Liliana Martínez, la caleña que pinta la paz a través de murales

Septiembre 12, 2022 - 09:49 a. m. 2022-09-12 Por:
Por Daniela del Mar Peña Guatusmal
Liliana Martínez

Liliana, de niña, no soñaba con ser una artista reconocida, veía el arte como un pasatiempo. Considera que su carrera inició a sus 38 años, en Alemania.

Especial para El País

Liliana Martínez es más conocida en el mundo del arte como ‘Ticho', una caleña que desde muy pequeña se ha sentido atraída por las artes plásticas. Un don que heredó de su abuelo Efraín Martínez, artista colombiano, reconocido por ser el autor de importantes obras como la pintura del techo del Teatro Municipal Enrique Buenaventura de Cali, La Apoteosis de Popayán, entre otras. “Por mi abuelo, desde muy niña me vi inmersa en el arte, él me enseñaba muchas cosas importantes”, cuenta la pintora caleña. 

Poco a poco, Liliana se ha abierto camino en el país europeo. Cuenta que realizó varias exposiciones en el pueblo donde vive, pero lo más especial para ella fue haber sido invitada por el alcalde a pintar una parada de bus del pueblo donde ella vive. La máxima autoridad del lugar le dio libertad total, para plasmar en sus muros lo que ella quisiera.

“Empecé con el muralismo, en una época poco común, a mis 40, siendo madre de dos hijos y extranjera. Pero, seguí desarrollando con el tiempo esta habilidad y ya son muchos lo murales que hemos hecho en el pueblo y sus alrededores”, cuenta entre risas Liliana Martínez, quien prefiere hacer murales en los que conviven pájaros y peces, con un colorido impactante, como el que se ve en cualquier época del año en su natal Cali.

Los murales de Liliana llevan un crédito compartido, pues considera que el arte es un trabajo colaborativo en todos los procesos, por eso todas las ayudas son bienvenidas. Así que gran parte de los murales ha sido resultado de un trabajo colectivo.

Lea también: Netflix suspendió el rodaje de la serie 'The Crown' por muerte de la reina Isabel II

Liliana siente que tiene
un talento natural para hacer murales, “Me es difícil hacer un plano a futuro de cómo queda la obra, porque dejo que la pared me hable”.

“Soy muy abierta a la opinión de los demás, muchas veces alguien da su apreciación sobre una parte de la obra, y si la idea es buena, la llevamos a cabo. Cuando trabajamos en un proyecto que es para la comunidad, es muy chévere que las personas participen, porque es una pared que ellos van a ver casi a diario, y me parece lo más justo que se sientan orgullosos del trabajo que todos hacen”, manifiesta la artista.


Arte que une

Uno de los proyectos más recientes de Lilian es un mural que trabajó junto a niños refugiados rusos y ucranianos, que han huido de sus países a causa de la guerra. “Fue muy lindo pintar con ellos, pues el arte es una forma de construir paz. Varios de los niños no sabían hablar alemán, ni inglés, entonces ellos se sentían retraídos y apartados. Pero, con el pasar del proceso, una niña rusa que sabía inglés les explicaba lo que queríamos hacer; es impresionante como el primer día, los niños tuvieron un cambio gigante. Al final, vinieron sus padres a acompañarnos. Fue emocionante presenciar como el arte no tiene nada que ver en el conflicto”, comenta Liliana, quien actualmente se encuentra trabajando en un mural de Erlangen, una ciudad universitaria de Alemania.

“Este es un proyecto que lleva alrededor de un año gestándose, tomó mucho tiempo planearlo porque el tema es bastante delicado. Es una representación de los refugiados que llegan a Alemania por medio del mar, lo cual es una situación compleja, y muchas personas no lo logran”, explica Liliana.

La realización de este mural implicó para ella un gran reto, pues considera que para ella es un tema difícil de afrontar y con el cual debido crear hizo un diseño que simboliza la esperanza, “la idea es mostrar la ilusión con la que llegan las personas, y saber que hay un futuro mejor”, explica.

VER COMENTARIOS