¿Tiene salvación el MÍO? Responde el presidente de Metrocali

¿Tiene salvación el MÍO? Responde el presidente de Metrocali

Septiembre 25, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Luz Jenny Aguirre Tobón | Editora de Cali
¿Tiene salvación el MÍO? Responde el presidente de Metrocali

Armando Garrido, presidente de Metrocali.

Armando Garrido, presidente de Metrocali, dice que se adelanta acuerdo de servicio complementario con buses tradicionales. Tras el anuncio GIT, sus buses no van a quedar por fuera de las calles, aclara.

La lista de tareas que tiene Metrocali para  cumplir antes de que llegue el 2017 es larga. De chulearla, dice Armando Garrido, presidente del  ente gestor, dependerá que se pueda ver la luz al final del túnel para el MÍO. Pese a las muchas voces que vaticinan el colapso del sistema, él dice que lograr la viabilidad sí es  posible. Habrá que garantizar nuevas fuentes de recursos, gestionar un modelo complementario de transporte con los buses tradicionales que quedan, renegociar los contratos con los operadores, por mencionar algunas de las  misiones que se vienen. Lea también: El crítico panorama financiero de los cuatro operadores del MÍO. ¿En realidad cuál es la situación hoy con el operador GIT (que tiene 301 buses), que anunció que pedirá que se termine su contrato? Fue desafortunado que GIT decidiera comunicarle a Metrocali a través de los medios una decisión que tomaron sobre qué hacer con el contrato. Esta semana  su gerente me anunció que me llegaría la carta en la que comunican que pedirán  la terminación anticipada del contrato por incumplimiento de Metrocali.  Saben  que nosotros le vamos a contestar diciendo que no hemos incumplido y que  habría una controversia jurídica que llegaría ante un tribunal de arbitramento, que ya está planteado porque ellos ya tienen un pleito con Metrocali.  ¿Pero qué pasará con esos  buses? La gran preocupación de la gente es que dejen de salir a la calle... Eso de ninguna manera significa que van a parar los buses. El gerente  de GIT lo ratificó. Incluso dijo que habían hecho un incremento salarial a sus conductores y que tenían toda la voluntad de seguir sacando sus vehículos. Vamos a ver cómo plantea la situación GIT, pero creo que es una oportunidad excelente para que todos los actores nos sentemos a mirar la situación de este operador,  que sin lugar a dudas ha ido perdiendo capacidad de respuesta y  acusa  serios problemas para sacar a operar toda su flota.   El gerente me dijo que estimaba que en mayo del año entrante estaría manifestándose el tribunal de arbitramento, estamos hablando de muchos meses. No me sorprendería que mucho antes de mayo haya escenarios en los que ellos cambien de opinión y que encuentren razonable seguir adelante.  ¿Lo de GIT puede ser  presión para  los dos proyectos de acuerdo que cursan en el Concejo y que buscan recursos para el MÍO? Puede ser, pero debo decir con franqueza que me visitó el mayor accionista de GIT hace dos meses y me dijo que estaban muy escasos de fondos, que estaban haciendo un esfuerzo muy grande  y que el plan de choque que estaba explorando Metrocali en ese momento (el subsidio de $340 por viaje) tenía que llegar muy rápido. No estaría tan seguro de que fuera deliberadamente un mecanismo de presión, porque no es nueva su situación.  ¿Cuál es la situación real en la que están los demás operadores?  Está el grupo de Blanco y Negro y ETM, que tienen buenos desempeños, que sin ser excelentes lo hacen bastante bien, que saben operar,  tienen una flota razonablemente confiable y son constantes. Blanco y Negro tiene tribunal de arbitramento con Metrocali y ETM está en Ley 1116 (de reordenamiento), pero acusan los mismos síntomas de limitación de recursos.  Hoy qué está pasando con Unimetro, al que ustedes le cancelaron el contrato, pero con el que hicieron un plan de mejoramiento a seis meses. ¿Está cumpliendo? Definitivamente Unimetro no está cumpliendo con el plan de desempeño. Hoy (jueves) tuvo en operación 43 buses de 120 (aproximadamente) que debería tener rodando a esta altura.  Ellos están haciendo otra cuenta y dicen que los seis meses del plan de desempeño arrancan cuando recibieron la plata para recuperar los buses… Es una interpretación unilateral y las cláusulas no se interpretan, se aplican.  ¿Qué pasa si incumplen? Si ellos vuelven y completan quince quincenas con incumplimiento, los efectos de la terminación del contrato siguen y los buses revierten a Metrocali. El plazo que se dio en el memorando de entendimiento va hasta diciembre.  Como van las cosas Unimetro no va a cumplir. ¿Si el escenario es negativo qué pasaría en tres meses? ¿Quién administraría esa flota?, porque en un primer momento los bancos, que eran los que tenían la  opción, dijeron que no… Si eso se produce no podemos tener el mismo escenario de hace unos meses. Mirar hacia adelante ¿Qué  tiene que hacer el  Municipio para sacar al MÍO del lugar  en el que está? En los procesos de discusión de la junta ha venido quedando claro que el Gobierno Municipal tiene que seguir solicitando una medida que sirva como un detonante del proceso de mejora, que es a  lo que antes se llamó subsidio y que hoy es el fondo de estabilización tarifaria, que cursa hoy en el Concejo.  ¿Y a largo plazo? El Gobierno está consciente de que tiene que conseguir y garantizar unas fuentes adicionales de recursos para fortalecer el MÍO. Son recursos que no entran en la bolsa de manera automática, no les llegan a los concesionarios per sé sino que se van utilizando en la forma adecuada para mejorar el servicio y estimular la demanda. El Gobierno tiene que tener recursos para hacer esa gestión y eso se hace con una fuerza suficiente para controlar la piratería, para hacer respetar los carriles preferenciales, todo ese tipo de medidas.  Entre las estrategias está también adelantar un trabajo con los buses tradicionales que aún ruedan… Lo que se buscará es incorporar adecuadamente el TPC residual (transporte público colectivo). Ellos ya tienen formado un acuerdo de cooperación empresarial entre las empresas que conforman ese TPC y eso permite que Metrocali pueda interactuar con un actor y no con diez y que una vez definidas las rutas que ellos van a atender (con la Secretaría de Tránsito),  se les entregue en bloque sin licitación. ¿Serán alimentadores? No. Podrán en algunos casos, pero esa no es la idea. Nosotros no podemos poner a la gente a pagar doble tarifa y ellos no están en capacidad hoy de integrarse tecnológicamente al sistema. Ellos tienen que hacer unos procesos evolutivos de ir mejorando sus buses. Tendrían unas rutas (no solamente en el Oriente), en esta primera etapa sería un sistema complementario. Una vez tengamos un acuerdo, el Alcalde tiene que sacar un decreto creando el transporte complementario, que es una categoría nueva. Eventualmente habrá rutas que necesitan operar como alimentadores. Ahí tenemos que hacer un acuerdo tarifario transitorio no tecnológico, es decir, si usted recoge un pasajero que necesita bajarse en una estación del MÍO, con lo que le pague a usted, tiene que dejar algo para repartirse la tarifa con el sistema, eso funciona  en Medellín. ¿Esto para cuándo tiene que estar? Lo tengo que tener listo de aquí a diciembre, no me da más tiempo. Son alrededor de 470 buses. Ustedes están fijando las esperanzas en los dos proyectos que cursan en el Concejo. El del fondo de estabilización (de $25.000 millones en seis meses) seguramente será aprobado, pero el del pago por cogestión está teniendo muchos cuestionamientos y se puede caer... Lo importante es entender que el primer proyecto es el plan de choque, el segundo hace parte de las medidas de sostenibilidad a largo plazo, porque es la primera muestra de que el Municipio está en capacidad de conseguir recursos adicionales para la movilidad.  ¿Hasta cuándo les da el oxígeno para esperar a que levante la demanda de pasajeros?  Aspiramos a que termine el año con unos 480.000 pasajeros, que en diciembre del 2017 estemos en 530.000 pasajeros. Que para ese entonces se empiecen a notar las demás medidas contra la piratería, que decrezca, y que en diciembre del 2019, cuando termine el gobierno Armitage, estemos  en 650.000 pasajeros, unas cifras bastantes conservadoras y posibles de conseguir. Y de allí en adelante, un crecimiento vegetativo al 2033 y con eso el modelo funciona. ¿Cuál es el escenario que plantean ustedes para enero del 2017? Antes de que se acabe el 2016 tenemos que tener un modelo de sostenibilidad financiera de largo plazo completamente armado, ejecutable y en proceso de negociación.  Eso en términos prácticos qué significa... Que en el primer trimestre del 2017 tenemos que tener negociadas unas condiciones que nos permitan garantizar que el MÍO vuelve nuevamente a su carril, significa que para febrero o marzo del 2017 debemos tener 884 buses operando, debemos ofertar alrededor de 197.000 kilómetros diarios (hoy se ofertan 145.000). Esto se traduce en mejores frecuencias y menores tiempos de espera. Eso sin contar que para ese entonces también tenemos que tener negociado y en operación la primera etapa de un acuerdo de integración con el TPC. ¿Usted sí ve la luz al final del túnel? Sí la veo y estoy seguro de eso. Lo que tenemos son modelos financieros  debidamente armados y soportados que indican que es posible.  Cuando uno habla con los operadores ellos dicen que no saben de esos planes que usted tiene en mente, afirman que están esperando a que usted se los presente… Confieso que no me he sentado con los operadores porque todavía no tengo un cuento completamente armado y terminado para contarles, el día que me siente con ellos tengo que tener una propuesta completa y la tendré mucho antes de que termine el año. Tengo que cerrar el año en proceso de negociación.  

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad