella.

Para este Mono Núñez el dueto Simisol pensaba participar con una canción inédita, pero no pudieron.

Para este año el dueto piensa terminar su etapa de concursos y enfocarse en hacer un disco de música andina colombiana.

Otros ganadores

En esta noche de ganadores, se hizo merecedor al premio como Mejor guitarrista acompañante a Carlos Andrés Quintero Badillo, quien acompañó en su interpretación a Francisco Javier Rivera. Solista Instrumental. Recibe una guitarra donada por el maestro Lucho Vergara.

El Premio Pacho Benavides al Mejor Tiplista fue para Juliana Peña Pico, solista instrumental de Santander, mientras que Maicol Ferney Parra del Dueto Flautolita se hizo merecedor al galardón como Mejor Bandolista premio “Diego Estrada Montoya” y Víctor Manuel Rodríguez, solista instrumental de Cundinamarca fue exaltado como Mejor Requintista premio “Jorge Ariza Lindo”.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS