Escuchar este artículo

Los reparos al plan de reactivación económica por el que la Alcalía pide millonario crédito

Septiembre 27, 2020 - 07:55 a. m. Por:
 Felipe Salazar Gil, reportero de El País
cali

Dentro de la solicitud de crédito que se estudia en el Concejo actualmente uno de los proyectos que se plantea respaldar con parte de los $650.000 millones es la continuación del bulevar del río hacia San Antonio; se realizaría sobre la Calle 5 entre carreras 4 y 10.

Foto: Oswaldo Paéz - Especial para El País

La próxima semana será crucial para definir si Cali da un salto certero para empezar a consolidar un plan para darle vida a una economía cada vez más cabizbaja, a costo de incrementar su nivel de endeudamiento.

Esto tendrá su primer momento decisorio el martes, cuando en el Concejo se lleve a cabo el primero de dos debates en los que se discutirá si se aprueba, o no, el proyecto de acuerdo con el que la Alcaldía busca autorización para contratar operaciones de crédito público por $650.000 millones para financiar diecinueve proyectos del plan de desarrollo actual.

Entre las iniciativas se cuentan desarrollos de ciudad en tecnología e innovación, nuevas obras de infraestructura, programas de apoyo al emprendimiento, fondos de financiamiento y nuevos espacios urbanos. En total, con los diecinueve proyectos se impactarían 1655 empresas y se generarían 117.940 empleos directos e indirectos en la ciudad. 

Puede leer: "Jorge Iván Ospina debe sacudir su gabinete", dice el concejal Fernando Tamayo

En sí, la propuesta de la Alcaldía apunta a obtener esos recursos mediante la emisión de bonos de deuda pública interna o créditos con el Gobierno Nacional o el sector privado. Dependiendo de la fuente de origen de los recursos, el Municipio planea su pago entre diez y quince años.

Aunque el consenso general entre los cabildantes es que, definitivamente, se requieren recursos para gestionar desarrollos que dinamicen la economía, para analistas y veedores sobre la mesa hay varias dudas en torno al proyecto de acuerdo, sobre todo porque se considera que no tendría el alcance suficiente para impactar en el corto plazo la ciudad.

Ese es el caso de Lina Orozco, coordinadora del observatorio Cali Visible, quien señaló que si bien hay un voto positivo de las aseguradoras de riesgo que advierten que la ciudad tiene cómo respaldar el pago de capital e intereses, esto no representaría una carta blanca para ‘empeñar’ el Municipio.

“Tenemos una deuda de $554.000 millones que dejó el gobierno anterior, que este año ya se reperfiló hasta el 2030. El alcalde Ospina necesita endeudarse, pero ¿qué capacidad tiene el Municipio de responder a diez o quince años por su deuda y qué implicaciones tiene para los gobiernos venideros? Preocupa que para el pago de esta deuda Hacienda Municipal esté hablando de pignoración de rentas, que es dejar en prenda recursos como predial e ica, que son de inversión social”, apuntó Orozco.

La analista advirtió que habría una falta de oportunidad en algunas estrategias contempladas por la Administración y su rol en la reactivación.

“Hay proyectos que no se entiende cómo aparecen en una situación de emergencia, de plan de choque económico y de fuerte compromiso presupuestal, como la política pública interespecie y protección animal, que pese a ser una propuesta interesante no corresponde a un plan de reactivación económica para la ciudad. También aparecen políticas que parece que estuvieran buscando financiarlas con el crédito, como el programa de Cali segura para las mujeres y las niñas, o la política integral de prevención y atención para el consumo de sustancias psicoactivas, que son importantes para la ciudad, pero ¿cómo se justifican en materia de reactivación económica?”, cuestionó.

La Comisión de Presupuesto cerrará el estudio del proyecto de acuerdo 025 mañana lunes, 28 de septiembre. Se espera que el próximo martes, 29 de septiembre, se lleve a cabo el primer debate de la iniciativa.

Orozco añadió que las obras de infraestructura como las que se están planteando son elementales para aportar empleos, pero mostró preocupación porque no habría claridad en cuanto a la planeación de los trabajos.

“Si le van a apostar a proyectos muy costosos y que apenas están en etapa de diseños y prefactibilidad, no van a generar reactivación económica ni empleo del que se está hablando”, puntualizó.
Por su parte, el concejal Harvy Mosquera señaló que al revisar los proyectos que buscan ser financiados habría algunos que no serían culminados en esta Administración.

“Los proyectos de infraestructura solo van a alcanzar una ejecución del 19 %; los de capital humano solo alcanzarán una inversión del 38 %, en promedio; y cada uno de los proyectos de capital institucional alcanzan un promedio del 56 %. Hay que priorizar solo aquellos que respondan a la reactivación y que se puedan culminar con el crédito; sí, se pueden terminar en el 2023 o 2024, pero si se prolongan en el tiempo no van a cumplir su objetivo fundamental, que es la reactivación económica en el corto plazo”, aseguró el cabildante, quien instó a reducir de 19 a 11 los proyectos contemplados por el Municipio para ejecutar con este crédito.

Entre tanto, la concejala Diana Rojas manifestó preocupación por lo que, según ella, podría ser un vicio legal en el proyecto, pues se estarían solicitando facultades para modificar presupuestos sin especificar los tiempos durante los cuales se realizarían dichos movimientos, que suele ser función del Concejo.

“Es importante ponerle tiempos a este proyecto de acuerdo, que debe tener un plazo textual en el cual se otorga la autorización, como se hizo en los empréstitos de educación e infraestructura (Obras del Sur). Sí, necesitamos el crédito pero también necesitamos saber hasta cuándo se va a pagar, porque esta no es una deuda del Alcalde sino de todos los caleños”, dijo.

“No habrá elefantes blancos”

En medio de la discusión que se agudiza en el Concejo, la Administración Municipal ha sostenido que la totalidad de los proyectos presentados en el articulado son elementales para dinamizar la economía de la ciudad.

El director de Planeación Municipal, Roy Barreras, señaló que se priorizaron proyectos que impactaran el avance del plan de desarrollo vigente y que generaran mano de obra. “No queremos hacer un esfuerzo de endeudamiento grande como este para que el dinero se gaste en obras pequeñas que no se van a ver, queremos que a la ciudad le quede el beneficio de contar con proyectos trascendentes y emblemáticos, que impacten diversos sectores de la ciudad”, destacó el funcionario.

Ante las dudas planteadas respecto a los programas que dejarían en entredicho su función de reactivación económica y el estado de su planeación, Barreras hizo hincapié en que “se harán cosas viables y realizables dentro de los cuatro años del Gobierno”.

“El centro de bienestar animal será uno de los primeros en iniciar, porque están listos los diseños. Hay proyectos que no requieren grandes estudios, como el catastro multipropósito, temas de empleabilidad, el fondo de oportunidades, que podemos ejecutarlos en el corto plazo; habrá proyectos que podremos ejecutar ya o el próximo año y habrá otros que tendremos que ejecutar en un tercer año. No porque un proyecto se vaya a ejecutar en dos años hay que descartarlo o decir que no sirve”, afirmó Barreras.

En ese sentido, el director de Hacienda, Fulvio Soto, aseguró que el Municipio cuenta con una alta capacidad de ejecución para concretar los proyectos pactados y que no ocurra lo que ha sucedido con las 21 megaobras, que doce años después de su aprobación continúan incompletas.

“Los recursos que tengamos por la operación de crédito público van encaminados a financiar estos proyectos, pero éstos también tienen otras fuentes; es decir que no van a quedar desfinanciados ni habrá elefantes blancos”, aseguró Soto, quien señaló que para completar la financiación de los proyectos se recurrirá al Gobierno Nacional y alianzas público-privadas.

No obstante estos argumentos, para la veedora ciudadana Luz Betty Jiménez este proyecto de acuerdo constituye “un acto de irresponsabilidad política del Concejo, en tanto rebasa los límites y la capacidad fiscal y financiera del Municipio y muy poco contribuirá con la recuperación del empleo, base esencial de la reactivación económica, la cual será muy lenta y dispendiosa de lograr en las actuales circunstancias de crisis”.

El clamor a la Nación

El alcalde Jorge Iván Ospina hizo un nuevo llamado al Gobierno Nacional para consolidar proyectos de reactivación económica para Cali.

Ospina busca la aprobación de un crédito de $1 billón, que sea apalancado por la Nación.

Además, se apuntaría a un crédito de $1,2 billones para Emcali, para forjar proyectos de acueducto y alcantarillado. Asimismo, se pretende jalonar predios de la SAE para construir vivienda y áreas de desarrollo naranja; al igual que inversiones en la Troncal de Oriente del MÍO y la renovación de la Avenida Sexta.

Otras objeciones

Para el veedor Pablo Borrero, en caso de autorizarse esta nueva operación de crédito, el endeudamiento “recaería sobre contribuyentes de clase media y media alta, con el agravante de que muchos de los proyectos, planes y programas de obras y de prestación de servicios han quedado inconclusos. El plan de desarrollo Municipal debió ser objeto de revisión para priorizar un grupo de obras relacionadas con las necesidades inmediatas de la comunidad”.

Por su parte, el concejal Juan Martín Bravo manifestó inquietud por la sostenibilidad de varias iniciativas. ”Me preocupa que proyectos como el centro de bienestar animal o el centro para consumidores de sustancias se conviertan en escenarios de contratistas, no haya cómo sostenerlos y se tornen inviables a futuro”, afirmó.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS