El pais
SUSCRÍBETE
Julio César migró a Colombia en abril de 2018 y tan solo 3 meses después creó su emprendimiento 'Pastiben'.
Julio César migró a Colombia en abril de 2018 y tan solo 3 meses después creó su emprendimiento 'Pastiben'. | Foto: Wirman Ríos / El País.

Cali Incluyente

Sueños recién salidos del horno

Julio César cuativa los paladares de los caleños con masas de pastelitos listas para preparar. Esta es la historia del emprendedor que alcanzó el éxito en Cali.

11 de junio de 2024 Por: Redacción El País

Con una maleta cargada de sueños, Julio César Carrero Benítez y su esposa llegaron al país en búsqueda de mejores oportunidades, pues la situación sociopolítica que se vivía en su país natal, Venezuela, era insostenible.

Inicialmente, su destino final era Perú, donde una familiar los estaría esperando, sin embargo, durante su tránsito en el interior de Colombia llegó a la Sucursal del Cielo y en la ciudad, se encontraron con un amigo que los convenció de quedarse en el territorio nacional.

Julio César y su esposa son ejemplos de resiliencia. Ambos llegaron al país en búsqueda de oportunidades y hoy consolidan un negocio exitoso.
Julio César y su esposa son ejemplos de resiliencia. Ambos llegaron al país en búsqueda de oportunidades y hoy consolidan un negocio exitoso. | Foto: Wirman Ríos / El País.

Es así como al día siguiente la pareja se enfrentó a los retos de integrarse laboralmente con un estatus migratorio irregular. “Esa misma tarde, mi esposa consiguió trabajo en un taller de confecciones, pero ahí empezó el tema de la disciminación, pues le pagaban súper barato. Para nosotros eso era dinero, lo poquito que le pagaban servía para subsistir”, comenta Julio César Carrero, quien en su llegada a Cali ingresó a trabajar en un restaurante como turnero.

Al poco tiempo, la pareja regularizó su estatus migratorio, encontrando mejores oportunidades laborales. Gracias a esto, su pareja recibió una oferta laboral como modista para una diseñadora de modas en el sur de Cali y Julio César se ubicó en otro restaurante, lugar donde tuvo la idea de crear ‘Pastiben’.

Nace un nuevo emprendimiento

Tras haber liderado emprendimientos de comida y confección de ropa en su país natal, Julio César tuvo una nueva idea de negocio tan solo 3 meses después de su llegada a Cali. En esta oportunidad, se le unió uno de sus amigos, quien llegó a la ciudad proveniente de uno de los pueblos del Valle para llevarla a cabo.

Así, unieron fuerzas para comenzar a crear, artesanalmente, una masa de hojaldre muy común en Venezuela llamada masa de pastelito. “Compramos un carrito de fritanga para hacer los pastelitos rellenos. Vendíamos 10-20 pastelitos al día. Lastimosamente él tuvo que devolverse a Venezuela porque el dinero no le rendía, pues tenía dos hijas”, comenta.

Pastiben es un emprendimiento que ofrece una masa de hojaldre lista para preparar. Esta masa es muy común en Venezuela y se conoce en el vecino país como masa de pastelito.
Pastiben es un emprendimiento que ofrece una masa de hojaldre lista para preparar. Esta masa es muy común en Venezuela y se conoce en el vecino país como masa de pastelito. | Foto: Wirman Ríos / El País.

Carrero siguió adelante con el negocio, la receta y el montaje, hasta que un día un compañero lo enlazó con un asesor de la Cámara de Comercio de Cali, donde lo ayudaron a registrar su emprendimiento. Posteriormente, el Sena lo contactó para brindarle asesorías de manera gratuita. Una ayuda que le abrió más puertas, pues lo conectó con un emprendedor de venta de comida rápida, quien luego de probar el producto, decidió ofrecerlo dentro de su menú.

“Me pidió unas entraditas fáciles de freír para sus clientes. Le inventé unos triangulitos de queso y unas empanaditas pequeñas de pollo. A las personas les encantó y se comenzaron a vender mucho. Eso me motivó porque en muchas ocasiones quise tirar la toalla porque no veía que fuera rentable”, destaca Julio César.

Gracias a las ventas al por mayor, a las asesorías y capitales semilla que recibió de algunas fundaciones, su negocio comenzó a crecer. “Recibí pequeños capitales para potencializar el emprendimiento. Así fui formando la empresa, comencé a comprar maquinaria, hoy en día todo es eléctrico, tenemos laminadora, congelador”.

Julio César recibió capacitaciones empresariales en mercadeo y contabilidad, gracias al proyecto Oportunidades Sin Fronteras de USAID.
Julio César recibió capacitaciones empresariales en mercadeo y contabilidad, gracias al proyecto Oportunidades Sin Fronteras de USAID. | Foto: Wirman Ríos / El País.

Julio César también fue apoyado por el proyecto Oportunidades sin Fronteras (OSF) de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, USAID, a través de su componente de Emprendimiento, que se desarrolló en alianza con la Corporación de Desarrollo Productivo, CDP. “Gracias a ellos recibí capacitaciones empresariales en mercadeo, contabilidad, y en todos los aspectos de cómo llevar un emprendimiento, asimismo recibí una nevera y una estufa nuevas. Sin duda la ayuda fue muy provechosa”, reconoce.

Hoy en día Julio César tiene posicionado su emprendimiento en los paladares caleños, quienes reconocen su calidad y gran sabor. En su oferta, se encuentran rollitos de salchicha, mini empanadas de pollo, bandeja surtida de pasabocas, discos de masa grandes y pequeñas, entre otros.

AHORA EN Cali Incluyente