Escuchar este artículo

Municipio cancelaría contrato con Unimetro por fallas en operación del MÍO

Septiembre 20, 2020 - 11:04 p. m. Por:
Redacción de El País
Unimetro

Foto: Raúl Palacios

En medio de la crisis que atraviesa el sistema de transporte masivo MÍO actualmente, el Municipio dejó entrever, una vez más, su intención de terminar unilateralmente el contrato de operación con uno de los cuatro concesionarios.

Se trata de Unimetro, operador que tiene a cargo el funcionamiento de 164 buses del sistema y que en las últimas semanas ha estado en el ojo del huracán debido a las protestas de sus empleados, quienes reclamaron el pago de salarios atrasados e impidieron la salida de buses, lo que derivó en un impacto en la flota del sistema y retrasos en las frecuencias.

Precisamente, estos líos internos en el concesionario que han redundado en afectaciones en el servicio a los usuarios han llamado la atención del alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina, quien señala que “esta es una empresa que sistemáticamente está incumpliendo no solo el pago a sus trabajadores, sino el servicio de transporte. En ese sentido, la Alcaldía le va a decir a Unimetro: o se ponen al día con sus trabajadores y con la ciudad o estaremos pensando en la cancelación unilateral de este contrato que tienen con Cali”.

Esta no es la primera vez que el Municipio considera la posibilidad de concluir su relación con este concesionario. En junio de 2011, en el último año del primer mandato de Jorge Iván Ospina, luego de dos sanciones económicas y varios llamados de atención por irregularidades en la prestación del servicio, se confirmaron las resoluciones de culminación del vínculo debido a que la empresa era considerada inviable operativa, técnica, administrativa y financieramente. No obstante, días después se firmó un acuerdo de capitalización con la empresa SÍ03 por el 51 % del operador, lo que garantizó su continuidad en el sistema.

En mayo de 2016, cuando en el CAM estaba bajo el mando de Maurice Armitage, y Metrocali estaba en manos de Armando Garrido Otoya, se definió por segunda ocasión la cancelación del contrato de este concesionario, debido a que el operador registró más de 15 quincenas prestando el servicio con estándares inaceptables de calidad, según indicadores del ente gestor. Sin embargo, luego que el concesionario lograra respaldo de los bancos para ponerse al día con sus obligaciones laborales y fiscales, se firmó un manifiesto de entendimiento que suspendió los efectos de la terminación anticipada del contrato.
Hoy, por tercera vez en once años, el concesionario que concentra la menor porción de la operación del sistema (18 %) se enfrenta a una nueva amenaza de la eventual cancelación anticipada del contrato.

“Esto no resolvería el problema estructural del MÍO”
Guillermo Ramírez, gerente de este operador, señala que le toma por sorpresa la consideración del Municipio de una posible finalización del vínculo de operación.

“Me preocupa este tipo de pensamiento porque lo que denota es que no le están diciendo la verdad al Alcalde y Metrocali le oculta información, lo que me parece muy grave. Si la Alcaldía y Metrocali no reconocen que tienen problemas y que detrás de esto hay oportunidades de mejora, sino que se dedican a buscar culpables y generar amenazas no sé qué vamos a construir; aquí el que ha incumplido de manera sistemática es el Municipio. Podrían acabar a Unimetro, mañana a ETM, pasado mañana a Blanco y Negro o a GIT Masivo y eso no va a resolver el problema del sistema”, dice Ramírez.

El gerente de Unimetro expone que los señalamientos de incumplimiento en la operación que refiere Ospina son “injustos” y expone como soporte que el informe de calificación de los niveles de servicio durante la primera quincena de agosto de este año, que es expedido por Metrocali, en el que el ente gestor del MÍO evalúa los índices de calidad y desempeño, de cumplimiento, de estado de flota, de puntualidad y de operación, ítems en los que otorga calificaciones que oscilan entre el 92 % y 100 %.

Ramírez asegura que gran parte de los problemas económicos de Unimetro obedecen a los retrasos en los pagos que debe realizar Metrocali por los kilómetros recorridos por los buses del operador y que hasta hace una semana sumaban $6141 millones. Sin embargo, con un desembolso de $40.000 millones realizado por Metrocali el pasado viernes a los cuatro operadores las cuentas quedaron al día.

“Entendemos lo que pasa con el sistema, pero tantos incumplimientos por parte de Metrocali hacen muy difícil la operación y dejan en entredicho la viabilidad del mismo. Durante una década Metrocali le ha incumplido a los concesionarios, lo que ha generado que los cuatro entráramos en causal de disolución por pérdidas acumuladas y que, además, tres de los cuatro tuviéramos que acogernos a la Ley 1116 (de Insolvencia); el sistema está en crisis producto de malas decisiones políticas”, reseña el directivo.

De los 164 buses que tiene Unimetro hay disponibles para transportar pasajeros 120, pero solo están operando 77 vehículos debido a la reducción de rutas y horarios que actualmente rige en el sistema. Hay pendientes de recuperar 17 buses que, pese a que debían estar listos en julio de este año, aún no se han puesto a punto debido a la emergencia sanitaria y falta de recursos.

Roberto Rodríguez, concejal de Cali, indica que este año ya se habrían impuesto dos sanciones a Unimetro asociadas a incumplimientos en la prestación del servicio que generan un precedente para evaluar la terminación anticipada del contrato entre Metrocali y el operador.

“Pese a que Unimetro ha tenido recursos para operar, desde mayo viene en una senda de incumplimientos. Unimetro ha descuidado la operación y tenía que reparar y comprar unos buses para fortalecer su servicio y no lo ha hecho. Ya con las multas se han corrido términos y, en el caso en el que continúen estas fallas, a Metrocali le corresponde iniciar el proceso de cancelación del contrato por incumplimiento”, dice.

El cabildante asegura que, en caso de concretarse la terminación del convenio con este concesionario, el sistema de transporte masivo “es capaz de mantener su operación con tres operadores o buscar uno nuevo. Esto sería un cambio estructural y que debería impulsarse junto con la revisión y reestructuración de los contratos y tarifas para garantizar que este negocio sea sostenible”.

Para el concejal Roberto Ortiz la tensa relación que sostiene Metrocali con los cuatro operadores del sistema complica cada vez más el servicio de transporte público en la ciudad.

“Esto va a terminar en un conflicto con demandas para el Municipio cercanas a $1 billón. Ahora el Alcalde amenaza con cancelar el contrato a Unimetro, pero esto está tan amarrado que, con los términos de los contratos y los otrosí que se han hecho, es prácticamente imposible que se pueda desbaratar”, señala Ortiz, quien insiste en la liquidación del ente gestor del MÍO.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS